La moda política de 2014

moda política

Un resumen de lo más destacado de la moda política en 2014:
1. La revolución de los paraguas (Hong Kong)
2. La coleta de Pablo Iglesias
3. Las gafas de Hollande
4. El moño de Marina Silva
5.  El «tan suit» de Obama
6. Zapatos contra la violencia de género
7. La manta de Peng Liyuan
8. La camiseta gris de Zuckerberg
9. Las manos negras contra Repsol
10. Las guayaberas de Felipe VI y Rajoy

1. La revolución de los paraguas (Hong Kong)
En septiembre, los estudiantes tomaron las calles de Hong Kong en contra del decreto que impedía la libre elección de candidatos electorales y para reclamar a Pekín la plena democracia para la excolonia. Los manifestantes escogieron el color amarillo para identificar su movimiento y utilizaron paraguas para defenderse de la fuerte represión policial con gases lacrimógenos la noche del 28 de septiembre, por lo que este accesorio se convirtió en símbolo de la protesta. Tanto es así que, a las pocas semanas, un estudiante de arte creó una escultura de tres metros de un hombre que sostiene un paraguas amarillo y apunta a la sede del Gobierno. La figura se ha convertido en emblema de la contracultura pro-democracia y en recordatorio de otra gran estatua de la diosa de la democracia que los estudiantes de Pekín hicieron en la plaza de Tiananmén en 1989, pero que fue destruida por el ejército.

2. La coleta de Pablo Iglesias
Sin duda uno de los personajes del año ha sido Pablo Iglesias y con él uno de los elementos más característicos de su estilismo: la coleta. Muchas tradiciones ligan el cabello con la fuerza, la energía y la virilidad, recordemos el mito de Sansón; y, actualmente, la coleta se ha puesto de moda como muestra de un estilo hipster rebelde, un poco bohemio y con ciertas reminiscencias al mayo del 68. Mucho se ha escrito sobre si el líder de Podemos puede o debe cortarse la coleta. Él ha declarado que no piensa hacerlo, aunque sí se ha quitado el piercing. De lo que no cabe duda es de que este elemento, como parte de su estilo cuidadosamente desaliñado, es coherente con su discurso y sus propuestas disruptivas. Ante el deseo de romper con lo establecido, de diferenciarse de la uniformidad del resto de políticos y de reclamar una nueva forma de hacer política, la vestimenta tiene también su papel como elemento de comunicación. Su apuesta por las nuevas formas y actitudes, le lleva a huir también de los formalismos estéticos, tradicionalmente asociados al poder establecido, y esto tiene su traslación en su estilismo.

3. Las gafas de Hollande
En julio, el presidente François Hollande cambió sus gafas de montura al aire por un modelo más moderno de pasta negra. El nuevo look del presidente francés no pasó desapercibido y provocó una fuerte polémica. La gafas escogidas fueron de la firma danesa Lindbergh, por lo que el clamor de los fabricantes ópticos franceses fue unánime. Los empresarios dirigieron una carta formal al Presidente lamentándose de que un embajador tan importante de la imagen del país no apostara por las marcas autóctonas e incluso le enviaron un modelo muy similar, pero 100 % fabricado en Francia. El gesto puso aún más en evidencia el error de Hollande en un momento en que, además, esta industria sufre la fuerte competencia del mercado asiático. Lo que quedó claro es que la selección del vestuario y los accesorios por parte de personajes públicos y políticos no es sólo una cuestión estética, sino simbólica y económica.

(Le roman-photo des lunettes des politiques. M, Magazine, 08.08.14 el magazine de estilo de Le Monde hace un pequeño repaso a las mejores ‘gafas’ del panorama político galo)

4. El moño de Marina Silva
Durante las elecciones a la presidencia de Brasil en el mes de octubre, el equipo de la candidata Marina Silva (PSB) lanzó una iniciativa que animaba a sus partidarios a que se hicieran fotos con un «coque» (moño en portugués) y las difundieran en las redes sociales con el  hashtag #CoqueTaNaModa. El objetivo era responder a las críticas que Silva  había sufrido por su estilismo, mostrando cómo su peinado era también el look favorito de mucha gente.
La candidata socialista, de origen humilde (sus padres eran recolectores de caucho de la selva amazónica) y afro-brasileña, es una firme defensora del medio ambiente y apuesta por la sostenibilidad como uno de los fuertes de su personalidad política. En su estilismo destaca su pelo negro tensamente recogido en un moño, un look étnico, con uso de materiales reciclados, collares y productos de cosmética natural hechos por ella misma.

5.  El «tan suit» de Obama
Al regresar de sus vacaciones de agosto, el presidente Obama realizó una rueda de prensa en la Casa Blanca luciendo un veraniego traje en color beige, nada habitual en su guardarropa donde predominan los modelos en azul y gris. El traje fue muy criticado por los periodistas, tanto por su estética, considerada como pasada de moda, como por lo inadecuado de un diseño tan informal para tratar temas de gran calado como los conflictos en Ucraina, Irak y Siria. Lo cierto es que el «tan suit» acabó eclipsando el mensaje y desdibujó su imagen de solvencia presidencial. La bromas y chistes se multiplicaron en la redes sociales, se popularizó el hashtag #tansuit,  se parodió el famosos «Yes we can» por un «Yes we tan» (parecido a «Sí, estamos claros»), e incluso, por un tiempo, el traje llegó a tener perfil en TW  (@baracktansuit).

6. Zapatos contra la violencia de género
Una espiral realizada con 730 pares de zapatos, tantos como mujeres han sido asesinadas en España a manos de sus parejas durante los últimos 10 años, fue la acción de denuncia que realizó la Red Diálogos Feministas de Asturias con motivo del Día internacional de la Eliminación de la violencia contra la mujer. Cada zapato era testimonio del vacío dejado por cada una de las víctimas, una huella que las mujeres desaparecidas han dejado en la sociedad, como señalaba el lema escogido Su ausencia deja huella. No es la primera vez que se utilizan los zapatos para luchar contra la violencia de género. En Ciudad Juárez (México), en agosto de 2009, la artista Elina Chauvet impulsó Zapatos rojos, una propuesta que aunaba denuncia, arte y memoria. La iniciativa invitaba a la sociedad a participar donando zapatos pintados de rojo o bien yendo a pintarlos el día de la instalación, con la idea de concienciar contra los feminicidios. Desde su creación se ha replicado ya en diversas partes del mundo.

7. La manta de Peng Liyuan
El pasado noviembre, durante la cena de gala con motivo del Foro de Cooperación Asia-Pacífico celebrado en Pekín, la protagonista fue la primera dama china. Con una temperatura de varios grados bajo cero, Peng Liyuan mostró signos de frío por lo que Vladímir Putin, sentado a su izquierda, reaccionó rápidamente cubriendo con delicadeza sus hombros con un manta. La esposa de Xi Jinping sonrió agradecida, aunque segundos después se desprendió de la prenda y solicitó una chaqueta a un asistente. La imágenes fueron captadas por la televisión china que retransmitía el evento y el gesto de galantería del mandatario ruso se viralizó en las redes sociales. El íntimo momento no gustó demasiado en un país tradicionalmente conservador en la interacción pública entre hombres y mujeres, por lo que la censura China no se hizo esperar y para proteger la imagen de sus dirigentes las borró de internet.

8. La camiseta gris de Zuckerberg
Mark Zuckerberg, CEO y fundador de Facebook, suele vestir casi siempre camisetas grises, una prenda que se ha convertido en una de sus señas de identidad. Según cuenta el directivo, la elección es fruto de su voluntad de hacer su vida lo más sencilla posible y tratar de tomar la menor cantidad de decisiones diarias posibles sobre cualquier cosa que no sea la forma de servir mejor a la comunidad de Facebook. Durante los primeros años de crecimiento de la compañía, Zuckerberg solía usar una sudadera azul con capucha que promocionaba la imagen de la marca. Años después, y como muestra de su compromiso empresarial ante la crisis económica que vivía Estados Unidos, llegó a lucir un look más formal con traje y corbata. Pero tras diez años de éxitos y la reciente compra en 2014 de WhatsApp, llegó  la sencilla camiseta gris. Como él mismo se encarga de destacar, antes que él otros altos directivos tomaron esta decisión de simplificar su vestuario para simplificar sus vidas. Como ejemplo, Steve Jobs, que solía vestir jerséis de cuello alto negros.

9. Las manos negras contra Repsol
En junio, tras la decisión del Ministerio de Industria de conceder a la empresa Repsol el permiso para realizar prospecciones petrolíferas en aguas cercanas a Lanzarote y Fuerteventura, aún a pesar del rechazo de las instituciones autonómicas, el Parlamento Canario decidió celebrar un plenario monográfico para abordar el tema. Los diputados de Coalición Canaria (CC) asistieron al pleno vestidos con ropa oscura y luciendo pegatinas, camisetas y corbatas estampadas con manos negras «manchadas» de petróleo, con las que quisieron visibilizar su rotundo rechazo a la medida y reclamar la celebración de una consulta popular. Una muestra de la fuerza comunicativa del vestuario. La manos negras y el lema «¡Que España y Repsol, saquen sus sucias manos de Canarias!» se han convertido en símbolo de las sucesivas protestas de rechazo que han unido de manera casi unánime a la sociedad canaria.

10. Las guayaberas de Felipe VI y Rajoy
La guayabera, típica camisa caribeña de color blanco que en la región tiene carácter de vestimenta oficial, ha protagonizado diversas ediciones de moda política (2012 y 2010), especialmente en  las Cumbres Iberoamericanas donde es habitual que la utilicen muchos de los jefes de Estado y de Gobierno. En esta ocasión, fueron el rey Felipe VI y el presidente Rajoy los que la lucieron por primera vez en la inauguración de la XXIV Cumbre Iberoamericana, que se celebró en México. El Rey, que se estrenaba como monarca en una Cumbre Iberoamericana, tuvo claro el valor que le podía ofrecer el uso de la guayabera para simbolizar su proximidad a América Latina, por lo que también la utilizó el día anterior durante la clausura del Foro empresarial.  Rajoy, en cambio, se resistió al principio y apareció en la primera ocasión con americana y corbata. Según cuentan, su jefe de gabinete le convenció de lo adecuado de utilizarla ya que la mayoría de presidentes lo harían. Aunque finalmente no fue así y algunos, como los mandatarios de Uruguay, Guatemala, Paraguay y Chile, tampoco lucieron la tradicional camisa.

Enlaces de interés:
Fashion Revolution Day . El 24 de abril, un año después de la tragedia del derrumbe del edificio Rana Plaza en Bangladesh, lleno de talleres textiles trabajando en condiciones infrahumanas, más de 55 países organizaron un día de recuerdo y de reivindicación para que no vuelvan a producirse situaciones de explotación en el sector textil.
Informe Económico del Negocio de la Moda en España 2014. La moda española reivindica su potencia económica destacando que su contribución al PIB del país es superior al de otros sectores tradicionales. Este informe, elaborado por Modaes.es con la colaboración del Centro de Información Textil y la Confección (Cityc) y el apoyo de Amicca, realiza una radiografía del sector y analiza la marcha de esta industria en las principales comunidades del país en términos de empleo, cifra de negocio industrial y empresas, e incluye un resumen de los hechos más relevantes de las empresas españolas de moda en 2013.

Enlaces asociados:
La moda política de 2013
La moda política de 2012
La moda política de 2011
La moda política de 2010
La moda política de 2009
La moda política de 2008

 

 

 

 

 

 

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *