Feijóo: la sombra de Rajoy

PIE DE FOTO ELECTORAL (11)

La “Alegoría de la Caverna” es una explicación metafórica, realizada por el filósofo griego Platón al principio del VII libro de La República, sobre las formas del conocimiento. En ella, Platón explica su teoría de los dos mundos: el mundo sensible (conocimiento a través de los sentidos) y el mundo inteligible (conocimiento a través de la razón). En este Mito, Platón nos presenta las sombras como la interacción entre ambos mundos, como indicadores de la realidad, a través del recuerdo de la misma. La sombra, entre lo real y lo ficticio, entre el ser y el no ser. Es la realidad de lo intangible, de la luz y de su ausencia.

El origen del Teatro de Sombras se remonta a los tiempos del hombre prehistórico, cuando este hacía sombras con sus manos y su cuerpo frente al fuego de las cavernas. Pero es en India, Indonesia y en China donde florece y crece hasta llegar a todas las culturas. Es el teatro de los mitos y los arquetipos. De los dioses y de los seres humanos. Es el escenario de lo moral y su narración como configuración de valores. Es el mundo de la oralidad y de la luz. La sombra representa en casi todas las culturas el alma como ente separable del cuerpo y capaz de sobrevivirlo. Representa la fuerza oculta o espiritual de las cosas, su aura.

Las sombras en la fotografía agregan aspecto y significado a las imágenes. Con ellas se pueden destacar las emociones o crear metáforas poderosas. No es nada fácil retratar sombras, tampoco buscarlas. Cabalar, fotógrafo de EFE,  consigue una obra de arte: un fondo difuminado de la campaña electoral, con la silueta de al actual presidente de la Xunta y candidato a la reelección por el PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, actúa como sombra china del presidente del Gobierno y del Partido Popular, Mariano Rajoy. El efecto tiene una gran fuerza narrativa, y potencia la idea de que las elecciones gallegas valen doble: Si gana, Feijóo se convertirá –de facto- en el líder político mejor situado para suceder a Rajoy. Será su sombra. Ya levanta el pulgar de la victoria.

En el discurso político y en los medios de comunicación el uso recurrente de las sombras es muy socorrido. El tirular de esta misma semana en EL PAÍS: “La sombra de Boris Johnson deja al primer ministro Cameron en tinieblas” (09.10.12) es un ejemplo diáfano de esta práctica. Y también en estos días se habla de sombras para referirse, por ejemplo, a que “Feijóo ‘camufló’ sus cuentas para reducir el déficit en 2010“.

La fotografía política tiene, también en las sombras, un gran desafío. Es fácil hacer desaparecer una figura, incluso sustituirla, manipularla o “transportarla”, como hemos visto en la historia de la fotografía política, pero las sombras, ¡ay las sombras!, juegan malas pasadas. No son fáciles de borrar, y –paradójicamente- su ausencia crea incertidumbre sobre la autenticidad de la realidad fotografiada.

En la imagen, además, la composición crea una atmósfera de diálogo político entre ambos dirigentes muy sugerente. Dos gallegos, frente a frente. Uno que esconde las siglas del PP en su campaña y otro que no puede hacerlo. Rajoy está multiplicando su presencia en las elecciones gallegas y vascas. No tiene escapatoria. La sombra alargada de la desconfianza política se cierne sobre él. Luces y sombras electorales. Veremos cómo quedan los contrastes en día 21-O. Ya lo decía el poeta Rabindranath Tagore: “Tu no ves lo que eres, sino su sombra”.

(Fotografía ©EFECabalar)

Publicado en: El País (14.10.2012) (blog ‘Micropolítica‘)

Etiquetas: , , , , ,

Comentarios sobre: Feijóo: la sombra de Rajoy

  1. Pingback: Pedro
  2. Pingback: Antoni Gutiérrez
  3. Pingback: Antoni Gutiérrez
  4. Pingback: Jose Montoya 
  5. Pingback: Antoni Gutiérrez
  6. Pingback: Ricardo Martinez
  7. Pingback: Ricardo Martinez
  8. Pingback: Xavier Picamal
  9. Pingback: Elena Guevara
  10. Pingback: Miquel_Pueyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *