InicioComunicaciónComPolPor encima del hombro

Por encima del hombro

Publicado el 09.04.2009

Seis años separan estas dos fotos. Mucho tiempo y muchas diferencias. También, algunas similitudes. La foto de las Azores (Blair, Bush, Aznar) marcó la segunda legislatura del PP comprometiendo a España en la guerra de Irak. Ahora, la foto de Praga, primer encuentro UE-EEUU -en el marco de las distintas cumbres europeas-, entre el nuevo presidente Barack Obama y José Luis Rodríguez Zapatero marcará el segundo mandato del PSOE, recuperando una relación rota y maltrecha entre los dos países con nuevos compromisos políticos y militares – aunque con otra legitimidad jurídica internacional-, esta vez en Afganistán.

En Azores, Bush se apoyaba, por encima del hombro, sobre Aznar. Como en las imágenes de algunos bufetes tradicionales de marcas comerciales o jurídicas, donde el junior es el sostén del senior. La fotografía realizada en el exterior, sin focos ni banderas, recogía la posición de los dirigentes en dos alturas. No, Bush no es tan alto como parece. El efecto lo propició Aznar cuando cambió rápidamente de ubicación, dando una vuelta por detrás de éste para situarse a su lado, quedando por debajo del reposapiés del atril. La distancia en altura, la actitud corporal de ambos y la composición final podría sugerir dependencia o tutela, como cuando se apadrina a un pupilo con aire de condescendencia.

En Praga, Obama también pasa la mano por el hombro al presidente Zapatero en una actitud que tiende más a un gesto amistoso, casi cariñoso, entre colegas. En lugar de apoyarse, Obama parece que busca el «hombro con hombro» como símbolo de un nuevo concepto de trabajo en equipo, arrimando voluntades y esfuerzos. La percepción pública que diferencia la amistad del interés radica, a veces, en gestos muy sutiles.

Zapatero quizás no tiene los problemas de sastre de otros presidentes, aunque los trajes no siempre le sientan bien o no los lleva como debe, como en esta esperada ocasión. Las diferencias de «estilo» entre los dos mandatarios han quedado en evidencia. Pero ahí estaba, cinco años después, siendo llamado «mi amigo» por el icono de la nueva política mundial, quien parece que tuvo la gentileza de firmarle un autógrafo para sus hijas. Da igual que las apreturas del traje fueran por exceso de satisfacción o por defecto de corte y confección. Había conseguido un éxito político indiscutible.

Zapatero no ha tenido suerte con las últimas instantáneas que reflejan problemas en las políticas de comunicación, logísticas o protocolarias (quizás también de lealtades) dando señales de precipitación o descoordinación. La filtración periodística (y política) de la remodelación de gobierno deslució la tan deseada y buscada imagen con Obama. Y, al día siguiente, tuvo que repetirse la fotografía de la Alianza de Civilizaciones en Turquía debido a su ausencia. Pero se acabaron los flashes y, aunque Zapatero tiene buenas espaldas y buena suerte, ya no puede mirar a nadie «por encima del hombro». La situación de crisis es grave y el presidente necesitará, ahora más que nunca, sólidos hombros amigos.

Enlaces de interés:
Declaraciones de José Luis Rodríguez Zapatero y Barack Obama previas a su reunión (vídeo)
Fuente: La Moncloa

Obama destaca la «extraordinaria influencia de España en el mundo»
Fuente: El Periódico (06.04.2009)

Otros contenidos

La prudencia

Reivindicar la prudencia en el ejercicio de las responsabilidades públicas no debería ser solo un deseo bienintencionado o altamente recomendado. Debería ser una exigencia...

Lunas de miel y turbopolítica

En una sociedad, global, en que la inmediatez se ha convertido en norma, donde los apoyos son efímeros y la confianza social cada vez...

El contexto

Cuando hablamos del contexto, nos referimos al conjunto de circunstancias materiales, abstractas, simbólicas… que rodean o se producen alrededor de un hecho, de un...

4 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.