La música: el poder latino

Publicado en: NY Al Día (Artículo 7, 14.09.2009) (versión pdf)

El pasado 29 de agosto, en el Madison Square Garden se celebró un homenaje a Polito Vega, el “rey de la radio”. La radio en español no era exactamente popular en Nueva York hace 50 años. Pero Polito Vega, un puertorriqueño que aterrizó en la ciudad cuando era un niño con aspiraciones de convertirse en cantante, contribuyó como pocos a popularizar la música latina en las ondas hasta convertirla en uno de los géneros que más dinero generan hoy en Estados Unidos.

En la Gran Manzana, a través de un amigo que tenía un programa de media hora en la radio, Vega se introdujo en el mundo de las ondas, primero como modesto ayudante -recibiendo llamadas o leyendo las peticiones de los oyentes-. Poco después pasó a ser conductor de su propio programa y desde entonces ha sido un referente en la radio estadounidense y en la música latina.

Polito Vega, de 71 años e hijo de un conductor de autobús, celebró así el 50 aniversario de su carrera con dos conciertos que han llevado hasta el Madison Square Garden a los máximos representantes de la música latina que triunfa en Estados Unidos: Alejandro Sanz, Paulina Rubio, Laura Pausini, Enrique Iglesias o David Bisbal figuraban entre los principales del cartel mientras que el segundo día contó con artistas como Gilberto Santa Rosa, Olga Tañón, India, Oscar D’León o Elvis Crespo.

Las nuevas generaciones siguen consolidando la música como el auténtico poder latino en EE.UU. El reggaeton, por ejemplo, mezcla de reggae, dancehall y hip hop latino, lleva ya años arrasando en América Latina y consigue éxitos en todo el mundo. “Gasolina” de Daddy Yankee o “Siéntelo” de Speedy y Lumidee ha copado los top de las listas de éxito en Estados Unidos o Alemania, por ejemplo.

Una música que se canta como el rap pero que se baila mucho mejor. Una música que representa el orgullo latino. Una música que, como en su día fue la canción de autor, identifica una comunidad política y cultural. La política latina tiene varios líderes, diversas opciones ideológicas, y muchos frentes… pero tiene ya una sola música. No sé si algún día la política será una canción, como soñaba el poeta León Felipe; pero ya llegó, mientras, su ritmo frenético y contagioso.

Polito destacó por su trabajo y por lo que hacía, abriendo caminos a la comunidad latina desde la visibilidad. Pero lo mismo puede decirse de otros nuevos referentes como el astronauta José Hernández, que por primera vez usó la comunicación en Twitter para explicar lo que veía y sentía justo antes de ir por primera vez al espacio, y cuyas entrevistas, en español, dieron a conocer otro ejemplo del poder y de la capacidad de los latinos. Pocas horas antes del lanzamiento José twitteó: “Espero la cosecha de mi sueño sirva como inspiración a todos“. Esa inspiración, pero especialmente esa “cosecha”, ese trabajo duro, es la nueva identidad latina en el mundo. En el espacio o en cualquier rincón de Manhattan. De la radio de los años cincuenta al microblogging de Twitter del 2009.

También te recomiendo:

Etiquetas: , , ,

Comentarios sobre: La música: el poder latino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.