El debate televisivo entre Zapatero y Rajoy

Notas elaboradas a petición de la Revista Catalonia Today para su artículo “Zapatero v Rajoy” (21.02.08) (ver versión final pdf en inglés)


Gran expectación
Hay una gran expectación ante el próximo debate entre Zapatero y Rajoy, ya que no se producía un debate de este tipo desde hace 10 años. Además, existe un gran número de indecisos que estarán atentos a cada uno de los candidatos en busca de algún elemento de juicio que pueda decantar sus preferencias.
Evidentemente, cuando las distancias son tan cortas, tanto los errores como los aciertos pueden se determinantes.

Además los dos candidatos representan estética y conceptualmente dos modelos muy diferentes. Será la escenificación de un duelo real entre dos adversarios muy opuestos. Y, después de un debate de este tipo no habrá empate. O pierden ambos o sale un vencedor. Tras la contienda será muy difícil no tomar partido por uno u otro.

Rajoy
En un contexto donde el nivel de valoración como líderes políticos es ampliamente favorable a Zapatero frente a Rajoy, será en este espacio donde haya más posibilidades de juego. Rajoy últimamente ha estado reconstruyendo, reinventando continuamente su imagen como líder, con el objetivo de acortar distancias. Más allá de las respuestas a temas concretos (sanidad, inmigración, cuestiones territoriales…), Rajoy podría ganar si demuestra convincentemente que estamos ante un nuevo líder renovado, más cercano…

Zapatero
Mantiene una posición de defensa en cuanto a su imagen, y puede ganar terreno si es capaz de demostrar que no es lo mismo Zapatero que Rajoy y que éste, en el fondo, sigue siendo el líder interino supeditado a Acebes, Zaplana o Aznar, de quien ya se están repartiendo la herencia Gallardón o Aguirre.

El debate televisivo
Quien respete más las normas y domine con habilidad las técnicas específicas de un debate de este tipo (con un lenguaje y una mecánica propias) será quien saque más provecho. Las numerosas cámaras ofrecerán planos subjetivos y valiosa información en un momento donde todo será obsevado al detalle y donde aquel que tenga un control más global de su comunicación (verbal, no verbal… tono, gestos, actitud) será el más beneficiado.

Etiquetas: , ,