Si seguimos siendo grotescamente desiguales, perderemos todo el sentido de fraternidad: y la fraternidad, pese a su fatuidad como objetivo político, es una condición necesaria de la propia política

Tony Judt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *