Las mil caras de Obama

Publicado el 18.11.2009

El documento power point La marca ‘Obama’, junto a este artículo que desarrollo a continuación, han sido algunos de los materiales utilizados en mi sesión del pasado viernes 13 de noviembre dentro del Máster en Comunicación Política y Corporativa (MCPC) de la Universidad de Navarra.

La marca ‘Obama’
Barack Obama ha marcado un antes y un después en la comunicación política, como lo hiciera en su día Howard Dean (2004). La victoria del actual presidente de los Estados Unidos se produjo en un contexto político, social y económico, muy concreto, que reclamaba un “cambio” real y una respuesta clara a los retos planteados.

Obama, junto a su equipo de campaña, definió su estrategia, su imagen, su mensaje…en defintiva, su marca, ya durante las primarias que le enfrentaron a Hillary Clinton. Su logotipo de marca inicial -con los colores de la bandera americana y la “O” de su apellido- resultó eficaz y determinante, junto a las ideas fuerza “Change” y “Yes We Can”. Esa marca, fundamentada en un mensaje claro, contundente, perdurable en el tiempo y en todas las circunstancias, ese “cambio” y los valores asociados se personificaron rápidamente en Barack Obama. Y con él, y en él, nació una marca de gran impacto que hoy traspasa fronteras.

La marca Obama se ha convertido en un auténtico fenómeno de marketing y comunicación, siendo en sí misma sinónimo de bonanza y prosperidad. Obama vende y, como señala Ken Strasma, consultor de imagen demócrata y fundador de Strategic Telemetry, ningún presidente en la historia de EE.UU. ha tenido tal capacidad de venta. Desde la industria alimenticia, el merchandising o los medios de comunicación, hasta el turismo en África, por poner algún ejemplo, son muchos los sectores y países que se benefician de la explotación de su imagen.

El icono
La famosa ilustración del diseñador Shepard Fairey, una reinterpretación personal del retrato de Obama propiedad de AP, al que añadió la leyenda “Hope” ha sido, a pesar de la polémica, la imagen más reproducida en todo tipo de productos desde carteles a pegatinas o camisetas.

El cartel ha sido clave en la proyección mundial de Obama y no han sido pocos los que, en sus respectivas campañas electorales, han visto como sus rostros se transformaban al estilo Fairey, es el caso de Sarkozy  con su póster “Sarkobama”. El éxito de esta imagen ha generado la creación de aplicaciones online como Obamicon.Me, que permiten  a uno mismo “obamizarse” con distintas posibilidades.

Fairey es autor del libro ART FOR OBAMA que recoge en un volumen los distintos diseños e ilustraciones creados durante la campaña del 44 presidente de Estados Unidos.

El referente
El paralelismo Obama-Lincoln ha sido otra de las constantes en la construcción inicial de la marca. Obama inició su campaña en el mismo lugar que el presidente Abraham Lincoln (el Capitolio de Springfield), citándole con frecuencia a la menor oportunidad y utilizando la misma Biblia en el momento solemne de jurar su cargo. El entonces candidato seguía la estela del 16 presidente americano realizando en tren el mismo trayecto que este hizo entre Filadelfia y Washington, hace casi siglo y medio. No han faltado pues las comparaciones que llevaron a Ron English a fusionar en una impresionante imagen los rasgos de ambos presidentes. La imagen Abraham Obama estuvo expuesta en la Gallery XIV de Boston.

También en blanco
La carrera electoral hacia la Casa Blanca nos brindó la oportunidad de ver a Barack Obama blanco, en contraposición a un John McCain de raza negra. La iniciativa surgió de la mano de Tor Myhren (director cretivo de Grey NC), quien lanzó una campaña específica con el objetivo de centrar el debate y la elección final del candidato en los temas reales de interés para el país y no en la cuestión racista vinculada al color de la piel de Obama y McCain. El lema de la campaña fue:”Let the issues be the issue.”

Todos podemos ser Obama
Un curioso viral nos permitía hace meses ponernos en la piel del nuevo presidente, al colocar nuestra imagen sobre el rostro de Obama, en la conocida fotografía donde aparece cruzado de brazos frente al Capitolio. Barack Yourself iniciaba así una serie de aplicaciones sencillas y efectivas que contribuían a la obamamanía en todo el mundo. ¿Quién no ha tenido curiosidad por verse “obamizado”?

De macro a micro
La candidatura de Barack Obama generó una ola de fascinación y simpatía en numerosos países que manifestaron públicamente su apoyo a través de distintas iniciativas. Una de ellas tuvo lugar en Barcelona los días previos a su elección. Un colosal retrato de Obama, realizado sobre arena de distintos colores, se exhibió en la esplanada del Fòrum de las Culturas. El autor de esta obra, titulada Expectation, fue el artista de origen cubano y nacionalidad estadounidense, instalado en esta ciudad, Jorge Rodríguez-Gerada. El enorme retrato intentó plasmar la gran expectación generada por la política estadounidense en todo el mundo y, en concreto, por el candidato de la esperanza, Barack Obama.

En el otro extremo, los rostros más pequeños del entonces futuro presidente los pudimos encontrar de la mano de la nanotecnología, con la creación de pequeños rostros compuestos por más de  150 millones de nanotubos de carbono alineados verticalmente. Los nanobamas fueron ingeniados por el profesor John Hart de la Universidad de Michigan, quien tuvo que utilizar microscopio electrónico para escanear y montar la imagen.

Obama-Osama (Bin Laden)
Desde el momento en que Obama se presentó como posible candidato en la carrera política hacia la presidencia norteamericana, se abrieron numerosos flanques de ataque. En algún caso, errores como el que tuvo CNN, al confundir el nombre de Bin Laden en un gráfico y hacer aparecer “Obama” en lugar de “Osama”, se quedaron en anécdota. La cadena se disculpó y el hecho no tuvo mayor repercusión. Aunque sí es cierto que en todo este tiempo no han cesado las asociaciones de Obama con Osama, confundiendo a la opinión sobre sus orígenes y aprovehando la menor oportunidad para crear imágenes que funden los dos rostros.

El Jocker
Cuando el estudiante de ingeniería, Firas Alkhateeb, de 20 años, tuvo la ocurrencia de rediseñar la portada de la revista Times convirtiendo el rostro de Obama en el famoso enemigo de Batman -Jocker-, poco podía imaginar la difusión y el uso que de ésta se iba a hacer.

La portada original de marzo de 2006 acompañaba la imagen de Barack Obama con el titular “Por qué Barack Obama podría ser El Próximo presidente”. Alkahateeb modificó la imagen, creando el Obama Jocker, y la colgó en su cuenta de Flickr donde tuvo una gran cantidad de visitas. El nuevo retrato acabo recorriendo los blogs más ultraconservadores y contrarios a Obama que lo utilizaron para ilustrar su identificación de la política del actual presidente con la palabra “socialismo”. Este concepto, en el contexto norteamericano, da a entender que la política del gobierno se acerca al comunismo de países como China o la antigua Unión Soviética, definiendo en una palabra todos los valores . saltó en forma de carteles a los muros de algunas ciudades.

Ello provocaría que la cuenta de Flickr pidiera a Firas Alkhateeb borrar dicho retrato. El argumento fue que la revista Times -por la fotografía original- y Dc Comic -por los derechos de el Joker- habían presentado una denuncia por el trastoque que se le había dado a dicha imagen, sin previa autorización de dichas entidades.

“Obamao”
En el contexto político actual, en el que la oposición norteamericana critica duramente a Obama por sus políticas públicas, definiéndole como el nuevo líder socialista o comunista de modo peyorativo (se denomina ‘obamunismo’ a la serie de decisiones planteadas por el presidente), la ocurrencia del diseñador chino Liu Mingje ha sido todo un hallazgo. Liu tuvo la idea de combinar la popular imagen de Mao -con su gorra y su chaqueta- con el rostro del presidente, pensando que sería un guiño simpático que podría aumentar la venta de productos de turísticos de la tienda que regenta en Pekín. Y así ha sido. Lo que el diseñador chino de 39 años no podía esperar es que su “Obamao” traspasara rápidamente fronteras, ilustrando la información política internacional de distintos medios, que referencia la imagen de debilidad que pueda estar proyectando Estados Unidos a Rusia en esta nueva etapa, personificada en el rostro de Obama-Mao. La popular ilustración china ha ido ganando fuerza y son muchos los artistas que ya han diseñado sus propios “Obamao”.

Obama = Hitler
En la misma línea, las medidas de reforma impulsadas por el gobierno Obama, sumadas al odio racista que despierta su persona, provocan la ira de muchos sectores que califican al presidente como fascista y le comparan con el dictador Adolf Hitler. El rostro de Obama, al que se añade el característico bigote del mandatario alemán, ha sido otra de las imágenes que se han difundido más en la red con todas las variaciones posibles.

Obama Krispies, “Yes, We Crunch”
Recientemente, la empresa Kellogg’s lanzaba al mercado sus “Obama Krispies” utilizando la imagen del presidente como reclamo en la caja de dichos cereales. La polémica no se ha hecho esperar y los ataques más duros se han recibido de la mano de los conservadores, quienes aseguran que Obama habría pactado en su día un acuerdo de exclusividad con la empresa por contribuir económicamente a su campaña electoral. Además, se argumenta que “el presidente de los americanos es de todos los americanos, nos pertenece a todos y no a una marca” por lo que no es permisible que comercialice su imagen. Mientras, la empresa Nestlé (que en su día explotó una licencia para los cereales de George Bush y Condoleezza Rice) ha abierto un litigio a Kellogg’s con el objetivo de conseguir los derechos de comercialización de la imagen del presidente. Según la multinacional, Obama, en su calidad de funcionario de Estados Unidos, debería tener licencia Creative Commons. Los cereales presidenciales se pueden adquirir actualmente en los supermercados de algunos estados norteamericanos, con gran éxito de ventas. Está claro que desayunar acompañado del rostro del presidente resulta, a pesar de todo, muy rentable.

La sonrisa perfecta
Como se puede ver en este video, Obama se mantiene inmutable ante los cambios, con una sonrisa amplia, franca…perfecta. Que en los medios han llamado: la sonrisa robótica, en serie, permanente, constante, que nunca cambia, etc. etc.

Recientemente, la fotógrafa Annie Leivobitz retrataba a la familia Obama en la que será la foto oficial que se realiza durante el primer año de mandato.
El presidente estadounidense, la marca “Obama”, se ha convertido, sin duda, en un fenómeno de la comunicación sin precedentes. Y, aunque en otros ámbitos no llegue a resultar así, en relación a su imagen y proyección mediática destaca con nota.

Artículos relacionados:
La marca ‘Obama’
Fuente: El Periódico (04.11.2009)

Enlaces de interés:
Los medios como multiplicadores de la visibilidad
Fuente: Xavier Peytibi (18.10.2009)

Los votantes de Obama le ven más blanco que sus detractores
Fuente: Público (23.11.2009)

‘Obamao’, retirado de las estanterías hasta nuevo aviso
Fuente: El Mundo.es (14.11.2009)

obamaextasis
La policía encuentra pastillas de éxtasis con la cara de Obama
Fuente: El Mundo.es (2.12.2009)

 
Design for Obama
Fuente: Muack: Comunicación y cultura visual (8.11.2009)

Etiquetas:

Comentarios sobre: Las mil caras de Obama

  1. Pingback: Javier Ortego
  2. Pingback: MBA On-line
  3. Pingback: Cristina Miquel
  4. Pingback: Cristina Miquel
  5. Buen resumen de las caras e imagines de Obama.
    Sin duda alguna Obama y la gente que le rodean han sabido generar una marca y una imagen digna de Marillyn Monroe. Hace un año hablamos sobre lo fácil que puede ser construir una marca y una imagen si lo comparamos con el mantenimiento de esa misma marca y la gestión de esa reputación.
    La marca con todas sus caras y colores tienen que construir reputación. Creo que hay veces que es más importante hacer un menor esfuerzo por construir marca y un mayor esfuerzo en mantener la reputación. ¿No crees?

  6. Daniel, tienes razón.
    Pero lo que me parece fascinante es la capacidad icónica de la cara de Obama: su versatilidad, flexibilidad, creatividad, transformación…
    Es una marca con capacidad de “tuneo”… :-), y eso la hace muy atractiva y polivalente.

  7. Pingback: matiascampoamor
  8. Pingback: Dani Gàmez
  9. Pingback: Marcos Arteaga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *