¿Quién teme al teleprompter?

El uso reciente del teleprompter por parte de algunos dirigentes políticos ha desencadenado algunas lecturas políticas (y casi juicios personales) que reflejan un cierto esquematismo prejuicioso y, también, algo de ignorancia respecto al uso, las razones y los beneficios de su incorporación como recurso técnico habitual en la comunicación política.

Lo cierto es que, a pesar de las ventajas que ofrece y los problemas que resuelve, todavía provoca rechazo estético y casi ético en amplios sectores de la opinión pública y publicada. Y sirve de argumento para cuestionar el carácter auténtico, sincero y personal de la argumentación política de nuestros políticos. Hasta el mismo Barack Obama, que ha hecho de uso una poderosa y eficaz técnica de comunicación, se enfrenta a apasionados debates que incluyeron desde páginas web a cuentas de Twitter, con críticas feroces al uso del teleprompter.

Las críticas podrían esconder también una cierta alergia a la profesionalización y a la eficacia comunicativa en la política. Y también al uso intensivo de las posibilidades que nos ofrecen los avances tecnológicos. Hay algo de fobia a la tecnología y, quizás, miedo a su uso disfrazado de falsa exigencia moral. El teleprompter mejora, pero ni sustituye ni engaña. Presenta al orador y sus ideas de una manera eficaz y orientada hacia los medios de comunicación. Veamos algunas de sus principales ventajas.

10 razones para usar el teleprompter:

1. Garantiza la imagen audiovisual del orador (mirando a cámara, mirando al público, sea presencial o no)

2. Refuerza las ideas claves con un “corte limpio” (secuencia breve y sintética que recoge la idea fuerza del orador)

3. Aumenta la fotogenia del orador, ofreciendo mejores planos fotográficos.

4. Permite improvisar sin dificultad. Con práctica, es muy eficaz y polivalente.

5. Asegura un guión previamente establecido, garantizando la consistencia del mensaje y su difusión. Y exige escribir los textos pensando en ser “leídos” en el teleprompter: más cortos, más certeros, más eficaces.

6. Evita el ocasional traspapeleo y una caída involuntaria de las hojas que provoca el desconcierto y el nerviosismo del orador y de los asistentes al acto.

7. Es barato: reutilizable, amortizable, adaptable a interiores y exteriores.

8. Predispone mejor el resto de los elementos del escenario: atril, iluminación, señalización, micros.

9. Obliga a usar el atril, favoreciendo el plano centrado y protagónico del orador.

10. Consolida la gestión digital de los documentos de texto. Ya que exige ordenador, lápiz óptico, conexión on line, versiones digitales. El teleprompter exige equipos y teconología. Y todo ello mejora y ayuda.

Publicado en: SOITU.es (22.09.2009)

Enlaces de interés:
Critican a Peña Nieto por usar teleprompter (Informador.com.mx, 12.03.2012)

El telemprompter de Esperanza Aguirre
Fuente: E-Campanya. Albert Medrán (16.09.2009)

Aguirre, la primera en utilizar el arma secreta de Obama
Fuente: El Semanal Digital (19.09.2009)

Debate sobre el estado de la comunicación: el teleprompter
Fuente: Blog Mas Consulting España (22.09.2009)

Etiquetas: , ,

Comentarios sobre: ¿Quién teme al teleprompter?

  1. Pingback: Albert Medrán
  2. Pingback: nuriavega
  3. Pingback: Dani Gàmez
  4. Pingback: Cristian Alcazar
  5. Pingback: merce
  6. Parece que en el ámbito de la politica , las innovaciones son peor recibidas que en otros ámbitos. Yo estoy a favor. Ya me gustaría poder hacer lo mismo en el Parlamento de Cantabria. Porque los papeles y el discurso (el inicial), los llevamos escritos todos (o casi).

  7. Pingback: mrubio
  8. Ruth,
    El teleprompter, como toda innovación, hay que saber utilizarlo y pensar bien dónde y como. Por ejemplo, Obama, en su discurso de ayer en las NNUU lo utilizó. Y nadie se rasga las vestiduras…
    Hay una parte de nuestra opinión pública que ve en todas las innovaciones, en el trabajo profesionalizado, en los equipos una adulteración de la función pública y política. Creo que es un falso debate y fariseo, además. Les exigimos a nuestros representantes lo que no nos pedimos a nosotros ni a los demás.

  9. 25.09.2009

    Premio de retórica para eurodiputado franco alemán Cohn-Bendit

    El eurodiputado verde Daniel Cohn-Bendit será distinguido por su don de retórica con el premio alemán de oratoria que concede la revista política alemana “Cicero”, se informó el jueves, 24 de septiembre.

    El galardón será entregado al político francoalemán y líder de los Verdes alemanes y francese el 6 de octubre en Bonn.

    Nacido en Francia en 1945, Cohn-Bendit se erigió en uno de los líderes de las revueltas estudiantiles de mayo de 1968 y posteriormente se alineó con el entonces naciente movimiento ecopacifista. En la actualidad ocupa un escaño en el Parlamento Europeo por el partido francés de Los Verdes.

    El premio Cicero de retórica fue otorgado anteriormente al mandatario luxemburgués Jean-Claude Juncker, al filósofo alemán Peter Sloterdijk, al ex presidente de Porsche Wendelin Wiediking y al crítico literario alemán Marcel Reich-Ranicki.

    dpa

  10. Yo me uno a la apología del telepromter. A mí me pasó en una campaña presidencial en Guatemala en donde redactamos un discurso bastante bueno, racional-emocional, que apelaba al zeitgeist y a la gente que se encontraba en el pabellón y que fue desperdiciado por el ego y afán de improvisar del candidato. Tener el teleprometer enfrente permite lanzar el discurso establecido y estudiado. Sin telepromter, los ponentes se dejan llevar por el momento y la euforia (y el ego) y pierden una oportunidad importante para lanzar el mensaje conveniente. Eso sí… el ponente tiene que practicar. Tener telepromter no es sinónimo de “ya leeré cuando me suba al podio”. Tener telepromter exige entrenamiento y dedicación. ¿Por qué? Porque le permite al ponente practicar su elocuencia, tono y gesticulación.

  11. De acuerdo, es un instrumento muy útil para mejorar la comunicación. Pero eso visto desde el punto de vista del político. Lo inquietante es su invisibilidad. Desde el lado del ciudadano o del periodista, en la puesta en escena ¿no debería verse? ¿no tenemos derecho a verlo y a saber que está ahí?

  12. Como apunta Enrique al hacerse, de tapadillo lo convierte en una estrategia más de marketing que de comunicación.

    Ahora mismo se está haciendo un abuso del aparato. Incluso en anuncios con frases muy cortas leen y se les nota leer.

    Ya lo tengo visto en varios realities leer a los familiares en los mensajes a los concursantes.

    Ni se lo leen previamente.

    Y Mr. Sonrisas (Don Obama) es muy bueno leyendo a múltiples prompters a derecha e izquierda. Terminan pareciendo marionetas. A Zapatero alguna vez también lo he visto.

    Preferiría que pusieran el texto que leen en pantalla y así veríamos lo que improvisan. Lo mismo en la tele y valdría para los sordomudos.

  13. Pingback: Miguel Palacio
  14. Pingback: Alberto Mendoza
  15. Pingback: Elizabeth Crespo
  16. Pingback: Juliana Pineda
  17. Pingback: Miguel Palacio
  18. Pingback: Luisa Candedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.