Mañana es viernes

Publicado en: El País (3.05.2012) (blog (‘Micropolítica‘)

“Yo comprendía la mayor parte de aquellas señales, y procuraba demostrarle que estaba muy contento con él. Luego traté de hablarle y de enseñarle a contestarme. Traté también de hacerle comprender el nombre que le había puesto, que era el de Viernes, por ser éste el día de la semana en que le salvé la vida. Le enseñé también a llamarme amo y a decir sí y no, haciéndole comprender lo que significaban dichas palabras”.
Aventuras de Robinson Crusoe
, de Daniel Defoe

No sabemos claramente adónde vamos. Pero sí cuándo: los viernes. Así lo espetaba el presidente Mariano Rajoy horas antes de las manifestaciones del 1 de mayo y tras un fin de semana de movilizaciones previas. Cada viernes, reformas; y el que viene, también. Y así hasta el fin de la legislatura”, dijo en el 15 Congreso del PP de Madrid, levantando la voz como en una pose de autoridad sonora. Pareció más un gallo que un vozarrón. Esperanza Aguirre sonreía sin disimulo. Estaba arrastrando a Rajoy al terreno en el que sólo ella puede ganar: la vehemencia política y la fuerza ideológica. Rajoy, en un entorno envalentonado y muy patrio, se sumó a una fiesta en la que no siempre es bien recibido. Craso error. Alimentando el discurso duro y contundente, queda más en evidencia que él no lo es.

Parece que tampoco es convincente. A juzgar por la demoledora reacción de los mercados y los fiadores financieros que ven cómo recortamos sin generar confianza ni crecimiento (y lo que es peor, sin que quede claro que cuadramos los números públicos). En este escenario de descrédito sobre España y su actual liderazgo político, Rajoy pretende ganar crédito financiero. Pero mientras vacila, se pregunta “¿por qué?, y con la ayuda inestimable de nuestro imprudente jefe de Estado, algunos voraces y populistas líderes se apresuran para pillarnos de puente (EVO-REE) o desbordados por el escándalo real (CFK-YPF).

Sin política, Rajoy elige el BOE. Sin reformas (pactadas y amplias, para que sean de fondo y duraderas) opta por los recortes. Le da pereza explicarse. Hasta se plantea evitar y hacer novillos en el próximo Debate del Estado de la Nación. Si ha sido un globo sonda, ha sido provocador. Y si lo piensan, es una mala idea. El presidente, en su mundo, convencido que hace lo que debe, lo que toca y para lo que está llamado históricamente (siendo revalidado electoralmente), no se ha dado cuenta de que este país necesita tanto de las medidas como de los argumentos. Con las primeras, se convierte en contable mayor del Reino. Con las segundas, podría evolucionar hacia el líder que el país necesita.

Su última receta para mandar y explicarse, a la vez, sin perder el tiempo (pero sin ganarlo) es reducir la política al trámite y al sermón gubernamental de los viernes en la rueda de prensa de la eficaz Soraya Sáenz de Santamaría. El viernes es el día en el que se celebra el Consejo de Ministros cuyo origen se remonta a las reuniones del Rey y sus Secretarios de Estado durante el siglo XVIII. Sin darse cuenta, imprudentemente, ha vuelto a crear una expectativa sobre el calendario, perdiendo el arma principal de la acción política: el control del tiempo. Se le calentó la boca, quería demostrar quién manda, y haciéndolo como amenaza, pareció que cada vez manda menos o no sabe mandar.

Esperando el viernes…, perderemos el resto de días. Y el juicio de los mercados (el lunes siguiente) tiene un devastador fin de semana de por medio. Imprevisible y letal, casi siempre. “Viernes” es el nombre del siervo imaginario de Robinson Crusoe. Perdido en la isla, aislado, al borde de la demencia, el náufrago habla con “Viernes” que nunca contesta en un ejercicio de docilidad y servilidad extrema: el silencio. Pero la sociedad española no se va a callar.

Rajoy ha optado por el poder. Pero lo que necesitamos es política. O quien va a naufragar, definitivamente, y con un rescate desagradable, será España. Y sus ciudadanos. Mañana es viernes. Veremos como sonríe Montoro.

Enlaces de interés:
– Esperanza Aguirre se reúne los viernes ‘a las ocho y cuarto de la mañana’ con sus consejeros para estudiar ajustes. Reveló que ha puesto “una reunión todos los viernes a las ocho y cuarto de la mañana para ver de dónde puede recortar” (Expansión, 3.05.2012)

Artículos en el blog Micropolítica:
Política y días internacionales (Artículo 24, 30.04.2012)
Esperanza y Espeonza: política y fakes (Artículo 23, 27.04.2012)
Montoro, la sonrisa disonante (Artículo 22, 25.04.2012)
La fuerza del activismo en red (Artículo 21, 21.04.2012)
Pedir perdón (Artículo 20, 18.04.2012)
A un mes del #15M (Artículo 19, 17.04.2012)
¿Y si no se hubiera caído? (Artículo 18, 14.04.2012)
El pánico en política (Artículo 17, 11.04.2012)
Crisis y notas de prensa (Artículo 16, 10.04.2012)
Infografías, visualizaciones y política (Artículo 15, 9.04.2012)
Suicidios políticos (Artículo 14, 6.04.2012)
Presupuestos QR (Artículo 13, 4.04.2012)
Rajoy, 100 días de comunicación (Artículo 12, 1.04.2012)
Imparable (Artículo 11, 30.03.2012)
El ‘photocall’ de Rajoy (Artículo 10, 28.03.2012)
Orgullo frente a soberbia (Artículo 9, 25.03.2012)
Una campaña extraña (Artículo 8, 24.03.2012)
Videopolítica (Artículo 7, 22.03.2012)
Griñán: herencias y albaceas (Artículo 6, 20.03.2012)
Estrangular (Artículo 5, 18.03.2012)
Hoy, Idus de marzo (Artículo 4, 15.03.2012)
La silla vacía (Artículo 3, 13.03.2012)
Presidentes a la reelección (Artículo 2, 12.03.2012)
Gestionar la política (Artículo 1, 9.03.2012)

Etiquetas: , ,

Comentarios sobre: Mañana es viernes

  1. Pingback: Antoni Gutiérrez
  2. Pingback: David García Gil
  3. Pingback: Almudena Sánchez
  4. Pingback: Juan Bouza Mera
  5. Pingback: Delfi Roca
  6. Pingback: Cristóbal Suárez
  7. Pingback: Mari
  8. Pingback: Juanfradelgado
  9. Pingback: Mari
  10. Pingback: Antoni Gutiérrez
  11. Pingback: Jose A. Garcia
  12. Pingback: Antoni Gutiérrez
  13. Pingback: Jgayarre
  14. Pingback: Astrid Portero
  15. Pingback: Lupe
  16. Pingback: Jesús Arrayás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *