El golpe del Rey

El Rey ha dado un golpe, un manotazo, sobre la mesa de la política. Últimamente parece que, cuando algo no se hace como quiere o como le gustaría, se deja llevar por pequeños ataques de cólera o de mal genio. La bronca que propinó a su chófer en la reciente visita a las instalaciones de la Dirección General de Tráfico en Madrid es, quizás, un prueba de ello. El Rey, que viajaba sin cinturón de seguridad en el asiento delantero, se enfadó ostensiblemente.

Pero la carta publicada ayer en su web es un salto cualitativo, y no en la buena dirección. El texto es un error por las formas (histriónicas), el fondo (partidario) y su inoportunidad (a 48 horas de la “decisiva” reunión Rajoy-Mas). El Rey ha confundido su transparencia (a la que llega tarde) con la institución que representa y a la que está obligado a servir. Ha hablado Juan Carlos I, pero debería haber actuado como Jefe del Estado, que no es lo mismo.

La literalidad del texto es una advertencia sumaria, no se trata de conciliar, sino de avisar. Un mal asunto cuando se trata de la máxima institución del Estado y del Jefe de los Ejércitos. En el texto no aparecen las palabras: pacto, consenso, acuerdo, encaje, sensibilidades, diversidad, comprensión, acoger, soluciones, construir… Sorprendentes ausencias para quien reivindica el espíritu de la Transición.

El texto refleja, además, otros matices que son algo más que detalles. La alusión a los “galgos y podencos”, además de rara, es el tic propio de un aficionado a la caza, y no sé si era lo más conveniente tras sus últimos errores. Y el inicio de la carta, por ejemplo, resulta revelador: “No soy el primero y con seguridad no seré el último entre los españoles…”. Era, quizás, su manera sutil de decir “una mayoría de españoles piensa que…”. Pero aunque sea una mayoría, su misión y su función es la de representar a todos, incluidas las minorías. Si pretendía, también, reflexionar sobre las relaciones Catalunya-España, el tema es mucho más grave. Es, sencillamente, no comprender nada, o no querer comprenderlo. Esto no va de 8 millones de catalanes frente a 40 de españoles y deducir así, de manera simplista e interesada, mayorías y minorías democráticas. El Rey no puede hacer trampas.

Lo más grave está por llegar, todavía. El Rey ha anunciado que “seguirá” utilizando su página web para expresar sus opiniones. Pero esta dinámica altera, de manera muy significativa, el protocolo de redacción de sus discursos que deben ser supervisados por el Gobierno (y este lo fue) siguiendo las normas constitucionales. Esta nueva etapa introduce un elemento nuevo: el Rey opinará, independientemente, de la actividad institucional que enmarca sus declaraciones. Es decir, opinará de la actualidad más allá del tradicional Mensaje de Navidad.

Esta situación es inédita en nuestra democracia. Si alguien quería ayudar a la Monarquía, no lo ha conseguido. Y si quería ayudar a resolver los problemas, los ha empeorado. Cuando se cometen tantos errores, hay que exigir responsabilidades y no mirar hacia otro lado. El coro silencioso con el que, demasiadas veces, se contemplan las actuaciones del monarca debe dar paso a voces solventes que exijan criterio, prudencia y, sobre todo, responsabilidad. Hay cosas que no se resuelven no dándose por aludido. El golpe del Rey ha sido muy desafortunado. Impropio de alguien que ha sabido evitarlos.

Publicado en: El País (19.09.2012) (blog “Micropolítica“)

Enlaces de interés:
Acceder a los artículos anteriores publicados en el blog ‘Micropolítica’

Etiquetas: , , ,

Comentarios sobre: El golpe del Rey

  1. Pingback: Jesús Manzano
  2. Pingback: Guillem Recolons
  3. Pingback: Mucha Política
  4. Pingback: Marta Berenguer
  5. Pingback: Pep Elias
  6. Pingback: Roger Fort
  7. Pingback: maria mir
  8. Pingback: isidre Bermúdez
  9. Pingback: Enrique Rodríguez
  10. Pingback: Antònia Travé
  11. Pingback: Manel Martinez A.
  12. Pingback: mercè perelló
  13. Pingback: Mercè Mulet
  14. Pingback: Ramon Fornos
  15. Pingback: Antoni Gutiérrez
  16. Pingback: Samantha Seco
  17. Pingback: Quim Costa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *