Las lágrimas de Obama

Publicado en:

Revista Marie Claire

(04.11.2008)

El hombre que siempre sonríe, el de la sonrisa cautivadora y amable, lloraba, un día antes de la gran noche. Madelyn Dunham, la abuela materna de Barack Obama, murió ayer. El cáncer, otra vez el cáncer, le arrebató a su protectora y cuidadora de infancia como años antes lo hizo con su propia madre en 1995.

Obama es cObamalloraontenido y prudente, incluso en el dolor, como decía Séneca: “no se alabara tanto la paciencia en un hombre si no tuviera dolor que sufrir”. Las lágrimas que bañaban sus mejillas no le impidieron mantener la serenidad y, a la vez, mostrarse más humano que nunca.A Madelyn le han faltado algunas horas para ver un cambio histórico, representado en su nieto. Millones de norteamericanos han votado ya, y la mayoría, casi un 60% según The Washington PostABC News,  lo ha hecho por Obama. Hay ganas de cambio, de voto, por eso se han desbordado las previsiones del voto anticipado y por eso vamos a ver colas en el país del autoservicio. La impaciencia de la esperanza.

Ya no hay más tretas posibles. Ya no podrán oscurecer la piel de los candidatos como han intentado los republicanos de Minnesota tras publicar anuncios agresivos en los que oscurecieron la piel de Ashwin Madia, un ex infante de marina y veterano de la guerra de Irak, candidato demócrata indio-estadounidense al Congreso (que también renueva un tercio de sus representantes esta noche). Y aunque algunas máquinas de votación continúen dando sorpresas (en West Virginia, electores que usaron pantallas táctiles de la empresa Election Systems & Software dijeron que sus votos al Partido Demócrata habían sido cambiados), el cambio de la esperanza ya está llamando a las puertas de la Historia.

Ya no hay más tiempo para el discurso del miedo, de la mentira, del racismo. Esta noche, cuando los anuncios callen, sólo los votos hablarán.

Foto (EFE. A.Brandon/AP)

Enlace de interés:
El voto que llegó a tiempo
Fuente: Infobae.com (05.11. 2008)

Etiquetas: , , , , ,

Comentarios sobre: Las lágrimas de Obama

  1. Pingback: Antoni Gutiérrez
  2. Pingback: antonigr
Los comentarios están cerrados.