Antoni Gutiérrez-Rubí

Artículos y reflexiones

Menú principal:

Snapchat en política
Más información
La transformación digital y móvil de la comunicación política
Más información
La política en tiempos de WhatsApp
Descárgatelo
Tecnopolítica
Descárgatelo

Artículos Monarquía Española (2011-2014)
Descárgatelo

50 años del discurso ‘I have a dream’
Descárgatelo

Otro modelo de partido es posible
Descárgatelo

Manifesto Crowd: La empresa y la inteligencia de las multitudes
Descárgatelo

Elecciones USA 2012: Los 12 factores decisivos
¿Qué se dice de este libro?
Comprar (versión ePub)

La política vigilada
¿Qué se dice de este libro?
Comprar (versión papel/ versión ePub)

32 Tendencias 2010-2020
¿Qué se dice de este libro?
Descárgatelo

32 Tendencias 2010-2020
¿Qué se dice de este libro?
Descárgatelo

Micropolítica
¿Qué se dice de este libro?
Descárgatelo

Lecciones de Brawn GP
¿Qué se dice de este libro?

Políticas
¿Qué se dice de este libro?
Descárgatelo
Cómpralo
Otros libros y documentos:





Descárgatelo


Descárgatelo



Slideshare




Miembro de:


ADECEC


ACOP


ACCIEP


DIRCOM


EAPC


AAPC


AAPC


“Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.”
James Baldwin

RSS Focus Press

RSS Re(d)pública

Búsqueda






Nuestras sesiones:

#viernes13

gutierrez-rubi.es/viernes13

Mi proyecto compartido con Juan Freire:

LABO

Laboratorio de Tendencias
en Tumblr

Mi proyecto compartido
con Jaume Bellmunt:

Taller
de Política

www.tallerdepolitica.org

Mi proyecto compartido
con Francis Pisani:

Re(d)pública

en Tumblr

Archivos

Suscríbete por correo electrónico:


Delivered by FeedBurner

En mangas de camisa

Imprimir Imprimir

Publicado en: Reforma.com (México)(9_Tendencias Globales. 13.07.2014)

No es algo habitual en la mayoría de políticos, pero sí puede verse algunas veces cómo la vestimenta formal −traje y corbata− pasa a un segundo plano en determinadas ocasiones. Candidatos o políticos aparecen en camisa, sin chaqueta, y con las mangas recogidas. ¿Por qué ese look? ¿Qué quiere transmitir? La comunicación política, la estrategia de los asesores y aquello que los candidatos o políticos quiren que la gente perciba de ellos tiene mucho que ver.

Esta manera de presentarse ante medios, ciudadanos, posibles electores… no suele ser algo casual, sino más bien algo estudiado, en función del tipo de acto y de los públicos. Un aspecto coincidente es el color de la camisa: blanca. En México, durante la campaña electoral, tanto a Peña Nieto como López Obrador se les pudo ver de esta guisa, especialmente en mítines donde su mensaje era más emocional que en otras ocasiones.

Barack Obama es también uno de los políticos que más se «arremangan» la camisa. Además, la frase «es hora de arremangarse» la ha usado en numerosos discursos. Es mientras lo dice cuando inmediatamente alza los brazos y se arremanga las mangas, delante de todo el público. El presidente norteamericano no es el único líder mundial que lo hace, pero sí quien lo escenifica más a menudo. En la anterior campaña presidencial norteamericana, también Mitt Romney apareció en mangas de camisa. En Europa, David Cameron es el máximo exponente. Y en Chile fue el propio ex presidente Piñera quien se arremagó en algunos de sus mítines.

En España, estos días están teniendo lugar las elecciones primarias para ocupar la secretaría general del Partido Socialista. Los candidatos Eduardo Madina y Pedro Sánchez aparecen constantemente con las mangas arremangadas. En esta campaña, esas imágenes suyas llenan diarios y espacios de informativos. De hecho, el propio cartel electoral de Sánchez, ya le muestra de este modo.

Las mangas de la camisa enrolladas buscan crear la percepción de que los candidatos «quieren ponerse a trabajar», de energía y de pasión por lo que hacen y dicen. Además, muestran un carácter desenfadado, que rompe con los cánones de políticos serios, encorsetados en sus trajes y alejados de la gente corriente. En verano, es también una forma de vestir acorde con los oyentes que, seguramente, irán en manga corta a escuchar al candidato o político que se viste como el resto de miembros de su equipo y de las personas que están en ese momento a su alrededor. Por otro lado, es señal de relajación y de sentirse cómodo y relajado. Si alguien está incómodo ante cierto público, no se arremanga la camisa.

En cualquier caso, es importante tener en cuenta que nada de esto sirve si, bajo las mangas de la camisa, el candidato lleva un carísimo y ostentoso reloj, por ejemplo. La imagen que se quiere transmitir debe tener sentido en su totalidad. Por ello, también es importante tener en cuenta el color y su percepción. Las camisas suelen ser blancas ya que este es el color neutro por excelencia, fácil de combinar con los distintos colores que pueden aportar los trajes y, sobre todo, las corbatas, y porque es visible ante cualquier fondo, y también adecuado para la televisión. Todos estos aspectos contribuyen, a veces de un modo muy sutil pero efectivo, a una mejor comunicación de un determinado mensaje. Las formas son fondo.

En mangas de camisa from Antoni

Artículos asociados:
– Entrevista con Lourdes Álvarez para su artículo: Pedro Sánchez, la sonrisa arremangada (EFE, 15.07.2014)

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+1

Artículos relacionados:
  • La camisa de la discordia
  • Nuevos escenarios políticos
  • ZW 202. Decálogos VI
  • Obama: el hombre de las camisas blancas

  • Etiquetas: , , ,


    Comentarios en Wordpress

    Pingback de ESPEJO DE AZOGUE | Las notas de Valentín
    Fecha: julio 14, 2014, 6:38 pm

    […] botones prensores. Siempre remangadas con pulcritud y cierto descuido. Esta mañana he releído a Gutiérrez-Rubí y sintonizo bastante con lo que dice sobre las camisas remangadas que se están poniendo de moda. […]

    Pingback de Uniforme Renzi: la izquierda europea en mangas de camisa | Comunicación (política) y Relaciones Públicas
    Fecha: septiembre 8, 2014, 8:22 pm

    […] con una apariencia más informal, pero cargada de simbolismo. Sin chaqueta ni corbata y las mangas de la camisa remangadas, mandan a la opinión pública un estudiado mensaje de naturalidad, energía, confianza, […]

    Escribe un comentario