Putin, el nuevo icono ruso

Vladímir Putin bien sabe el valor de una imagen. Dicho conocimiento quizás forme parte natural de la cultura y de la política rusa que han creado tantos iconos, sean religiosos o políticos. Rusia asocia el poder al icono. De ahí la fuerza y el magnetismo, por ejemplo, de las descomunales composiciones esculturales del realismo soviético o la grandiosidad escénica del zarismo. La Historia contemporánea de Rusia ha estado siempre asociada a fuertes estructuras propagandísticas impulsadas desde el Kremlin.

Putin, en los últimos meses, ha desarrollado un agenda institucional y política capaz de generar las imágenes simbólicas que necesitaba para ocupar el espacio mediático internacional y reforzar -icónicamente- una política de gestos y palabras que pretende recuperar para Rusia el papel de potencia imprescindible para la gobernabilidad del mundo.


Putin pistolaYa en noviembre de 2006, en el transcurso de una visita a la nueva sede de la Inteligencia Militar en Moscú, Putin forzó el itinerario para llegar hasta la galería de tiro, y no hasta la sala de criptografía o tecnología más propias de un centro de inteligencia. Su objetivo era claro: se puso los cascos de protección auditiva, se armó con una pistola y posó para los gráficos y agencias que le acompañaban. La fotografía ilustró al día siguiente las ediciones de los principales diarios occidentales que explicaban el discurso del presidente en la defensa de lo nacional y “en todos los ámbitos”. Su foto, pistola en mano, no dejaba lugar a dudas: incluído el militar.

Putin3En verano de 2007 nos obsequió con una impresionante exhibición muscular de torso desnudo, durante sus vacaciones siberianas. Nada que ver con el michelín de Sarkozy piragüista, convenientemente retocado por el photosop en las páginas couchés francesas. Putin, el guerrero, montó a caballo por la tundra siberiana. Putin, el cazador, posó con rifle telescópico al acecho de la presa en las indómitas montañas de Sayan, en Tuvá.

PutinPutin2, el pescador, lanzó la caña en las heladas aguas de los ríos más salvajes. Con pantalón y bota militar, con machete en la cintura, con el pecho al descubierto, mostró su cuerpo depredador, vigilante… amenazador, en imágenes propias de un superhéroe, a lo “Rambo”.
Nos comunica con sus iconos lo que dice todavía con la boca pequeña:Putin1 Rusia ha vuelto.
Putin4Semanas después, en una visita al suroeste de Rusia, Putin se fotografiaba con un escudo medieval y tradicional, justo el día en el que mostraba su desacuerdo con la posición norteamericana respecto al “escudo antimisiles” y amenazaba con retirarse del Tratado sobre Fuerzas Nucleares Intermedias (FNI).

Todo muy básico pero muy eficaz. Iconos para reforzar sus ideas. Fotos sorprendentes y espectaculares que se cuelan y ganan espacio mediático en todo el mundo. Un nuevo lenguaje de eficacia máxima que sigue el imaginario y profundo surco del líder omnipresente y épico del zarismo ruso o del stalinismo más denostable. Putin quiere seguir y sucederse a sí mismo. De momento, acumula fotos.

Ver versión power point publicada en Slideshare

Enlaces de interés:
Putin se estrena como buzo y ‘encuentra’ dos ánforas griegas en el mar negro (El País, 10.08.2011)

Documentos de interés:
El Zar (Suplemento Domingo El País (25.11.07)
¿Grietas en la casa de Putin? ( El País (29.11.07)

Etiquetas:

Comentarios sobre: Putin, el nuevo icono ruso

  1. Pingback: Antoni Gutiérrez
  2. Pingback: David Alvarez
  3. Pingback: David Alvarez
  4. Pingback: Imma Aguilar
Los comentarios están cerrados.