Hasta el último momento de mi vida tendré que comprar libros, sobre todo cuando esté seguro de que ya no los leeré. Creo que es parte de la resistencia ante la muerte. No quiero saber nunca cuáles de esos libros quedarán sin leer. Tengo la libertad de la opción. Entre todos los libros que me rodean puedo elegir libremente cuando quiera y con ello tengo en mi mano el devenir de mi vida.

Elias CANETTI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *