La videopolítica 2.0: Reino Unido

Publicado el 07.08.2007

La videopolítica en el Reino Unido ha ganado la credibilidad de los partidos, de los medios y, sobretodo, de la sociedad. Sin duda, la estrategia que David Cameron ha desarrollado desde hace meses con su WebCameron representa un salto cualitativo y cuantitativo que ha arrastrado al conjunto de la clase política a un uso intensivo de los recursos audiovisuales, combinados con el efecto viral y participativo de la web 2.0 y, en especial, de YouTube.

Cameron irrumpió en el espacio digital con una serie de videos aparentemente muy naturales. Algunos bloggers de referencia nos advirtieron de la falta de espontaneidad y de naturalidad de algunas de sus primeras películas. Pero, a pesar de lo poco creíble que resulta fregar los platos de la casa con los gemelos puestos, David Cameron no ha dudado en llevar la cámara consigo y acercarnos su mundo, incluido el más personal, a todos los internautas. El resultado es que la WebCam de Cameron, con sus nuevas funcionalidades participativas, es hoy más importante para la estrategia de comunicación de los conservadores que la propia web del partido, a pesar de su renovado diseño corporativo y de la calidad de sus recursos.

Los laboristas han sabido reaccionar bien desde el cuidadísimo canal 10 de Dowing Street y desde el partido con Labour:vison, también en YouTube. En los últimos meses, la ofensiva “publicitaria” de los laboristas para utilizar con habilidad y oportunidad la videopolítica ha sido constante y han apostado por la cercanía y por una política de puertas abiertas, aunque  muy medida y con un fuerte control comunicativo. El ex primer ministro Tony Blair felicitó, por ejemplo a Nicolas Sarkozy por su elección como presidente  en inglés y también en francés a través de YouTube. Y Gordon Brown no ha dudado en poner una cámara para captar los instantes iniciales de la primera reunión de su renovado gabinete o en colgar las imágenes de su llegada a la residencia oficial acompañado por su esposa Mrs Brown. Los comentarios de todos los videos están deshabilitados y tampoco se pueden insertar en otros sites, pero en su conjunto representan un salto cualitativo en la utilización del potencial de la videopolítica.

Gordon Brown parece que ha comprendido la fuerza de la realidad digital. Durante los días que duraron los rumores sobre la formación del nuevo gabinete, advirtió que ningún nombramiento sería considerado oficial hasta que no estuviera publicado en la web  del Primer Ministro, reforzando así la credibilidad del medio e institucionalizándolo. Cameron está apostando mejor y de manera consecuente por el diálogo político y la participación digital. Su iniciativa Stand up-Speak up (que curiosamente coincide en el nombre de una campaña antiracista de Nike) ofrece una gama amplia de recursos para una auténtica conversión con el objetivo de “pactar”, con la ciudadanía, el manifiesto electoral de los conservadores de cara a las próximas elecciones generales de 2009.

La videopolítica ha sido decisiva en las elecciones francesas y lo va a ser en las norteamericanas. Cada día podemos encontrar nuevas ofertas de Política TV como el sugerente canal Citizen Tube o la oferta de Miro (antes Democracy Player) que, junto a las televisiones que emiten por Internet como Joost, Zattoo, Stage6…, ofrecen nuevas oportunidades para la política 2.0.

La generación YouTube ha nacido y va a cambiar la manera de ver y hacer televisión y, en consecuencia, la política. Uno de cada diez internautas estadounidenses ve la televisión a través de la red, según el último “Barómetro del Consumidor por Internet” publicado por TNS, la mayor compañía investigadora de costumbre del mundo. Y no son solo telespectadores/electores, quieren ser “programadores” y “actores”. Los anunciantes ya lo han intuido como lo demuestran las previsiones de sus inversiones publicitarias on line.

Etiquetas: , ,

Comentarios sobre: La videopolítica 2.0: Reino Unido

Los comentarios están cerrados.