Debemos desconfiar de los fabricantes de opinión. La opinión parece la reina del mundo. Tanto es así que, cuando la razón intenta combatirla, está condenada a muerte de antemano

Voltaire

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *