Realidad sólida, política gaseosa, democracia líquida

Publicado en: Yorokobu (revista nº39 Abril 2013) (artículo en pdf)

Las voces que descalifican, de raíz, la irrupción de nuevas energías democráticas que emergen entre los contornos y las periferias de las instituciones van ganando peso y audiencia entre los escépticos y los exquisitos. Lo inmaduro o confuso de muchas de estas nuevas expresiones socializadoras, que crecen especialmente en ecosistemas digitales, es el principal argumento para cuestionar su legitimidad y capacidad representativa. Los límites (y ciertamente no pocos riesgos) de lo imperfecto son la razón que alimenta y ofrece tentadoras y dóciles coartadas a los que prefieren el tópico a la duda, o a la crítica.

Los que prefieren los tópicos a los argumentos, prefieren el discurso al diálogo. Con los primeros, es fácil: se trata de repetirlos, como mantra y axioma; y no requieren de la conversación, ya que no pueden adaptarse o cambiarse en función de la interlocución. Con los argumentos sucede todo lo contrario: necesitan reelaboración constante y, precisamente, su adecuación al diálogo y a los argumentos de los demás para exprimir –con nuevas formulaciones y soluciones– nuevas elaboraciones. Los tópicos no aceptan, ni toleran, las dudas. Los argumentos, sí. La duda y la crítica son el nutriente del argumento y su levadura. El tópico renuncia a cambiar, solo sabe imponerse.

La exigencia de pureza (absoluta), coherencia (total) (y legitimidad (perfecta) a lo nuevo no es más que el fácil y cómodo camino para dejar de cuestionarnos la realidad y sus limitaciones. Es grotesco, y revelador, que las mismas voces que aceptan –o toleran con grados diversos de complacencia– nuestra imperfecta democracia representativa, por ejemplo, se alcen como nuevos sacerdotes democráticos que nos advierten de la plaga digital, contra las expresiones de nuevo formato, concepto y cultura. Sí, la ciberutopía no es (seguramente) la solución, pero no nos aleja de ella (o de ellas) sino que nos acerca.

Una de las críticas más severas es la incapacidad de la ciberutopía de articular un sistema organizado de representación legitimada y de consensos operacionales. Nada más lejos de la realidad. La respuesta organizativa y efectiva del activismo digital y su articulación (en redes sociales e informales) son parte de la construcción de nuevos sistemas sobre nuevos valores, y nuevas autoridades. Nadie  sensato, desde la corporación pública  o privada, cuestiona la capacidad inteligente de las multitudes conectadas para superar el tiempo amorfo de las sumisas masas alineadas. Hoy, lo que articula poder y valor ya no es simplemente la posición, la proporción o la media.  La relación, la diversidad y la divergencia (que tan fácilmente se pueden expresar en territorios online) aportan, al espacio social y público, nuevas expresiones en la construcción de lo colectivo, es decir, de lo democrático.

De nuevo, el enfrentamiento entre lo viejo y lo nuevo (lo analógico y lo digital) es la parte epidérmica de un combate mucho más de fondo entre conservadores y renovadores de nuestra cultura democrática. La política formal se está evaporando, incapaz de controlar, someter y dirigir una realidad económica que ha solidificado sus relaciones de poder –con sus profundas desigualdades– a nivel global. Frente a la inanición política formal, se alza una renovada acción democrática y cívica, de carácter glocal y digital. Multitudes frente a masas.

La democracia líquida no me parece, necesariamente, mejor. Pero la política formal evanescente y gaseosa, con sus profetas del tópico y la verdad revelada, no puede dar ya más lecciones de las justas. Más respeto y más humildad. En palabras de Antonio Lafuente, en La promesa de la desorganización: «Fomentemos la discrepancia sin cuartel. Explicitemos los riesgos inherentes a cada simplificación. Hagamos filosofía de garaje, practiquemos la cultura hacker, despleguemos la imaginación crítica, valoremos el aura de lo colateral, apreciemos el colorido de lo criollo».

No se trata de utópicas primaveras efímeras, tan cíclicas como pasajeras, sino de cultivar nuevas semillas democráticas. Estamos sembrando, abonando y limpiando. Ya vendrá el tiempo de la cosecha.

Etiquetas: , , ,

Comentarios sobre: Realidad sólida, política gaseosa, democracia líquida

  1. Pingback: CRITERIABLOG
  2. Pingback: Paula Colantonio
  3. Pingback: éxipol
  4. Pingback: Antoni Gutiérrez
  5. Pingback: Xavier Picamal
  6. Pingback: Antoni Gutiérrez
  7. Pingback: Víctor Arrogante
  8. Pingback: Agustín Baeza
  9. Pingback: ®ClicFox
  10. Pingback: Víctor Arrogante
  11. Pingback: David Marzal ✉
  12. Pingback: carlos sanabria
  13. Pingback: Amos Barcelona
  14. Pingback: Fran Carrillo
  15. Pingback: ACOP
  16. Pingback: Cris
  17. Pingback: Pepe Reig Cruañes
  18. Pingback: Bego Iturgaitz
  19. Pingback: Mar Verdejo
  20. Pingback: Martín Pérez
  21. Pingback: daniel inglada
  22. Pingback: Gobernabilidad Bol
  23. Pingback: Alain Muñoz
  24. Pingback: Fernando Mayorga
  25. Pingback: Eduardo Escobés
  26. Pingback: Marta de Blas
  27. Pingback: Antoni Gutiérrez
  28. Pingback: Cris Gonzalez
  29. Pingback: Antoni Gutiérrez
  30. Pingback: Ciro Negrín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *