Los cómicos y la política

Publicado en: Público (22.08.2009) (versión pdf)

Algunas situaciones de la política formal dan risa, pero lo cierto es que no hacen ninguna gracia cuando se piensa detenidamente en la gravedad y la relevancia de los temas a los que deben enfrentarse nuestros representantes. La hilaridad que nos producen determinadas declaraciones o actuaciones de la política convencional es una reacción que, al madurarla, nos lleva a la indiferencia, a la compasión o al enojo profundo. Una mezcla de vergüenza (ajena) e incredulidad nos envuelve y contribuye al clima de desencanto, hastío y cansancio creciente hacia la política formal.

Incluso, a veces, nos molestan sus risas: “¿De qué se ríen?”, nos preguntamos, exigentes, reclamando en su contención emocional una prueba de mayor compromiso o seriedad en su responsabilidad. No hay nada peor para un político que una risa fuera de lugar. Muchos ciudadanos pueden pensar, equivocada o legítimamente, que se están riendo de ellos.

Desde esta perspectiva, se comprende la mayor receptividad pública ante nuevas propuestas -provocativas, irreverentes, imaginativas- que surgen de la mano de “nuevos” políticos, que aportan puntos de vista distintos y soluciones a los problemas con un marcado estilo personal. Actores, cómicos, presentadores… en definitiva, personajes famosos que, aprovechando su popularidad mediática, se atreven a dar el salto al ruedo político con más o menos fortuna pero, en ningún caso, sin pasar inadvertidos. El espectáculo está servido y la ciudadanía parece querer mandar un claro mensaje a la clase política: seguro que los cómicos no lo harán peor que muchos de ellos y puestos a rebelarse, mejor con una sonrisa. Son muchos los que sienten un placer oculto y mal disimulado ante la posibilidad de “reírse” abiertamente de la política -y de los políticos- con propuestas transgresoras. Es una manera clara de decir: ¡basta ya!

El cómico francés Colouche abrió el camino y, con su cara pintada de payaso, se presentó a las elecciones presidenciales en 1981, con una provocativa campaña: “¡Que suerte tienen los pobres de vivir en un país tan rico!”. En España, años más tarde, la presentadora de televisión Eva Hache, coincidiendo con el lanzamiento de su nueva temporada en antena en 2007, anunció a bombo y platillo su intención de presentarse a las elecciones generales con el objetivo de desembarcar “a lo bestia” en la vida política española. Su estrategia -televisiva y mediática- introdujo un nuevo elemento de reflexión política. Hache mostró un fondo de provocación irreverente e irónica en el reto planteado que conectó muy bien con el desencanto existente y dejó en evidencia la necesidad de remover, agitar y subvertir los escenarios previsibles dentro de la política española. La diversión sirvió de gancho a la audiencia, pero no fue un salto al vacío. Hay un caldo que empieza a hervir.

En Estados Unidos, ese mismo año, el cómico Stephen Colbert anunciaba su intención de emprender la carrera a la Casa Blanca poniendo nervioso a más de uno. Su personaje televisivo parodiaba con inteligencia a los conservadores más rancios y extremistas. Jugó al ver sus expectativas (que rozaron el 13%) pero finalmente desistió después de lograr una cierta notoriedad. Quien sí lo ha conseguido, ha sido otro cómico, el senador Al Franken, que se hacía con el escaño decisivo que da la mayoría absoluta a los demócratas en el Senado, a finales del pasado mes de junio, tras varios meses de batallas legales.

En Italia, hoy, el humorista Beppe Grillo es un adversario mediático a temer y a considerar ya que, con sus iniciativas provocadoras, algunas directamente en contra de los políticos, zarandea a toda la clase política y se convierte en todo un fenómeno en la Red, que gana cada día más seguidores. Una auténtica pesadilla para la política establecida. A los que le censuran la crítica mofa, les responde orgulloso que más risa (o pena) dan algunos de los políticos que tenemos. Y no le falta razón, lamentablemente. Recientemente, anunciaba su intención de afiliarse al Partido Demócrata (PD) e inscribirse a las elecciones primarias de la formación resultante de la fusión entre los poscomunistas de Demócratas de Izquierda y los centristas de La Margarita. Heredero de la tradición bufa de Darío Fo (dramaturgo y Premio Nobel de Literatura, que afirma que “el teatro tiene que provocar al espectador. Es, también, política. Es la conciencia política del ser.” ), Grillo quiere ofrecer “una alternativa a la nada”. Ambos pretenden saltar del escenario al hemiciclo. Y ya son muchos los que les aplauden con un sonrisa.

Si les parece de guasa, piensen en Berlusconi. El mismo que censuró el trabajo para la televisión estatal italiana de la conocida cómica Sabina Guzzanti, autora también del documental “¡Viva Zapatero!”. Tras la primera emisión de dicho programa, éste despareció de la programación por “su vulgaridad” y por “insultar al Gobierno“. Guzzanti ha sido comparada en varias ocasiones con el director Michael Moore y se ha convertido en un claro ejemplo de que en Italia las críticas, a pesar del humor, se pagan, y caro.

El humor irreverente, la crítica ácida, la sátira mordaz… han estado siempre vinculados a la política y a los políticos. Éstos han sido fuente de inspiración conectando con un sentimiento de desprecio y despecho en el que se refugian muchos ciudadanos descontentos o ignorados. La novedad radica cuando los cómicos cambian de escenario y ven en la política una nueva oportunidad de comunicación, con nuevos registros y contenidos transgresores. Muchos espectadores, en su condición de electores, creen que la única revolución posible es la de los cómicos. Algo se mueve en el escenario y la platea empieza a dar sentido a la orwelliana “Rebelión en la granja”.

Artículos de interés:
Un humorista para animar la campaña alemana
Fuente: El Mundo (21.08.2009)

El manejo del humor en política
Fuente: Boletín El Molinillo de ACOP (mayo 2010)

El partido de un humorista se hace con la alcaldía de Reikiavik
Fuente: Público (30.05.2010)

– Foam bear nominated for Latvian parliamentary elections (07.09.2010)

La antipolítica crece en Italia (El País, 29.04.2012)

Etiquetas: , , ,

Comentarios sobre: Los cómicos y la política

  1. Tot el que dius em recorda (a un altre nivell) a l’Ariel Santamaria, “l’Elvis” de Reus… En aquest cas, almenys, considero que val més votar en blanc que no a ell. Molta gent pensa que la política és un show de persones que no treballen i s’embutxaquen calers, i aquest senyor serveix per dir “veus com són els polítics!”. I la segona “utilitat” que li donen és “votem-lo que em fa gràcia”. Vot de càstig? No ho crec, més aviat penso que és un vot a favor de la ignorància. En concret, 1800 vots. Això és no saber de què va la política, i no saber que amb els teus impostos estàs fent que aquest senyor sigui regidor de l’ajuntament de Reus… No dic que tots els casos siguin iguals, almenys aquest a mi em sembla penós: http://www.elpais.com/yoperiodista/articulo/Periodista/Espana_Tarragona/friki/politica/Reus/Tarragona/Elvis/vivo/concejal/Ayuntamiento/Reus/elpepuyop/20070530elpyop_1/Tes

    M’ha agradat el teu article, i mira si m’ha agradat, que avui he escrit la bíblia en vers!! Un petó!

  2. Importante reflexión Antoni, aunque hay veces me pregunto sobre si los políticos hacen esto inconscientemente o conscientes….. anoche estuve zappeando por la tele y en telecinco, en el horario de más audiencia y seguramente con la mayor audiencia se revolcaban en el lodo los famosos del corazón….. aprendí desde mi infancia que la religión era el opio de los pueblos, creo que los políticos han aprendido de la iglesia y de toda la fauna del corazón, que siendo mediáticos, aunque sea sacando lo más absurdo de sus facetas, también hacen política, tal como lo hacen los mediáticos presidente de Francia e Italia… mi última reflexión: qué hacemos? nos compadecemos de nosotros mismos por toda esta droga o hacemos algo para cambiar esa situación?

  3. La verdad es que el tema a mi me “encabrona” bastante. Por una parte, creo que los cómicos están haciendo un flaco favor, se plantea una crítica -con toda la razón, eso es cierto- que genera mayor desafección en la ciudadanía, sin que se presente una alternativa sólida ¿quién gana al final? yo creo que la derecha (existe la sensación de que sus electores son menos exquisitos que los de la izquierda). Por otra parte, los partidos lejos de tomar nota de esta crítica y de su eco en la audiencia/electores, se enrocan en posiciones que no les benefician en absoluto.

    Otro ejemplo más local: en Torrelodones (municipio cercano a la sierra madrileña gobernado por el PP), se coló como segunda fuerza política un “partido independiente” cuyo único valor era que llevaba en sus listas a uno de los componentes de Gomaespuma y a Toni Cantó, nada más. El PP sigue gobernando tranquilamente, los otros partidos locales no han hecho reflexión sobre esta entrada, y ellos -estando como está el municipio, que se encuentra en el ojo del huracán de toda la escandalera de la Comunidad- no han abierto la boca.

    El tema da para una reflexión profunda, la verdad….pero a modo de conclusión, te diré que aunque el asunto no me mola, pones el dedo en la llaga.

    Un saludo!!!!

  4. Sí que cal despertar-nos, però hi ha gent que es quedarà adormida per sempre (políticament parlant). No sé com es podria fer perquè molts estiguessin convençuts del que és una política que busca avançar per la societat i treballar amb i per ella.
    Però no, 1800 persones poden votar aquests personatges (Ariel) segons diuen “pel seu programa electoral”, mentre riuen. És un riure de… vale, voto un friki, però m’encantaria que de les fonts sortís vi a les festes majors (un dels seus punts del programa).

  5. Pingback: Ricard Espelt
  6. Pingback: trinamilan
  7. Lo que está claro es que muchos políticos se han ganado a pulso que los cómicos les utilicen como conejillos de indias. La lástima es que la mayoría de veces que se rie un político no parece ser una risa sana y sincera, sino cargada de intereses e inquinas. Debería ser obligatorio aprender a reirse de uno mismo, para, después poder reirse de los demás de forma transparente y franca. Pero para eso se necesita una buena dosis de humildad, algo de lo que carecen muchos políticos.

  8. Sobre el “de qué se rien” algunos políticos, creo que tiene mucho que ver con su imposibilidad para la empatía. Si algunos de ellos (porque no creo que todos sean iguales, tengo que decir que milito en una organización política) saliesen más a la calle, verían que no hay motivo de risa en ir a una guerra, en estar pasando una de las mayores crisis económicas, o en estar acusado de corrupto…

  9. Pingback: AlvareZval
  10. Ahir mateix vaig estar parlant amb l’ex tinent d’alcalde de Sant Pere de Ribes. Una conversa informal sobre l’estat actual de la població. Està cansat del seu ex líder, només fa política de “despatx” i té molt difícil tornar a seure a la butaca del batlle. El consistori està molt degradat per dins i està ple d’interessos que fan molt de mal a la política. Tampoc hi ajuda el sou. El senyor Blanco, alcalde Ribes, cobra com a alcalde, com a president del Consell Comarcal i de la Mancomunitat. Ser un dràcula d’aquestes característiques no és gens bo. I els partits frikis només reflecteixen la manca de capacitat dels partits “seriosos”. Cal una reflexió profunda per tornar a la política la imatge que tenia fa uns anys.

  11. Pingback: AlvareZval
  12. Pingback: tic616
  13. Pingback: tonapou
  14. Antoni, buen artículo, del tipo de artículos que me gustan, los que hacen reflexionar…

    Pienso que los políticos deberían volver a ser más humildes, a ser mucho más cercanos a la gente, a escuchar más a la sociedad…

    Es difícil y no hay una solución (o yo no la conozco).

    Especialmente en el ámbito de la política local donde se pueden ‘colar’ gente con pocas ganas de hacer política y, en cambio, muchas ganas de enriquecerse.

    Para llevar las finanzas de una empresa (por poner un ejemplo) te piden formación y experiencia, en cambio, un político puede llevar las finanzas de un ayto sin ningún conocimiento (ni experiencia).

    Quizá sí que hay una solución… o un camino (más que una solución): la aplicación de las TIC en el ámbito de la política.

    Un ejemplo lo tenemos con la iniciativa Usnow-Nuestra Causa.

  15. Pingback: Marc Garriga
  16. Antoni i resta de “comentaristes”. T’ho deia al facebook dissabte : l’article està be pel teu coneixement de les diferents situacions que es viuen als països en qüestió però sabeu que passa ? que estic una mica fart de que a tots els polítics ens fiquin en el mateix sac. Hi ha molta més gent honesta que xorissos, molta gent que estem en política estem per vocació, podent-nos guanyar millor la vida en el sector privat o perdent pistonada els que, molts, han de combinar, sobretot en l’àmbit local, la dedicació política a la seva font d’ingressos. Amb alguns comentaris, per exemple MarcG, hi ha o mala llet o desconeixement de la major part de la realitat. És clar que aquesta no interessa als mass media, perquè no dona morbo, i perquè no dir-ho, perquè estigmatitzar la política porta al desinterès i la frustació, l’abstenció i, per tant, el domini dels partits majoritaris que mantenen els mateixos mass media i així es manté aquest cercle viciós (i mai millor dit). Et felicito però Antoni per la teva fina intel.ligència i saber pel que fa a la comunicació en l’àmbit polític. En el meu cas intentaré seguir els teus consells perquè jo he passat de ser un directiu de l’àmbit de la logíctica en una multinacional a ser regidor a una ciutat de 70 mil habitants sense fer cap màster, i em demanen que planti cara a un polític de 1a línia ! porto 5 anys “dedicat ” a la política (ho sento !) i és emocionant però per guanyar-t’hi la vida has de fer tantes feines diferents que no se si realment val la pena… perdoneu per la meva autoteràpia !!

  17. Pingback: Roger Michelena
  18. Xavier,

    Perdona si t’he ofès.

    És evident que en el món de la política, especialment en el món de la política local, està ple de gent que hi posa moltes ganes, hi dedica molt temps i esforç a millorar la nostra societat.

    Jo en tinc alguns exemples familiars.

    Però també és cert que hi ha alguns casos que no tenen intencions tant bones, per dir-ho d’alguna manera.

    És cert que posar a tots els polítics en el mateix sac no és una bona acció, de fet, no era la meva intenció, en el comentari dic que es poden ‘colar’ gent amb intencions d’enriquir-se, és a dir, no tothom és així.

    Respecte al tema de la formació, aquest article del Ministerio de Política Territorial il·lustra molt bé el que vaig comentar en l’anterior comentari.

    Com ho veus tú aquesta tema de la formació?

  19. Pingback: Antoni Gutiérrez
  20. Pingback: Piulejant
  21. Pingback: Rafa Laza
  22. Pingback: Antoni Gutiérrez
  23. Pingback: RSC y Sost Digital
  24. Pingback: Rafa Laza
  25. Pingback: Antoni Gutiérrez
  26. Pingback: Juan Carlos Gómez
  27. Pingback: Miquel Barna
  28. Pingback: Antoni Gutiérrez
  29. Pingback: David Martínez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *