Identidad personal y política

Publicado en: El País (19.10.2012) (blog ‘Micropolítica‘)

PIE DE FOTO ELECTORAL (Y 15)

La política como proyecto personal. Nuestra identidad individual como el argumento que acredita nuestra acción y oferta políticas. Nuestra cotidianeidad como actitud. Estas son las claves de la nueva política. Nuestra vida es inseparable de nuestra opción ideológica. “Somos lo que hacemos” decía  Aristóteles. Y como vivimos.

Habrá quien considere que la visibilidad estigmatiza más que libera. Que significarse como gay o lesbiana, por ejemplo, y hacer de ello un signo de identidad personal y, a la vez, política, no contribuye a la normalidad. Pero no es verdad. Es necesario seguir ganando la normalidad con la transparencia. Seguir consolidando la igualdad con la visibilidad, a riesgo de la etiqueta reduccionista.

Todas las luchas están relacionadas, así como todas las libertades y todos los derechos. En la fotografía de Adrián Ruiz de Hierro vemos a Aitor Urresti, candidato a lehendakari para las próximas elecciones vascas por parte de Equo, junto al líder del partido, Juan López de Uralde, durante la presentación, en Vitoria, de las candidaturas de la formación ecologista a las elecciones vascas. Urresti se declara gay y es, creo, el primer candidato que lo hace en unas elecciones en el País Vasco. Que sea un líder ecologista no es casual. Armonía con la naturaleza y con el propio cuerpo.

El mérito de la fotografía de Adrián Ruiz de Hierro es el testimonio. Lo definía así el maestro Cartier-Bresson: “Para mi, la fotografía es el reconocimiento simultáneo, en una fracción de segundo, de la importancia de un acontecimiento, así como una precisa organización de las formas que da a ese acontecimiento su expresión apropiada”. Esta foto lo da.

Ser el primero en la defensa de un derecho o una identidad siempre tiene sus costes. Y seguimos alimentado el prejuicio machista, sexista y discriminatorio que atribuye géneros y orientaciones sexuales a determinadas actividades humanas, sean políticas, sociales, económicas o deportivas. Lo sabe bien, por ejemplo, Orlando Cruz, el primer boxeador que declara su homosexualidad. El puertorriqueño, de 31 años de edad, ha roto un tabú en un deporte tradicionalmente machista y se declara «orgulloso de ser gay».

Vivir la identidad sexual libre y felizmente no es fácil en ninguna parte. Tampoco en el País Vasco, prisionero de tópicos y etiquetas. Colectivos gays pidieron, por ejemplo, a la Fiscalía que “siguiera de cerca” al nuevo obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, al que acusaban de “apologeta del odio“. La homofobia se cuela, también, entre algunas sacristías religiosas o políticas.

En el Festival de Cine de San Sebastián de  este año, la película “Joven & Alocada”, de la chilena Marialy Rivas, ha ganado el Premio Sebastiane 2012 que concede GEHITU, la asociación de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales del País Vasco. La película chilena -país que recientemente ha vivido episodios criminales contra la comunidad gay– presenta los dos mundos que conviven en conflicto en la protagonista: el del conservadurismo religioso y el de sus hormonas jóvenes y alocadas.

Estos conflictos personales son sociales, casi siempre. Y se retroalimentan. Por eso es tan importante, todavía, que rompamos los prejuicios con reconocimientos a la diversidad. Con choques de realismo que sacudan nuestras conciencias, nuestros prejuicios…y nuestros apriorismos sociales o culturales.

Dice mi admirada Soledad Gallego-Díaz que “para combatir el antisemitismo no hace falta ser judío, como para luchar contra el racismo no hace falta ser negro. Lamentablemente, a veces parece que para combatir la discriminación de la mujer hace falta ser mujer.” Y yo añado que, tampoco, para combatir la homofobia no hace falta ser homosexual.

(Fotografía ©Adrián Ruiz de Hierro)

Etiquetas: , , ,

Comentarios sobre: Identidad personal y política

  1. Pingback: Jesús Manzano
  2. Pingback: Ana M Aguilar
  3. Pingback: Pedro
  4. Pingback: Mertxe Pasamontes
  5. Pingback: ACOP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *