La batalla de Twitter

Publicado en: El País (08.11.2011) (Artículo 14, Las formas son fondo)

Las elecciones del #20N son las elecciones de Twitter. La batalla que se libra en la red de microblogging es intensa y rica en iniciativas, tanto de los equipos de campaña como de los activistas más o menos organizados. Los indicadores de #hashtags, tuits por minuto, por hora o en las últimas 24, así como las menciones y los retuits se han convertido en los nuevos sismógrafos de la acción política y electoral. Datos y tendencias de comportamiento digital a los que hay que añadir el enorme potencial visual de las infografías. En la aplicación Visual.ly, por ejemplo, a través de la opción Faceoff, se pueden comparar cuentas de Twitter de los candidatos con resultados muy sorprendentes.

En Twitter se libra, también, una batalla conceptual sobre cómo se entiende el activismo digital. Hemos visto como tanto el PP como el PSOE entendían la herramienta de modo “automático” de informaciones, convirtiendo en algunos casos a sus simpatizantes en autómatas, más que facilitar que sean autónomos. Las nuevas herramientas sociales en Internet son un extraordinario canal bidireccional, multicanal y multiformato de comunicación y de diálogo con la ciudadanía. Son también herramientas de debate, de proximidad, de accesibilidad y de inmediatez. La Red no entiende de uniformidades, ni de uniformes. El pensamiento único se impone cuando sólo hay una voz. Cuando se hace de la conversación digital un auténtico debate, se puede convencer. Si no, la alternativa es la imposición.

Twitter también es un espacio para la respuesta irónica, mofa o crítica. O el contraataque inteligente, aprovechando la fuerza (los errores del contrario) como en el judo, para devolver el golpe digital como un boomerang. En esta campaña lo hemos visto con los hashtags lanzados por PP o PSOE, que han sido usados por los activistas contrarios como objeto de burla irónica -y no tan irónica-, alimentándolo de manera negativa para el partido. Reventar hashtags en Twitter también es otra forma de dar “tartazos digitales”.
Hace unas semanas se creó el hashtag “Pregúntale a Mariano” (que desmintieron posteriormente que fuera promovido desde el Twitter del PP). Inmediatamente, la Red lo usó con sorna para reírse del candidato con preguntas como: “¿Ordenó usted el código rojo?”; “¿Presume usted de comer cocido gallego porque la empanada ya la lleva encima?”… que es exactamente lo mismo que le ocurrió a Rubalcaba con el hashtag “Rubalcabacontesta”, que recibió preguntas como: “¿Dónde puedo realizar el trámite para nacionalizarme sueco?” o “¿Eres más de Nesquick o de ColaCao?”

Sobre todo en campaña proliferan, también, las cuentas falsas de políticos. Se trata de cuentas que parodian e intentan reirse –y a veces humillar- al político. Barack Obama tiene su cuenta falsa, @barakobama, que tiene 9.000 seguidores, 40.000 menos que el fake del alcalde de Chicago, Rahm Emanuel. José Luís Rodríguez Zapatero tiene dos cuentas falsas, y una de ellas le parodia en inglés. También Alfredo Pérez Rubalcaba (con 2.170 seguidores) o Mariano Rajoy (540 seguidores).

Ayer pudimos ver como Twitter tenía por primera vez influencia en un debate electoral a las generales. Cualquiera podía participar y decir lo que pensaba, compartir sus ideas o sus críticas, apoyar a su candidato o atacar al contrario. El propio Rajoy colgaba una imagen mientras preparaba el debate, con la frase “Ultimando detalles”. Los activistas de cada partido estaban preparados y, los del PP, desde el inicio del primer bloque temático lanzaron el hashtag #Rajoygana, que ya era trending topic mundial cuando termió el debate.

Twitter es –a mi juicio- el nuevo medio que más impacto está causando en la oferta informativa. Pese a su extraordinaria simplicidad (mensajes cortos de 140 caracteres), su potencialidad ha sido extraordinaria. Twitter se ha convertido en el canal más libre, autónomo y dinámico para compartir información, sí. Pero también en el más versátil canal multiplataforma y en el sensor de comportamientos sociales más certero de los estados de ánimo, las  ideas reputacionales y los contextos públicos (hashtags).

Todos los partidos tienen su canal en Twitter. Y éstos son los de los candidatos:@conrubalcaba, @marianorajoy, @cayo_lara, @ciuduran2011 @jerkoreka, @jcoscu, @juralde, @alfredbosch

Enlaces de interés:
Artículo 1. Las formas son fondo ‘Elecciones sin errores’
Artículo 2. Las formas son fondo ‘Merchandising: gorras, chapas y votos’
Artículo 3. Las formas son fondo ‘Estatura personal y altura política’
Artículo 4. Las formas son fondo ‘YouTube electoral’
Artículo 5. Las formas son fondo ‘Los domingos y la política’
Artículo 6. Las formas son fondo ‘¿Votamos por el programa?’
Artículo 7. Las formas son fondo ‘Tartazos y máscaras electorales’
Artículo 8. Las formas son fondo ‘Poesía política y electoral’
Artículo 9. Las formas son fondo ‘Empezar bien’
Artículo 10. Las formas son fondo ‘Lemas electorales: del corazón al voto”
Artículo 11. Las formas son fondo ‘Elvira, Pilar, Marta, Juana…”
Artículo 12. Las forma son fondo ‘¿Votarás a quien gane el debate?’
Artículo 13. Las formas son fondo ‘Guía para seguir el debate: un decálogo”

Otros enlaces de interés:
Los amigos de @ConRubalcaba en Twitter (Carlos Guadián, K-Government)
El cierre de una cuenta paródica sobre Rajoy incendia Twitter (CiberP@ís, 11.11.2011)
@yovotoamariano-identificador visual en las redes sociales

Menciones en Twitter sobre los candidatos y los partidos (Público)
Rubalcaba se impone a Rajoy en actividad en Twitter (El Periódico, 16.11.2011)

Twitteroscopio especial elecciones: la política interesa, los políticos no
Twitter concentra más del 90% de las opiniones en Internet sobre los candidatos al 20-N, según el Estudio Nielsen Online ‘¿Qué opinan los votantes en la red?’ (Europa Press, 16.11.2011)

Disputas reales en campos virtuales
(Eva Sáiz. El País, 18.11.2011)
Ranking especial sobre la actividad de los candidatos a las elecciones generales 2011 en Twitter (Nota de prensa de Los 3o tuiteros). Especial Elecciones 2011 Ranking (Noviembre 2011)

Rajoy también ganó en Twitter (Periodistas 21, 21.11.2011)

Etiquetas: , , , , ,

Comentarios sobre: La batalla de Twitter

  1. Mucho hablar de twitter y hastag, pero si de verdad hubieran querido oír a la sociedad y no a sus militantes ¿por qué no hacer una hastag para el debate y mostrarlo en el pie, como hacen todos los programas de televisión con sus SMS? ¿o es que no están preparados para oír lo que tenemos que decirles?

    Twitter si, pero no para escuchar. Siguen cometiendo los mismos errores y encima tienen la ilusión de que lo están haciendo bien.

  2. Pingback: Juan Bouza Mera
  3. Pingback: Diego Cruz
  4. Pingback: Antoni Gutiérrez
  5. Pingback: andres sanchez
  6. Pingback: Luisa Candedo
  7. Pingback: padi
  8. Pingback: Martha Celia Mata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *