Antoni Gutiérrez-Rubí

Artículos y reflexiones

Menú principal:

Snapchat en política
Más información
La transformación digital y móvil de la comunicación política
Más información
La política en tiempos de WhatsApp
Descárgatelo
Tecnopolítica
Descárgatelo

Artículos Monarquía Española (2011-2014)
Descárgatelo

50 años del discurso ‘I have a dream’
Descárgatelo

Otro modelo de partido es posible
Descárgatelo

Manifesto Crowd: La empresa y la inteligencia de las multitudes
Descárgatelo

Elecciones USA 2012: Los 12 factores decisivos
¿Qué se dice de este libro?
Comprar (versión ePub)

La política vigilada
¿Qué se dice de este libro?
Comprar (versión papel/ versión ePub)

32 Tendencias 2010-2020
¿Qué se dice de este libro?
Descárgatelo

32 Tendencias 2010-2020
¿Qué se dice de este libro?
Descárgatelo

Micropolítica
¿Qué se dice de este libro?
Descárgatelo

Lecciones de Brawn GP
¿Qué se dice de este libro?

Políticas
¿Qué se dice de este libro?
Descárgatelo
Cómpralo
Otros libros y documentos:





Descárgatelo


Descárgatelo



Slideshare




Miembro de:


ADECEC


ACOP


ACCIEP


DIRCOM


EAPC


AAPC


AAPC


“La diferencia esencial entre emoción y razón es que la emoción lleva a la acción, mientras que la razón lleva a conclusiones.”
Donald Calne

RSS Focus Press

RSS Re(d)pública

Búsqueda






Nuestras sesiones:

#viernes13

gutierrez-rubi.es/viernes13

Mi proyecto compartido con Juan Freire:

LABO

Laboratorio de Tendencias
en Tumblr

Mi proyecto compartido
con Jaume Bellmunt:

Taller
de Política

www.tallerdepolitica.org

Mi proyecto compartido
con Francis Pisani:

Re(d)pública

en Tumblr

Archivos

Suscríbete por correo electrónico:


Delivered by FeedBurner

La marca ‘Obama’

Imprimir Imprimir

Publicado en: El Periódico (4.11.2009) (versión pdf castellano) (versió pdf català)

Obama es una marca global. Un año después de su elección como primer presidente afroamericano de los EEUU, el balance político puede ser discutido, a pesar de sus grandes logros y reconocimientos, igual que la decisión de otorgarle el Premio Nobel de la Paz. Pero lo que resulta incuestionable es el balance positivo de su proyección mediática y de su imagen en el mundo. Estamos ante un fenómeno de la comunicación sin antecedentes comparables. 

Obama ha mejorado la imagen y la valoración de EEUU en el mundo. Según una encuesta de IPSOS-Reuters, realizada en junio, el presidente Obama ha hecho mejorar seis puntos la imagen de su país, en un sondeo realizado en 22 países, en el que un 42% de los consultados expresó una opinión favorable. Hoy, EEUU es más amado que temido. Un nuevo modelo de liderazgo se abre paso: soft power, smart leadership (poder blando, liderazgo inteligente) que convence, seduce y condiciona.

Obama sabe que el poder de su presidencia radica, también, en el poder de su imagen. Y necesita convertirla en un icono permanente de presencia magnética. Consciente de ello, se rodea de los mejores fotógrafos del mundo, como Damon Winter, ganador del Premio Pulitzer por una fotografía épica, donde un Obama empapado bajo un aguacero se dirigía a pronunciar un discurso en un mitin. O Pete Souza, que nos mostraba a Bo, la nueva mascota, correteando con el presidente por la Casa Blanca. Hasta la nueva y reciente fotografía oficial de la familia Obama, realizada por Annie Leibovitz, una de las fotógrafas más reconocidas.

Obama está constantemente bajo el escrutinio público y un desliz puede tener grandes implicaciones, tanto en el interior del país como internacionalmente. Su imagen tiene que ver con su elegancia, con su elocuencia y su comportamiento delante de una cámara. Conoce muy bien la fortaleza de la primera impresión en la configuración de la opinión pública y, por ello, cuida la primera imagen y el primer gesto como si fuera el más importante. Además, su habilidad para el posado ante el flas es extraordinaria y profesional.

La marca Obama también estimula, por sí sola, la economía de EEUU. Como presidente es una figura pública y no existe ninguna restricción intelectual en la legislación norteamericana sobre el uso de su nombre o de su imagen.  Obama bien puede decorar los vistosos cartones de los cereales más populares, a las latas de cola, pasando por todo tipo de bienes de consumo. Ken Strasma, fundador de Strategic Telemetry, una de las empresas de mediación más relevantes, afirma que ningún presidente en la historia de EEUU ha tenido esta capacidad de ventas“. Una muestra: solo en la tienda online Amazon hay más de 1.700 productos de merchandising con el nombre Obama. Sus ventas son equiparables a  las grandes marcas de moda.

Obama pretende, además, estar asociado a las marcas de la sociedad digital instauradas en la costa oeste americana: Google, Facebook, Apple, MySpace, Microsoft… y a la industria de Hollywood. Y para todas estas marcas, Obama es símbolo de modernidad y de cultura global. Les interesa, a ambos, esta asociación permanente. La mezcla de liderazgo icónico, tecnologías de la comunicación, conocimiento redistribuido en las redes sociales y entretenimiento audiovisual puede ser la fórmula de EEUU para un nuevo periodo de afirmación como potencia mundial. El prestigioso estudio anual Brand Momentum, que analiza 3.500 marcas de las 12 principales economías del mundo, ya dijo, en el 2008 que Obama superaba a Google y a iPhone por su reputación.

La oposición republicana a Obama empieza a encontrar el antídoto. Primero, se debe destruir su rostro embaucador, su encantadora sonrisa. La proliferación de diseños y retoques gráficos de su cara que nos la presentan como la de Mao, Guevara, Hitler, o como la del malísimo Jocker, es un ejemplo. No todos estos rediseños han sido concebidos desde la política, pero su difusión masiva a través de Internet y de los medios tradicionales sí que forma parte de una estrategia de descrédito icónico. 

Segundo, hay que degradar sus valores. La ofensiva de la poderosa cadena Fox, que lo presenta como un mentiroso y peligroso líder, forma parte de una guerra sin cuartel en la que la infamia y la manipulación son aceptables si consiguen agrietar su valoración pública. La arriesgada respuesta defensiva de retirar la acreditación a la Casa Blanca de los reporteros de esta cadena puede alimentar el veneno de los más radicales.

Tercero, se deben romper sus atributos presidenciales. Hay que insultarle, cuando no amenazarle directamente, perderle el respeto, y atacarle sin piedad. El odio contra Obama se expande rápido por las redes sociales en EEUU. La alianza progresista que le llevó a ser el más valorado entre los jóvenes, las mujeres, los profesionales y los habitantes de las ciudades de más de 500.000 habitantes, puede ser demasiado cándida y confiada ante la persistencia organizada de los que alimentan ese odio. Obama está atrapado en la vieja guerra exterior de Afganistán y en la nueva interior que le plantea la ultraderecha. En ambas, su presidencia y su marca están en juego.

Enlaces de interés:
Obama Inauguration Remix
Fuente: Vimeo (20.01.2009)

Tweet about this on TwitterShare on Facebook3Share on Google+0

Artículos relacionados:
  • Maratón de Comunicación (Lecciones Obama)
  • ZW 303. Seminario ‘Marca Ciutat’
  • Entrevista en la revista TIME: El valor de la roja
  • Sobre la marca de la Comunidad Valenciana

  • Etiquetas:


    Comentarios en Wordpress

    Trackback de Antoni Gutiérrez
    Fecha: noviembre 4, 2009, 10:05 am

    Artículo que me publica hoy El Periódico con el título La marca Obama: http://tinyurl.com/yf5am7o

    Trackback de Política Digital
    Fecha: noviembre 4, 2009, 10:12 am

    Artículo que me publica hoy El Periódico con el título La marca Obama: http://tinyurl.com/yf5am7o (via @antonigr)

    Pingback de Antoni Gutiérrez-Rubí » Obama: Un año de cambios. Recopilación de análisis y pistas sobre el cambio político en USA
    Fecha: noviembre 4, 2009, 10:12 am

    […] En los últimos meses se han escrito también distintos posts sobre la figura del presidente, su estilo, las iniciativas impulsadas, etc. Hoy mismo publico en El Periódico un artículo de opinión con el título La marca ‘Obama’. Y, a continuación, agrupo algunos de estos posts que referenciaba según los temas que tratan: […]

    Trackback de Xavier Peytibi
    Fecha: noviembre 4, 2009, 10:16 am

    RT @antonigr Artículo que me publica hoy El Periódico con el título La marca Obama: http://tinyurl.com/yf5am7o

    Trackback de NachoMartínGranados
    Fecha: noviembre 4, 2009, 10:20 am

    Frenética actividad de Toni ésta mañana RT @antonigr Un año de Obama http://tinyurl.com/yflz2n4 y La marca Obama: http://tinyurl.com/yf5am7o

    Trackback de Jordi Garcia 
    Fecha: noviembre 4, 2009, 12:14 pm

    La marca ‘Obama’ http://ff.im/-aY1fG

    Trackback de Aleix Cuberes i Diaz
    Fecha: noviembre 4, 2009, 12:18 pm

    RT @jordigarcia: La marca ‘Obama’ http://ff.im/-aY1fG per @antonigr

    Trackback de Oriol Lladó
    Fecha: noviembre 4, 2009, 12:44 pm

    RT @tobyzieglerwh @jordigarcia: La marca ‘Obama’ http://ff.im/-aY1fG per @antonigr

    Trackback de Violeta Aguilera
    Fecha: noviembre 4, 2009, 1:10 pm

    RT @jordigarcia: La marca ‘Obama’ http://ff.im/-aY1fG

    Trackback de Cristina Miquel
    Fecha: noviembre 4, 2009, 5:06 pm

    Marca obama http://tinyurl.com/yf5am7o

    Pingback de Twitter Trackbacks for Antoni Gutiérrez-Rubí » La marca ‘Obama’ [gutierrez-rubi.es] on Topsy.com
    Fecha: noviembre 4, 2009, 9:33 pm

    […] Antoni Gutiérrez-Rubí » La marca ‘Obama’ http://www.gutierrez-rubi.es/2009/11/04/la-marca-obama – view page – cached Antoni Gutiérrez-Rubí – Artículos y reflexiones […]

    Trackback de Dani Gàmez
    Fecha: noviembre 4, 2009, 10:14 pm

    La marca Obama d'@antonigr http://bit.ly/XKhg0

    Comentario de Cristina Aced
    Fecha: noviembre 6, 2009, 11:02 am

    Gracias por la mención, Antoni. interesante artículo.

    Pingback de Antoni Gutiérrez-Rubí » Las mil caras de Obama
    Fecha: noviembre 17, 2009, 4:46 pm

    […] Artículos relacionados: La marca ‘Obama’ Fuente: El Periódico (04.11.2009) […]

    Pingback de Antoni Gutiérrez-Rubí » El mundo de Romney
    Fecha: agosto 3, 2012, 8:30 am

    […] al despropósito, Obama ofrece una versión del soft power (poder inteligente) combinado con dosis de dureza (Guantánamo y acabar con Osama Bin Laden) y […]

    Pingback de Antoni Gutiérrez-Rubí » Rajoy entre Margallo y Morenés
    Fecha: agosto 11, 2013, 12:38 pm

    […] tiene predicamento en nuestro entorno. Más que la neurona, lamentablemente. Lo nuestro no es el soft power. Es el poder duro, pero sin poder […]

    Escribe un comentario