El patrón Urkullu

PIE DE FOTO ELECTORAL (10)

Una campaña electoral es muy parecida a una competición deportiva. Los paralelismos son evidentes: en el lenguaje, en las estrategias y tácticas para ganar, en los valores y desafíos que todo proyecto concurrente incorpora en su rivalidad y, también, en la estética y en las formas.

En el País Vasco, las competiciones de remo de traineras son muy populares y se consideran un deporte tradicional por su origen ballenero. Una tripulación está compuesta por 13 remeros más un patrón. Los remeros están distribuidos en seis filas de 2 remeros más el remero de proa, que va solo en su bancada anterior. El patrón, que comúnmente va de pie en la popa mirando a proa, es el que dirige la embarcación con el timón. Marca el ritmo.

En la fotografía de Miguel Toña vemos al candidato a lehendakari del PNV, Íñigo Urkullu, en un acto de campaña en Bilbao en el que ha sido arropado por multitud de deportistas de diferentes modalidades. La imagen de los deportistas ofreciendo un pasillo con sus remos, como  rindiendo honores y felicitaciones al “patrón” Urkullu, tiene múltiples interpretaciones y resonancias simbólicas inevitables.

Un arco de sables o espadas para saludar a la pareja recién casada es una tradición en las bodas en las que uno, o los dos esposos, son miembros de una unidad o cuerpo militar. La novia y el novio pasan bajo un arco honorario de sables, normalmente al salir del edificio en el que la ceremonia de la boda ha tenido lugar. Esta tradición es común en muchos países y se lleva a cabo como forma de respeto, como muestra de buenos deseos y de complicidad con los protagonistas. En estas ceremonias, este arco simboliza el compromiso de los camaradas y amigos para asegurar una transición segura de la pareja en su nueva vida juntos. Un camino que empieza resguardado.

Entre las metáforas políticas, además de las deportivas, las marineras son las más usadas. El remo se nutre de ambas. La embarcación es el país o la sociedad. La travesía, el proyecto. El mar, la coyuntura económica y social. El rumbo, la política. Los vientos y las tempestades, las crisis y las dificultades. Los remeros, los esfuerzos individuales que devienen colectivos. El capitán, el que lleva el timón del gobierno.

Artur Mas, por ejemplo, cuando ganó las elecciones colocó un timón de su bisabuelo en el despacho presidencial. La leyenda del timón era premonitoria: “Cap fred; cor calent; puny ferm; peus a terra” (Cabeza fría; corazón caliente; puño firme; pies en el suelo).

No es descartable que, si se cumplen los pronósticos electorales que anuncian una clara y cómoda victoria del candidato del PNV, Urkullu busque inspiración política en el remo. Si babor desequilibra a estribor, o al revés, la embarcación no avanza cortando el agua. Si el timonel no mantiene firme su brazo no hay trayectoria ganadora. Y si el patrón imprime un ritmo equivocado, las posibilidades de desfondarse son más que una hipótesis.

Veremos qué pasa el 21-O. Veremos quién será el patrón de la política vasca. Y quién el timonel. Pero Urkullu seguro que sabe bien que, sin remeros que remen todos a una, y a ambos lados de la embarcación, no hay destino garantizado.

(Fotografía ©Miguel Toña)

Publicado en: El País (13.10.2012) (blog ‘Micropolítica‘)

Etiquetas: , , , , ,

Comentarios sobre: El patrón Urkullu

  1. Pingback: Pedro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *