Los hispanos votarán personas

Publicado en: Diario Siglo21 (27.09.2007) (versión pdf)

El pasado mes de febrero, en una jornada para debatir sobre el perfil de los votantes latinos organizada por El Proyecto de las Américas del Center for American Progress y el Consejo Nacional de La Raza, se llegó a la conclusión que no se puede caracterizar el voto latino en términos sociales o políticos. “La mayoría de latinos votan demócrata y se identifican como demócratas, pero hay cambios,” dijo Clarissa Martínez De Castro en el encuentro, directora de acción política y políticas a nivel estatal del Consejo Nacional de La Raza. Pero las cosas han empezado a evolucionar. Los hispanos van a votar a personas concretas (que se preocupan de sus problemas cotidianos) y no a ideologías o partidos que dicen una cosa pero hacen otra…

Según las conclusiones del Latino National Survey, el primer gran estudio académico sobre la población latina en USA en los últimos años, los hispanos quieren mantener sus identidades pero aspiran a integrarse en plenitud en la sociedad de acogida. Los dos grandes partidos han reaccionado tarde ante el caudal de energía política y cívica que han significado las movilizaciones hispanas de los dos últimos años por sus derechos (especialmente relativos a los problemas de inmigración y residencia). Tópicos y prejuicios, desde la política formal respecto al escaso interés y la tradicional poca movilización electoral de los hispanos, a la falta de liderazgos y organizaciones latinas fuertes y capaces de movilizar a la población, han mantenido bastante al margen la problemática latina del debate político. Pero las cosas han empezado a cambiar. Nuevos líderes, organizaciones más fuertes, campañas coordinadas en todo el país y problemas reales y muy acuciantes han puesto sobre la mesa la “agenda” latina.

Aunque actualmente, el doble de los latinos vota por los demócratas antes que por los republicanos, la tendencia va a la baja y el voto latino no está cautivo y hay que ganárselo. Uno a uno.  La acción y las propuestas concretas en los asuntos importantes para la comunidad latina podrían determinar a qué partido o a qué candidatos se votará en el futuro. “La inmigración es para los hispanos lo que los derechos civiles fueron para los afroamericanos”, afirma Sergio Bendixen, uno de los analistas más importantes sobre el comportamiento político de las comunidades multilingües y multiétnicas, que asegura también que “el 75 por ciento de votantes hispanos sienten que hay un sentimiento antiinmigrante y anti-hispano creciente en los Estados Unidos”.

Barack Obama y Hillary Clinton deberán  centrar bien sus propuestas más que halagar los valores latinos si quieren ganar las primarias como antesala de la competición presidencial. Las medidas sobre la sanidad, por ejemplo, serán una buena prueba.

La senadora Hillary Clinton destaca con ventaja entre las preferencias de voto latino, quizás por el atractivo que todavía mantiene, casi intacto, entre los hispanos, el expresidente Clinton.  Hillary está, además, donde tiene que estar y durante las celebraciones del “Mes de la Herencia Hispana” que se iniciaron el pasado 15 de septiembre,  alentó a la comunidad latina a registrarse para votar en las próximas elecciones presidenciales. En un comunicado, Clinton subrayó “los logros y las contribuciones que los hispanos realizan todos los días” en un momento en el que se ignora cínicamente la contribución de los inmigrantes al crecimiento de la economñía del país. Y señaló también que la comunidad hispana está unida por “fuertes valores”, de los que destacó el amor por la familia, la fe, el trabajo fuerte, el patriotismo y el respeto por las reglas. Clinton concluyó el comunicado asegurando que “como presidenta” se asegurará de que “cada familia hispana tenga la oportunidad de realizar us sueños de una mejor vida”.

Pero no todo está decidido. El origen mestizo de Barack Obama, el hecho de ser parte de la minoría afroamericana, su contacto con otras culturas y sociedades a lo largo de su formación, su compromiso con los más desfavorecidos a lo largo de su vida profesional y su sensibilidad humana pueden acercarle, y mucho, a la comunidad latina. Obama parece realmente preocupado por las personas concretas y sus problemas. Su proximidad y su sonrisa acogedora le permiten acercarse a lo latino con humildad, pero los hispanos necesitan algo más que las sonrisas de Obama y de los halagos de Clinton. Es la hora de las propuestas y de los compromisos.

Enlaces de interés:
Center for American Progress

Documentos de interés:
Electorado Latino: Perfil y tendencias
Latino Voters (power point)

Gobenador Bill Richardson lanza programa
Fuente: Diario Siglo21 (05.09.2007)

Etiquetas: , , , ,