La política ebria

Publicado en: El Periódico de Catalunya (15.07.2012) (versión pdf 1 y 2)

La política democrática española ha vivido esta semana uno de sus momentos más críticos, coincidiendo con la peor de las percepciones públicas por parte de la ciudadanía respecto a los políticos, los partidos y las instituciones. Además de los durísimos recortes que el presidente Mariano Rajoy anunció el miércoles en el Congreso, y cuando parecía que ya no podía ir peor, un nuevo episodio de hooliganismo político ha culminado un deterioro formal de las prácticas parlamentarias que desacreditan a quienes las vulneran, pero también a quienes las toleran y al conjunto de las instituciones democráticas. Las formas son fondo.

El ministro de Asuntos Exteriores, por ejemplo, ha destituido al embajador de España en Polonia, Francisco Fernández Fábregas. Durante una cena de gala ofrecida en la residencia oficial, una cámara de televisión grabó la expresión “¡Vamos, a dar por saco a los franceses!”, frase pronunciada por un eufórico y excitado Fernández, que vestía una camiseta, como un aficionado más. El paralelismo con lo sucedido en el Congreso es más que evidente, pero su desenlace no se parece en nada.

La política parece ebria. El exceso de pasión ciega la razón, confunde el juicio y provoca graves daños a la credibilidad de la política. Ebrios de poder, jaleados y crecidos, o con pérdida evidente de autocontrol, mesura o sensibilidad, los aplausos de la bancada popular a las medidas presentadas por Rajoy son injustificables. Ni como ánimo y reconocimiento al “coraje” del Presidente. Hacer lo que le exigen o han acordado no es coraje, es sumisión o pacto. Sáenz de Santamaría, tras el Consejo de Ministros presidido por el Rey, explicó que los aplausos se debieron a la “decisión valiente” que acababa de asumir.

Pero los impropios aplausos dieron paso a los inaceptables insultos. Andrea Fabra, diputada estrella del PP, en vez de asumir culpa alguna, ha asegurado, como si fuera un atenuante, que el “que se jodan” no iba por los parados, sino a los diputados de la oposición. El bucle de testosterona se ha cerrado cuando, además, el Grupo Popular ha arropado a su parlamentaria y pasado al contraataque, haciendo al PSOE responsable del exabrupto de Fabra al acusar a sus representantes de provocadores previos. Así, la respuesta de la diputada sería algo parecido a una “legítima defensa”, o más primitivo y básico –como en la Ley del Talión- un “ojo por ojo”. En este caso, insulto por insulto. Y en una pirueta imposible: de agresora a víctima. “Campaña insidiosa y de manipulación”, han llegado a afirmar sus defensores. “Me siento dolida e indignada con el PSOE por manipular y tergiversar usando un drama que afecta a más de cinco millones de personas”, ha asegurado Fabra.

En el deporte, siempre tan socorrido para las metáforas políticas, cuando un jugador tiene un comportamiento antideportivo, es advertido. Si comete falta, se le sanciona. Si la infracción es grave, se le amonesta con una tarjeta amarilla. Y si es intolerable, se le expulsa. Pero ya sabemos que las conductas agresivas y antideportivas, son responsabilidad de quien las practica, pero que la tolerancia del entrenador –cuando no su estímulo directo-, o la cobertura fiel, ciega, acrítica a “uno de los nuestros” del banquillo, no contribuye de ninguna manera a erradicar la violencia, los insultos, o las prácticas antideportivas. Los hooligans se sienten protegidos por la masa… y por los que, pudiendo, no les frenan.

El portavoz del Grupo Popular, Alfonso Alonso, en vez de justificar a su diputada debería dar ejemplo y actuar, sancionándola duramente. Y el presidente del Congreso, Jesús Posada, una vez que Fabra ha reconocido el insulto, debería actuar de oficio ya que el Reglamento del Congreso (artículos 102, 103 y 104) es inequívoco respecto a este tipo de prácticas. Como ya sucediera a un pionero del hoologanismo, Vicente Martínez Pujalte, del PP, que fue en el 2006 el primer diputado expulsado del pleno del Congreso en la actual etapa democrática.

¿Y Rajoy? ¿Tiene autoridad Rajoy para forzar un castigo ejemplar para Andrea Fabra? Si la tiene y no la utiliza, será cómplice. Y si no la tiene, está “intervenido”, como nuestra economía, por la pulsión vengativa y agresiva de la derecha extrema que es parte de su suelo electoral y que se sienta en el mismísimo Congreso. Quien va a quedar peor, en todo este despropósito, es el Presidente.

La política democrática debería aprovechar cada oportunidad, aunque sea tan lamentable como la sucedida, para enviar a la sociedad mensajes claros. La ciudadanía les pide que se avergüencen. Que se retracten. Que se arrepientan. Que se disculpen. Si no lo hacen, acabará por pedirles “que se vayan”. El principio del fin. Triste y dramática semana.

Etiquetas: ,

Comentarios sobre: La política ebria

  1. Pingback: Antoni Gutiérrez
  2. Pingback: Andreea Giura
  3. Pingback: David Alvarez
  4. Pingback: Eduardo Arriagada
  5. Pingback: David Alvarez
  6. Pingback: Miguel Rosa
  7. Pingback: Adis
  8. Pingback: Vicenc Thomas
  9. Pingback: David Soria
  10. Pingback: nierere
  11. No harán nada, tienen mayoría absoluta y se creen legitimados por el “pueblo”. A pesar de que el porcentaje de votos, en términos generales, no corresponde ni al 30% de la población. Pero ya hemos visto que las matemáticas no son su fuerte. Ni la educación. Está visto que los colegios privados no dan la buena educación que se les suponía. Además, se sienten protegidos por el sistema judicial. Esos jueces, presuntamente independientes, no han condenado un solo caso de corrupción.
    Y están acorralando al enemigo, que es lo que más les gusta hacer. Anular la disidencia y la discrepancia. Peligroso.

  12. Pingback: Ramon de Veciana
  13. Pingback: gina espadas
  14. Pingback: Franz Sánchez
  15. Pingback: Nuria Val
  16. Pingback: Margarita Forné
  17. Pingback: Armando Robredo P.
  18. Pingback: Chichitriste
  19. Pingback: María o no
  20. Pingback: Cristina Escribano
  21. Pingback: Xana C Santos
  22. Pingback: miguel gil
  23. Pingback: Gatuna
  24. Pingback: PuertoGallego
  25. Pingback: Esther Prats
  26. Pingback: LolVia
  27. Pingback: Indira J. Orozco P
  28. Pingback: Pakito Segura
  29. Pingback: Joseba Kamio
  30. Pingback: Alex Pastor
  31. Pingback: Valen Rocha
  32. Pingback: Epuntero
  33. Pingback: Miguel Gonzalez
  34. Pingback: Modesto Rubio
  35. Pingback: Mertxe Pasamontes
  36. Pingback: Fernando M.
  37. Pingback: eva lopez
  38. Pingback: Jose María Blanco
  39. Pingback: Alonso
  40. Pingback: Alejandro Adán
  41. Pingback: Urtzi Urkizu
  42. Pingback: Insight Focus
  43. Pingback: Daniel Garcia
  44. Pingback: Roger Fort
  45. Pingback: Koldo Martinez
  46. Pingback: Juanfradelgado
  47. Pingback: Angel Montalban
  48. Pingback: ukll
  49. Pingback: no_one_so_one
  50. Pingback: xavi mir
  51. Pingback: EliaLivingstone
  52. Pingback: Manuel Campillo
  53. Pingback: Daniel Martín
  54. Pingback: karlos segura
  55. Pingback: Xavier Pastor
  56. Pingback: Rita Navarro
  57. Pingback: Chus Abeledo
  58. Pingback: Pedro Herreros
  59. Pingback: Javier Sampedro
  60. Pingback: Sergi
  61. Pingback: leire
  62. Pingback: Sergio Negrier
  63. Pingback: Santi Casas
  64. Pingback: Iban Garcia
  65. Pingback: Iban Garcia
  66. Pingback: Xosé M.
  67. Pingback: Antoni Gutiérrez
  68. Pingback: Celeste G.Box
  69. Pingback: Rafael F. Iglesias
  70. Pingback: perseidasm
  71. Pingback: Antonia Blanco
  72. Pingback: Enrique Sacanell
  73. Pingback: EmeramarSells
  74. Pingback: Sirius
  75. Pingback: Enrique Sacanell
  76. Pingback: Amparo González
  77. Pingback: Miguel Angel Ronda
  78. Pingback: Ramon Bassas
  79. Pingback: Mar Vázquez Lorca
  80. Pingback: Albert Medrán
  81. Pingback: Conturnaz
  82. Pingback: Rober Gutiérrez
  83. Pingback: Alberto Rodríguez
  84. Pingback: Santi Torres
  85. Pingback: Juan Bouza Mera
  86. Pingback: Chus Abeledo
  87. Pingback: Vicente Rodríguez
  88. Pingback: Xiraxi
  89. Pingback: Sintetia
  90. Pingback: Epampliega
  91. Pingback: Marcial Rodríguez
  92. Pingback: Miljana Micovic
  93. Pingback: Iniciativa+1
  94. Pingback: Montse García
  95. Pingback: Futesa
  96. Pingback: Afiris
  97. Pingback: A_Ruiz
  98. Pingback: Lucía Guerrero
  99. Pingback: Daniel Carrillo
  100. Pingback: Pedro
  101. Pingback: Alfonso Romay
  102. Pingback: Cristóbal Suárez
  103. Pingback: Toni Lorenzo
  104. Pingback: Jordi Salvador
  105. Pingback: Edu Elosegui
  106. Pingback: Santi
  107. Pingback: DRCS
  108. Pingback: WatchingIu
  109. Pingback: Mr. Bulldog
  110. Pingback: Alberto Rodríguez
  111. Pingback: Irene Adler
  112. Pingback: Alma
  113. Pingback: Victor Arrogante
  114. Pingback: hijaDELmar
  115. Pingback: valentin rodriguez
  116. Pingback: WatchingIu
  117. Pingback: Nani
  118. Pingback: Manolo Martínez
  119. Pingback: Alegría Bulldogs
  120. Pingback: Irene Adler
  121. Pingback: Alma
  122. Pingback: kanimambo. 14N
  123. Pingback: kanimambo. 14N
  124. Pingback: kanimambo. 14N
  125. Pingback: enrique canessa
  126. Pingback: kanimambo
  127. Pingback: Carep
  128. Pingback: Marta Salvador
  129. Pingback: ELENA DIEGO
  130. Pingback: Jesús ☆☆
  131. Pingback: ELENA DIEGO
  132. Pingback: Antoni Gutiérrez
  133. Pingback: Aldana72
  134. Pingback: Manuel Palomar
  135. Pingback: Alnardo Diaz
  136. Pingback: Fernando Garea
  137. Pingback: Carmen Mota
  138. Pingback: Javier Sánchez
  139. Pingback: A Gonzalez Quiros
  140. Pingback: MMP
  141. Pingback: David Palau
  142. Pingback: Isabel Mora Fdez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *