Una democracia gobernada por imbéciles oprime irremediablemente a las clases superiores y medias. Las conduce a renunciar a sus libertades públicas y a desear un tirano inteligente. Así es como la democracia deviene despótica

Voltaire

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *