Errores de información

En política, cuando hay errores en la gestión de la información, casi siempre hay un trasfondo de inadecuada, inexistente o ignorada estrategia de comunicación pública y política. Una información de calidad sobre los asuntos y servicios públicos es un síntoma de buen gobierno, sí; y también, de buena política.

Algunos responsables políticos, excesivamente confiados, quizás puedan soportar y convivir con la ausencia de una política de comunicación eficaz. Pero tiene sus costes en forma de “errores de información” y también previsibles resultados negativos en la opinión pública y hasta puede tenerlos en los procesos electorales. Felipe González, en el mitin final que los socialistas catalanes organizaron en la campaña de las Generales de 2008, dijo, sin acritud, refiriéndose a la obra de gobierno de la primera legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero: “Lo habéis hecho bien, pero no lo habéis explicado bien”. La frase sonó a reprimenda de la experiencia. Lo cierto es que el PSC consiguió los mejores resultados de su historia con 25 diputados y Carme Chacón de cabeza de cartel. Pero las advertencias razonadas tienen la virtud de anticiparse en el tiempo, aunque no sean una alerta inminente. Ignorarlas puede ser temerario.

Hacer política sin comunicación es el atajo más directo al desastre. Pero lo que es inexcusable, y un derecho ciudadano, es el rigor, la sobriedad y la ejecución eficiente de la información de la gestión pública. Algunos políticos parece que puedan prescindir, (si la soberbia los nubla y la vanidad los ensordece), de la comunicación. Pero los ciudadanos no podemos estar sin información pública. Estos son algunos de los errores más frecuentes:

Improvisación. Peter Drucker, el mayor experto contemporáneo en liderazgo afirmaba: ¡Ojo con el carisma! Es cierto que algunos políticos tienen facilidad de palabra, gran empatía y dotes naturales para la comunicación. Pero a veces, la importancia de los temas y la responsabilidad pública, exige seguir un guión antes que la intuición. Si, además, ésta no está garantizada, mejor seguir la senda del rigor y de la prudencia.

Leer lo escrito no garantiza el éxito. Pero incorpora más control y más equipo. La mayoría de los guiones, notas o argumentarios que utilizan nuestros líderes están hechos por equipos de competencias plurales que han pensado (o contrastado) antes de escribir. Seguir el guión, no es un demérito, cuando lo exige la responsabilidad pública. Y los ciudadanos lo agradecen. Y cuando el guión, simplemente no existe o se improvisa, se comenten errores. La medida anunciada, matizada, rectificada y finalmente ampliada de la ayuda económica de 420 euros a los parados, es un ejemplo caótico de comunicación que ha llevado al mismo Ministro de Trabajo a reconocer públicamente sus improvisaciones.  

Precipitación. Es la consecuencia lógica —y letal— de la falta de planificación. Se confunde celeridad con eficacia. Aceleración con rapidez. El resultado es que las acciones precipitadas, desconectadas y aisladas, inician procesos que no están maduros organizativamente. La precipitación desborda los recursos logísticos y técnicos por falta de capacidad de respuesta adecuada a la nueva demanda estimulada. Y el desencuentro entre el servicio público y la ciudadanía  se lleva por delante la paciencia, primero; y la credibilidad, después.

La precipitación comunicativa, por ejemplo, puede provocar problemas nuevos, al introducir nuevas variables de interpretación y desdibujar una buena idea o un compromiso público como, por ejemplo, el de la retirada de las tropas de Kosovo. Aunque nada que ver con otras precipitaciones que pueden rozar la responsabilidad penal y causan un daño adicional, como vimos desgraciadamente en la gestión posterior al dramático accidente del Yak- 42. La prisa se lleva por delante, a veces, protocolos, leyes y normas que son doblemente exigibles a los responsables políticos.

Confusión. Una promesa política no es lo mismo que una información pública. La ciudadanía tiene derecho a que sus gobernantes no confundan deseos con realidades. Intenciones con acciones. Los gobernantes están obligados a ser extraordinariamente transparentes. Sus palabras, por la responsabilidad que ostentan, (no hablan casi nunca “a título individual”) tienen un efecto amplificado en la sociedad a través de los medios de comunicación.

Lo sabe bien el Ministro de Fomento cuando ha explorado, en voz alta, los posibles cambios en la política fiscal del Gobierno. Las palabras, cuando son ambiguas o confusas, pueden tener consecuencias económicas y sociales —no deseadas— de gran trascendencia. La confusión es la munición del caos porque deja espacio a las interpretaciones múltiples, se pierde la iniciativa y se abre la puerta de la especulación, que no es lo mismo que la opinión razonada y argumentada. Los globos sonda casi siempre explotan en la cara del que sopla.

Imprecisión. Las imprecisiones alimentan la arbitrariedad interpretativa o a las casuísticas no contempladas.  La claridad es una exigencia de la buena gestión y de la buena política. Stéphane Dion, político canadiense que destacó por la manera en que había defendido sus posiciones políticas en favor del federalismo canadiense frente a los independentistas quebequenses, impulsó “La política de la claridad”.

El mérito estuvo en no abordar las diferencias desde posiciones ideológicas, sino desde las consecuencias que en la vida real de las personas tendrían la aplicación de determinados postulados. Claridad en los costes y en las repercusiones de las decisiones políticas. Ahí está la clave. Y también en el lenguaje. La prestigiosa revista The Economist, en su libro de estilo, recomienda: “La claridad en la escritura refleja la claridad del pensamiento. Piensa lo que quieras decir y entonces dilo tan simple como sea posible”.

Descoordinación. La información pública no depende sólo de los medios de comunicación. La praxis en la ejecución es tan determinante como las ideas o las iniciativas. Detrás de cada decreto, reglamento, orden o instrucción, hay muchísimos organismos, instituciones y administraciones implicadas. Y, en ellas, funcionarios, técnicos y proveedores que en su función de servidores públicos son insustituibles para una información de calidad. Los recursos humanos asociados a la información se convierten en el elemento clave para el éxito, así como la coordinación institucional.

Ignorar estos principios es un craso error. Las decisiones, en la vida pública, se materializan en personas que atienden a ciudadanos a través teléfonos, mostradores o servicios de eAdministración, entre otros. Sin ellas, y sin su escucha activa sobre cómo orientar o ejecutar la praxis pública, no hay políticas de información con garantías. Y la publicidad, con su eficacia limitada, no puede soportar todo el peso de las políticas de información.

El Gobierno parece que haya tenido este verano una insolación informativa. Demasiada exposición sin protección. El Presidente Zapatero, consciente que la frontera entre la desconfianza, el ridículo y la falta de respeto se cruza con facilidad, ha decidido cambiar el paso. La seriedad informativa y la coordinación comunicativa sólo pueden obtenerse con mejor dirección política, y parece que los Vicepresidentes van a jugar un papel más proactivo. El Gobierno tiene, también, algunos sólidos y eficaces puntales comunicativos como los que acreditan los responsables de Interior o Sanidad. El tiempo de los conejos en la chistera ya pasó. No hay nada más triste que un mago al que se le ven todos los trucos con el auditorio en silencio, atrapado por la incomodidad. Se impone una reacción. El orden será importante: políticas claras, informaciones precisas, comunicación convincente, coordinación eficaz y gestión ejemplar.

Artículos de interés:
España ante sus fantasmas (Enric Juliana)
Fuente: La Vanguardia (13.09.2009)

La cuestión es: ¿adónde vamos? (Joaquín Estefanía)
Fuente: El País (7.09.2009)
Metereología política (Gonzalo López-Alba)
Fuente: Público (6.09.2009)

 

 

Etiquetas: , ,

Comentarios sobre: Errores de información

  1. Antoni,

    Me gusta mucho el último párrafo. Creo que captura lo que todo estilo de comunicación tiene que tener: coherencia. Creemos que la comunicación soluciona todo y que salir siempre en los medios es bueno… hay que comunicar con sensatez.

    Justo sobre esto escribí ayer en mi blog: últimamente la comunicación política se ha convertido en comunicación de “humo” ( http://tr.im/yjMK) y comunicación improvisada (basta con ver que Chaves dice que hay que subir impuestos y de la Vega bajarlos… o al revés).

    un arbazo.

  2. Pingback: cristobalzamora
  3. Interesantísimo artículo, felicidades Antoni. Creo que se puede decir más alto pero no más claro. Me gustaría mucho saber tu opinión sobre otros Ministerios con menos “peso” político como Igualdad o Vivienda ¿Qué aportan o qué restan al conjunto de la estrategia informativa del gobierno?

  4. Me ha parecido muy interesante tu artículo. Más allá de la actualidad política me sugiere una reflexión general en torno a los errores de información y la gestión pública.

    Leyéndolo pensaba en que estos errores que enumeras se reproducen en las diferentes escalas de gobierno de la vida pública: a nivel de estado, comunidad autónoma, ayuntamiento, pero también en la universidad y otras instituciones y centro públicos.

    Para mí esto es un síntoma de una falta de educación general acerca de la responsabilidad que implica la función pública, tanto del que gobierna como de los miembros que forman sus equipos. Y es preocupante que esto ocurra a nivel de estado pero no me parece menos grave que se reproduzca a pequeñas escalas.

    Tal vez sería necesario que las personas que ocupan cargos públicos recibieran una formación (obligatoria) en este sentido, ya que mucha gente llega a esos puestos por misteriosos caminos en los que lo más valorado no suele ser el dominio de la transparencia, la coordinación o la planificación de tareas.

    Aunque pensándolo mejor esa educación debería ser general. Los ciudadanos también deberíamos ser capaces de exigir claridad, responsabilidad y coordinación de los equipos de gestión pública en cualquiera de sus formas. Se supone que los votos son la manera de ejercer esa opinión pública de control, pero lamentablemente no siempre es así. En algunos lugares y circunstancias parece que se premie justamente esos errores ¿o tal vez algunos votos responderán a otros intereses…?

  5. Pingback: merce
  6. Pingback: trinitro
  7. Antoni, enhorabuena por el artículo. Creo advertir que, en el fondo, subyacen dos faltas importantes en la dirección de comunicación del Gobierno en este momento.

    Primero: la comunicación debe ser primero estratégica y luego se debe plasmar en unas tácticas. Me llama la atención que es algo que tienen a gala los comunicadores de esta presidencia.

    Segundo: que quizá la comunicación no se puede hacer bien en ningún gabinete si el objeto de la comunicación -la cosa política en este caso- es errático. Con lo que quizá no es problema tanto del gabinete de prensa como del Presidente.

    Por último, creo que en parte algunos políticos han abandonado la estrategia por el puro devenir de los sucesos y por olvidar el fin último de su labor como trabajadores en servicio… Y se han enzarzado en peleas que obligan a tomar medidas y contramedidas como si fueran los programadores de las televisiones.

    A este respecto escribí un artículo, en el que -quizá de forma ingenua y utópica- reflexionaba sobre el poder de convicción que tiene saber admitir los errores propios y las bondades ajenas en política, y como otorgaba una gran credibilidad http://tr.im/ymCd. Pues eso que ahora no creemos ni a unos ni a otros…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.