InicioComunicaciónLa deliberación cambia votos. Las redes sociales, decisivas

La deliberación cambia votos. Las redes sociales, decisivas

Publicado en: ELECCIONES EUROPEAS 2009 (05.06.2009)

Un reciente estudio demuestra que la deliberación ciudadana sirve para cambiar opiniones y votos. Si las elecciones al Parlamento Europeo estuvieran precedidas por un debate previo, el resultado de los comicios sería muy diferente, es la conclusión de un experimento realizado en Bruselas por el proyecto de investigación Europolis, financiado por la UE y dirigido por el politólogo James Fishkin, profesor en la Universidad norteamericana de Stanford.

Después de permanecer tres días reunidos en pequeños grupos leyendo documentación y debatiendo con expertos y políticos, una muestra de votantes, representativa de todos los países de la UE, modificaron sus puntos de vista sobre diversos temas y políticas comunitarias, así como sus intenciones de voto. El experimento demostró que, si los ciudadanos tienen acceso a la información y la oportunidad de dialogar y reflexionar con otros ciudadanos o con expertos, sus actitudes y opiniones sobre la inmigración, el cambio climático y la Unión Europea pueden cambiar volviéndose más tolerantes, más ecologistas y más europeístas.

Las redes sociales también pueden jugar un papel decisivo y propiciar que la ciudadanía se involucre más en la vida política. Es una de las conclusiones del estudio elaborado por investigadores de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) sobre el efecto de las redes sociales de Internet y las plataformas multimedia en las campañas electorales. Según su análisis, las nuevas tecnologías son un canal  para poder mediar especialmente con un público poco ávido de las actividades políticas tradicionales como son los jóvenes. Se trata de un perfil de ciudadano difícil de movilizar con el sistema electoral tradicional, pero que sin embargo puede ejercer un papel decisivo en los resultados de las campañas electorales.

Conscientes de ello, desde el Parlamento Europeo se ha incrementado el uso de herramientas en red para dar información sobre las actividades, funciones e importancia de las instituciones europeas, como destaca Xavier Peytibi en un texto que reproduzco a continuación:

«El pasado 15 de abril se creó el perfil en MySpace del Parlamento Europeo, donde se incluye un juego de identidad digital (escogiendo los iconos que más se adaptan a tu manera de pensar para ponerlas en tu blog o web), un google maps con acontecimientos y actividades en toda la UE que tienen que ver con las elecciones europeas, vídeos procedentes del canal YouTube del Parlamento (donde van incluyendo anuncios y vídeos divertidos para implicar a la gente a ir a votar), fotografías procedentes del canal Flickr del Parlamento (donde también han creado un concurso de fotografías), fotos e imágenes para personalizar los tus perfiles de Facebook, por ejemplo, un foro, maneras de ayudar o trabajar en el Parlamento Europeo…

También han creado una página en Facebook, con más de 8.000 admiradores por el momento, y donde van destacando las actividades más interesantes que se hacen en Europa para las elecciones, las hayan hecho desde la UE o no.

Desde la web de las elecciones europeas se podrá seguir el escrutinio en directo, y se pueden encontrar recursos interesantes (banners, carteles, logos, salvapantallas, vídeos y mp3…) para difundir la campaña. También es muy interesante el blog comunitario «Writing for (y)EU» que han creado los 22 webmasters, donde recogen las últimas informaciones del Parlamento y de la campaña, dando un tono personal, más alejado de la oficialidad del Parlamento Europeo.
Son esfuerzos considerables por parte del Parlamento, aprovechando todas las herramientas posibles para difundir las elecciones, y con un coste también considerable: 12 millones de euros para la campaña offline y 2 millones para la campaña online.

El problema llegará cuando acaben las elecciones, y es que, como la mayoría de los partidos políticos también hacen, seguramente todas estas herramientas creadas desaparecerán o no tendrán continuidad.»

Otros contenidos

Radicales

El pasado 1 de septiembre el presidente Joe Biden pronunció un contundente discurso contra la política de odio radical: «Y ahora Estados Unidos debe...

3ª edición del Premio Cátedra Ideograma – UPF al mejor Trabajo de Fin de Máster en comunicación política e institucional

Nuestra Cátedra Ideograma-UPF de Comunicación Política y Democracia nació con el fin de fomentar la formación, la investigación y la difusión de los conocimientos en el...

Ecoansiedad

Hace décadas que se habla del término ecoansiedad, aunque es ahora cuando más atención merece y es entre los más jóvenes donde se agudiza...

8 Comentarios

  1. Non sequitur.
    Creo que siempre hemos estado de acuerdo en que la deliberación y la creación de opinión – y no la información ni mucho menos el acto (físico) de votar – son el núcleo duro de la democracia.
    Pero la mera presencia – y el artículo de Franco y García no aporta datos en absoluto – en las redes 2.0 por parte de los políticos no es garantía alguna de que haya dicha deliberación: El ejemplo más paradigmático – o flagrante – es la aplicación de CiU para telecontrolar los «status» de sus militantes y simpatizantes en Facebook (http://www.jessicafillol.com/2009/05/25/ciu-en-campana-el-ejercito-de-zombies/).
    ¿Que las redes 2.0 tienen potencial para el diálogo? Por supuesto, pero hay que demostrarlo. Y también hay evidencia de que ello no es así, como muestra el trabajo (entre otros) de John Kelly (http://ictlogy.net/bibciter/reports/contacts.php?idc=580).

  2. Tienes razón…
    El artículo «no aporta datos»… pero abre interrogantes y dibuja hipótesis que hay que «documentar». Cierto.
    Respecto al potencial de diálogo o monólogo de las redes…, creo que estamos en un momento clave para la creación de capital-conocimiento por acumulación (vulnerable a la publicidad, por ejemplo) o por deliberación, contraste, reputación y acción.
    Es el debate.

  3. […] Pero lo realmente triste de esta situación es que un reciente estudio demuestra que la deliberación ciudadana sirve para cambiar opiniones y votos. Si las elecciones al Parlamento Europeo hubieran estado precedidas por un debate previo y una campaña divulgativa de propuestas para Europa, el resultado de los comicios sería muy diferente. Esta es la conclusión de un experimento realizado en Bruselas por el proyecto de investigación Europolis, financiado por la UE y dirigido por el politólogo James Fishkin, profesor en la Universidad norteamericana de Stanford. […]

  4. […] 1. Reformar la Llei Electoral: un elector, un vot. 2. Crear sistemes de llistes obertes. Amb totes les precaucions. 3. Reduir el temps i els recursos de les campanyes electorals. 4. I dissenyar millors campanyes, és clar. 5. Crear un “inventari de compromisos“. Passar comptes. 6. Generalitzar les primàries. Permetre el vot dels no militants. 7. Fomentar la participació activa entre elecció i elecció. 8. Estendre l’ús de les iniciatives legislatives populars. 9. Fer més comprensible el llenguatge polític. 10. Estimular els mecanismes de la democràcia deliberativa. 11. Facilitar les consultes ciutadanes directes i públiques. 12. Fomentar la identitat digital dels polítics. 13. Estimular la sinceritat. 14. Reconèixer els errors propis. 15. Reconèixer els encerts dels altres. 16. Desterrar l’insult. 17. Tolerància zero amb totes les formes de corrupció. 18. Millorar la qualitat de la informació publicada sobre la política. 19. Afavorir els mitjans de consulta i contrast de la informació. 20. Recollir sistemàticament la tasca dels polítics i la seva agenda. 21. Crear sistemes d’escolta activa. 22. Estimular la política 2.0. 23. Estimular els polítics 2.0. 24. Crear estructures parlamentàries 2.0. 25. Somriure més, molt més. 26. Confiar en la micropolítica. 27. Ampliar el període de votació (dos dies, tres). 28. Afavorir els sistemes de votació electrònica. 29. Limitar la vida política dels polítics. 30. Acceptar les derrotes electorals. Saber guanyar. […]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.