8 argumentos para impulsar smart cities

Publicado el: 25.09.2013

«Salvar la ciudad, salvar el marco de existencia cabalmente humana
de la subordinación a intereses particulares,
posibilitando así que todo ciudadano pudiera sentirse concernido
por aquello que sólo la comunidad política posibilita,
en primer lugar las actividades del espíritu.»

 

Víctor Gómez Pin, Salvar a la ciudad (El País, 24.08.2013)

La cultura bottom-up. Las herramientas por las que fluyen datos cobran sentido en el momento en que son útiles a las personas que las utilizan. Las smart cities deben constituirse gracias a la contribución de los smart citizens. Esta mirada a la tecnología como una capa instrumental para la ciudadanía en red es central. Gobiernos de todo el mundo se esfuerzan en identificar tecnologías y modelos que permitan ser implantados en sus ciudades. Frecuentemente, el esfuerzo para desarrollar a toda velocidad un proyecto de ‘Ciudad inteligente’ debilita el arraigo con los propios implicados: los ciudadanos. El despliegue tecnológico se realiza de forma vertical por parte de gobiernos y grandes corporaciones y su significación en el día a día del ciudadano es, a menudo, lejana. Los proyectos deben concebirse a través de los focos de innovación existentes en los territorios para desarrollar estrategias bottom-up. En esta óptica, es imprescindible que la tecnología actúe como una capa instrumental que facilite el trabajo en red.

La reconfiguración del papel de la Administración Pública y del Gobierno como plataforma de oportunidades obliga a revisar el rol de los actores y las reglas de juego. El ciudadano se convierte, definitivamente, en el eje principal de la conceptualización estratégica de la acción de gobierno y de la propia narrativa comunicativa.

Biociudad. La ciudad como un ecosistema vivo. Concebir la gestión eficiente de los servicios públicos como una estructura viscosa y adaptable a los movimientos, flujos, tensiones, de la vida en la ciudad. Actuar como un sistema vivo, con pensamiento biológico. Los datos que generan las smart cities permiten aproximaciones menos rígidas, más flexibles y más coordinadas del conjunto de los operadores de servicios (públicos / privados) que actúan en el terreno. Adaptarse a la vida de los ciudadanos, no a la ciudad establecida, sino a la vivida.

Gestión inteligente para recursos escasos y compartidos. Los datos de las smart cities, convenientemente trazados y analizados, nos permiten secuencias temporales, patrones de comportamiento, diseños de redes, estudio de causalidades. Saber, gracias al conocimiento del big data público, cómo van a reaccionar infraestruturas y servicios, según circunstancias o emergencias, implica una gestión anticipada y proactiva de los mismos. Y permite liderar, desde el poder y la competencia pública, las alianzas por lo público. Saber es anticiparse. Anticiparse es gestionar lo escaso, lo compartido, lo finito.

Big Data público. El eje entre ciudadanos, territorios e infraestructuras inteligentes resulta clave para la caracterización de la nueva estrategia y comunicación de la gobernaza. La política crowd se sitúa como plataforma de oportunidades en este nuevo ecosistema. El gran flujo de datos (Big Data), fruto de la interacción en red, cambia la visión sobre los problemas, el alcance de las soluciones y el modelo de gestión de la política. En este marco, los espacios de cocreación e innovación conjunta crecen exponencialmente.

Labs y Socialabs. Una ciudad inteligente puede ser más justa. Y potenciar emprendimientos sociales disruptivos para generar soluciones a las problemáticas asociadas a la pobreza y la desigualdad, por ejemplo, a través de la co-creación y el trabajo en red con los distintos actores de la sociedad.

En la iniciativa Socialab, se identifican los grandes problemas que afectan a las personas con bajos ingresos, para luego generar negocios que los solucionen y que sean sostenibles, para que puedan escalar y llegar a millones de personas, generando bienestar de forma masiva. Integran a los mejores emprendedores sociales en un programa de apoyo que facilita el desarrollo de proyectos con valor compartido y la validación de su impacto. Cada emprendedor recibe espacio de co-work, apoyo comunicacional, redes de contacto y metodología para convertir su proyecto en una empresa social.

Una ciudad inteligente es un entorno fértil, también, para emprendedores sociales, para la innovación tecnológica, para la co-creación de servicios, para la vida pública. Ciudades de labs, socialabs y coworking. Ciudades para la creación, innovación y solidaridad. En este sentido, el desarrollo de APPs en entornos colaborativos y de co-creación es una excelente oportunidad para empoderar a la comunidad en la mejora de la vida en la ciudad.

Nuevas cartografías. ¿Para qué nos van a servir los mapas urbanos sin datos, flujos, sensores de la vida que transcurre sobre ellos? Los datos que podremos cartografiar sobre el tejido urbano, sobre el territorio, nos ofrecerán nuevas pistas de interpretación sobre la orografía de infraestructuras, sus funciones y sus servicios. Una de las grandes oportunidades del smart cities es la creación de capas de información vitales que mejorarán la actuación y la intervención en lo público.

La dificultad para los gobiernos radica, casi siempre, en comprender y aprovechar estos flujos de interacción y captación de datos de manera que sean útiles para la acción política y la gobernanza de las ciudades. En este sentido, enriquecer la lectura visual de los datos incrementará su comprensión por parte de los gobiernos y facilitará la participación de todos los agentes (empresas, organizaciones ciudadanas, emprendedores, etc.) que verán en ellos la posibilidad de mejorar sus intereses. En definitiva, la visualización de los flujos nos aproximará a las ideas y, con ellas, a la innovación fruto del conocimiento compartido.

Nuevos espacios. Para la socialización y la vivencia de la ciudad. La tecnología social disponible en las smart cities va a permitir la recuperación (por identificación y por reconocimiento) de nuevos espacios urbanos para la socialización o la cultura.

Recuperar las azoteas como espacios de comunidad y cultura. Este es el objetivo que persigue el proyecto azoteas culturales: «Las azoteas son espacios que están infrautilizados. Mi abuela me contaba que antes se hacía mucha más vida en ellas, vida de comunidad», explica Jaime Fernández, uno de los integrantes de La Matraka, que promueve la iniciativa. Participan, además de ciudadanos y comunidades de vecinos, instituciones públicas y empresas que abren los tejados de sus edificios a la cultura y a la ciudadanía. La Red de Azoteas Ciudadanas es una experiencia singular, inspiracional, que no sería posible sin una concepión de la tecnología social como base del bien común. Las smart cities no son ciudades más tecnológicas (simplemente) sino más humanas.

Experimentar (comprender) con el Data Art
El Data Art (creaciones a partir de los datos, por ejemplo, de las ciudadades inteligentes) explora lenguajes y visiones de la realidad que inspiran soluciones o aproximaciones diferentes para la gestión de la complejidad. Los artistas nos hacen ver las cosas de manera nueva, no evidente, creativa.

Las ciudadades inteligentes generan un volumen, diversidad y calidad de datos que permiten la incorporación de artistas y disciplinas del dato y la información: desde la infografía al Data Art.
Nuevas visiones = nuevas soluciones.

XIV Encuentro Iberoamericano de Ciudades Digitales 2013
Este texto surge con motivo de mi participación en el XIV Encuentro Iberoamericano de Ciudades Digitales 2013 que tiene lugar los días 25 y 26 de septiembre en el Centro de Exposiciones Eugenio Espejo en Quito.
Este es el programa final actualizado y aquí podéis descargar la aplicación móvil con toda la información asociada al evento (ponentes, el lugar del Encuentro, programa actualizado, acceso a la aplicación de la Plataforma ON de Networking, así­ como seguir el streaming en directo e interactuar con los contenidos en Twitter a través de los hashtags oficiales #ciudadesdigitales2013 y #quitodigital):
Descargar aplicación Oficial Apple Store.
Descargar aplicación Oficial Android Google Play Store.

Este es el documento PPT que acompañará mi intervención:

Enlaces asociados:
‘Por mayoría que tengan, los gobiernos deben ser para todos’ (La Hora, 25.09.2013)
Entrevista en CN PLUS Al Día (CN PLUS Al Día, 25.09.2013)
Ciudades inteligentes, territorios más humanos (Hoy, 26.09.2013)
Documental “Soluciones para el tránsito” (vídeo) Discovery Channel

Otros enlaces de interés:
Google Street View llega a los aeropuertos y a las estaciones de tren y metro (Ticbeat, 26.11.2013)
– Otros enlaces de interés:
Mapa de los cables submarinos del mundo en 2014 (Microsiervos)

Etiquetas: , , ,

Comentarios sobre: 8 argumentos para impulsar smart cities

  1. Pingback: CRITERIABLOG
  2. Pingback: CRITERIABLOG
  3. Pingback: CRITERIABLOG
  4. Pingback: Nacho Meneses
  5. Pingback: Octavio Caraballo
  6. Pingback: MAS Medioambiente
  7. Pingback: MAS Medioambiente
  8. Pingback: MAS Medioambiente
  9. Pingback: Antoni Gutiérrez
  10. Pingback: David Alvarez
  11. Pingback: Antoni Gutiérrez
  12. Pingback: Antoni Gutiérrez
  13. Pingback: Antoni Gutiérrez
  14. Pingback: Antoni Gutiérrez
  15. Pingback: Antoni Gutiérrez
  16. Pingback: Luz Naredo Camino
  17. Pingback: Antonio Cebrián
  18. Pingback: Roberto Ruiz
  19. Pingback: Laia Fauró Gual
  20. Pingback: Antoni Gutiérrez
  21. Pingback: Laura Gómez
  22. Pingback: Yolanda Román
  23. Pingback: J.Domingo Gallego
  24. Pingback: Martín Pérez
  25. Pingback: Raquel R.Otero
  26. Pingback: éxipol
  27. Pingback: Antoni Gutiérrez
  28. Pingback: Pablo S. Chillón
  29. Pingback: Pilar Conesa
  30. Pingback: Ferrovial
  31. Pingback: Alberto García
  32. Pingback: Sabrina Díaz Rato
  33. Pingback: Rosana Patiño
  34. Pingback: PARRILLA ARGENTINA
  35. Pingback: Antoni Gutiérrez
  36. Pingback: xavier izquierdo
  37. Pingback: Mireia Castelló
  38. Pingback: Marta Torner
  39. Pingback: Jose Luis
  40. Pingback: Antonio Ruiz
  41. Pingback: J.P. Aulet
  42. Pingback: dario basile
  43. Pingback: PABLO PONCE
  44. Pingback: Alejandro Tiana
  45. Pingback: Laura Vilchez
  46. Pingback: Antoni Gutiérrez
  47. Pingback: Mauricio Bertero
  48. Pingback: Antoni Gutiérrez
  49. Pingback: melvin leonel P
  50. Pingback: Txus Cruz
  51. Pingback: Espacio Coperfield
  52. Pingback: Xarxa IP
  53. Pingback: Pablo Sopena
  54. Pingback: Andreu Villanueva
  55. Pingback: SmartCities LAB
  56. Pingback: Toda la Politica
  57. Pingback: Hackem Community
  58. Pingback: Juan Cancino
  59. Pingback: gloria font
  60. Pingback: Francesc Magrinya
  61. Pingback: Unai Benito
  62. Pingback: Carlos MORENO
  63. Pingback: Antonio G. Limones
  64. Pingback: Carmen Tanaka
  65. Pingback: Antoni Gutiérrez
  66. Pingback: Smart Coruna
  67. Pingback: José Luis Casal
  68. Pingback: playthe.net
  69. Pingback: Juan Sobejano
  70. Pingback: Lilian Fernandez
  71. Pingback: SyK Gis
  72. Pingback: Pilar Conesa
  73. Pingback: Diego Cevallos S.
  74. Pingback: Pauly
  75. Pingback: Antoni Gutiérrez
  76. Pingback: Fokus InnoCity
  77. Pingback: VotoLGBT
  78. Pingback: Laura Limón
  79. Pingback: lourdes Muñoz
  80. Pingback: Carlos Canet
  81. Pingback: #MarketingPolitico
  82. Pingback: nacho bruyel
  83. Pingback: Estrella Blasco
  84. Pingback: Javier Pedraza
  85. Pingback: aytos
  86. Pingback: Daniel Menchaca
  87. Pingback: patricio guerrero
  88. Pingback: PPPAAM
  89. Pingback: Igor Soto
  90. Pingback: PPPAAM
  91. Pingback: Electo
  92. Pingback: Jordi Robles F
  93. Pingback: Carlos Nieto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *