Michelle, ma belle

Publicado en: Marie Claire.es (28.08.08)

 

Hace una semanas, Obama desvelaba la selección musical de su iPod, en un nuevo gesto de conexión con la música comprometida y de proximidad con la Generación Y. Sabemos que le gusta Stevie Wonder, su héroe. Pero escucha a Bruce Springsteen, Jay-Z, Elton John, Bob Dylan o los Rolling Stones, entre otros compositores y cantantes. Un “gusto muy ecléctico” de corte clásico, donde está ausente el country, la música nacional norteamericana y que es el género utilizado por McCain para su canción de campaña. En la lista no aparece tampoco, por ejemplo, The Beatles y su popular balada “Michelle”. Pero Michelle Obama forma parte de su vida con la fuerza del amor y del compromiso. No está en su bolsillo, está en su corazón. Es su compañera inseparable, madre de sus hijas.

Michelle ha sido una de las grandes bazas de la campaña de Barack, en un contexto cultural y sociológico, como el norteamericano, muy sensible a la presencia pública de la pareja y de la familia en la vida política de un candidato o candidata. Pero, desde el primer momento, Michelle ha demostrado una gran personalidad, fortaleza y determinación. Además, no va ni de “complemento”, ni de acompañante discreta. Michelle va en el puesto de mando como socia de esta aventura y como garante de la vida familiar. Es quien le mantiene los pies en el suelo. Es su brújula.

Viste bien, con un estilo inconfundible que marca tendencia, de la mano de la diseñadora María Pinto, de Chicago, como el director de la campaña de Obama, David Axelrod. Adora los vestidos de colores lisos que se ciñen, sin estridencias, a un cuidado cuerpo. Cuando se presentó en el popular programa de televisión, The View, con un precioso vestido blanco y negro, como los que son habituales en White House/Black Market, las existencias se agotaron, en horas, en las más de 300 tiendas que tiene la marca en todo el país.

Sus grandes perlas en collares y pendientes, potencian un estilo maternal de feminidad clásica, con curiosas coincidencias con Condoleezza Rice. Sus diademas habituales y su peinado a lo The Supremes le configuran una referencia estética más propia de la música Motown que de la del rapero Will.I.am, líder de los Black Eyed Peas y compositor de su música de campaña, “Yes, We Can”. Michelle se inspira en la prodigiosa década de los 60, fuente inagotable de magnetismos emocionales.

Esta semana ha vivido un gran momento en la Convención Demócrata de Denver. Ella abrió la reunión, y sedujo con una gran convicción y un impecable vestido turquesa con cuello de pico. Si no han visto su intervención, no dejen de hacerlo. Habló de sentimientos, de valores, de emociones. La nueva política. Recorrió la vida de Obama para presentarle como un hombre humilde, criado por sus abuelas, comprometido con los más débiles y con el que comparte su vida. Un hombre de familia, que puede abrazar a la gran familia americana. Si Obama gana las elecciones, Michelle habrá sumado muchos votos y no pocos sinsabores, como los que le suponen aguantar -y defenderse- de las infamias y de las mentiras que la publicidad negativa de los republicanos vierte sobre ella, sobre ellos. Ella es “mi roca”, afirma Obama. No lo duden: ella es la fuerte.

Enlaces de interés:
Fotografías de Michelle Obama

Michelle Obama’s Strong Personal Image
Fuente: Pew Research Center (21.01.2010)

Documentos de interés:
Ser primera dama engorda
Fuente: El Mundo (20.06.2009)

Michelle vende más que Barack
Fuente: El País (08.07.2009)

El huerto de Michelle
Fuente: ABC (21.03.2009)

Michelle Obama incorpora los diseños de creadores hispanos a su vestuario
Fuente: YoDona.com/EFE (06.11.2008)

El tirón de la señora Brown (Walter Oppenheimer)
Fuente: El País (26.10.2008)

Las candidatas a la Casa Blanca (M.A. Castillo)
Fuente: Hoymujer.com

The First Lady
Fuente: Nothing to Wear (22.04.2008)

 

Etiquetas: , , ,

Comentarios sobre: Michelle, ma belle

  1. Pingback: Mónica Capell
Los comentarios están cerrados.