NY: La capital del cambio climático

Publicado en: NY Al Día (Artículo 8, 22.09.2009)

En el año 2012, el protocolo de Kioto sobre el cambio climático llegará a su fin. El protocolo de Kioto, firmado por 184 países, es un acuerdo internacional que tiene por objetivo reducir las emisiones de seis gases provocadores del calentamiento global. Estados Unidos lo firmó pero nunca lo ratificó, llegándose a retirar en 2001 porque consideraba que la aplicación del Protocolo es ineficiente e injusta al involucrar sólo a los países industrializados y no a otros en proceso de industrialización como China y la India.

Este año, en la cumbre de la ONU que se celebrará del 7 al 18 de diciembre en Copenhague, se espera llegar a un acuerdo total entre todos los países para reducir las emisiones de gases que producen el efecto invernadero responsable del cambio climático. Es difícil llegar a acuerdos,  y es por eso que en todo el mundo se celebran cumbres internacionales preparatorias para debatir y llegar a un consenso sobre el tema.

El próximo 22 de septiembre, Nueva York será la capital mundial del cambio climático,  con la celebración de una cumbre sobre el clima en Nueva York como forma de impulso político para lograr un acuerdo global. La presencia de Barack Obama y de muchos líderes mundiales quiere hacer que esta cumbre sea recordada por su éxito en la resolución del debate.
Esta semana también se ha declarado en la ciudad como semana del cambio climático, con actividades culturales, talleres, seminarios y contará con el apoyo de organizaciones no gubernamentales, artistas, instituciones privadas y académicas. Nueva York será la capital de la lucha contra el cambio climático.

Es especialmente desde Europa desde donde se hace hincapié en la necesidad de un acuerdo para la reducción de gases, ya que sin la firma de Estados Unidos, que con apenas el 4% de la población mundial, consume alrededor del 25% de la energía fósil y es el mayor emisor de gases contaminantes del mundo, el nuevo protocolo no tendrá sentido. La nueva Administración Obama parece más abierta acuerdos multilaterales en defensa, economía y, también, en medio ambiente. Hay una nueva esperanza.

La proyección de las consecuencias del calentamiento global es una de las tareas más difíciles del los investigadores climáticos de todo el mundo. Primeramente, porque los procesos naturales que provocan las precipitaciones, tormentas, la subida del nivel del mar y otros efectos esperados del calentamiento global dependen de muchos factores diferentes. En segundo lugar, porque es difícil proyectar la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero en las décadas venideras. Sin embargo, muchos de los efectos del calentamiento global están bien documentados y las observaciones de la vida real coinciden con las proyecciones más tempranas. Lo que es difícil es predecir el impacto preciso. Si no se actúa, hacia mediados de siglo nos podríamos encontrar a unos 200 millones de “refugiados climáticos” -gente forzada a abandonar sus hogares por sequías, tormentas, y hambre. Y con un planeta insostenible ecológicamente, que es lo mismo que imposible económica y socialmente. Hay que actuar ya. No hay excusas y sí muchas buenas razones.

Etiquetas: ,

Comentarios sobre: NY: La capital del cambio climático

  1. Pingback: Antoni Gutiérrez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *