Liderazgo femenino: políticas 2.0

Internet y las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información dibujan nuevos escenarios para la acción política. De los videos online a Twitter, pasando por los propios blogs o páginas web, son muchas las opciones y herramientas que utilizan tanto algunas mandatarias políticas, reinas o esposas de presidentes o ministros para apoyar la acción desarrollada por éstos o, en otra línea, para diferenciarse de ellos y mostrar al mundo su perfil, estilo, e ideas propias.

La realidad de cada país, así como el cargo que se ostenta, marca el modo en que está identidad digital se hace presente. Así, Angela Merkel (siendo pionera en su uso) realiza un videoblog semanal, de unos tres minutos de duración, donde explica aspectos de su acción y gestión política. Con el título Para llevar y ver, puede verse vía Deutsche Welle en español. Merkel trata distintos temas de la actualidad que van desde la sanidad a los conflictos internacionales.

En otra línea totalmente diferente, la Reina Rania de Jordania compagina el uso de distintas herramientas 2.0. Utiliza Twitter con frecuencia, durante sus viajes o visitas oficiales, relatando sus vivencias; se comunica a través de su página web o su perfil en Facebook; y, en su canal en YouTube, promueve causas diversas como la campaña impulsada contra los prejuicios y estereotipos sobre el mundo árabe o la acción conjunta con la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) por la paz en Gaza, que le valió el Premio Visionario de YouTube.

En el otro flanco, el de las primeras damas -esposas de presidentes o ministros-, las herramientas 2.0 se utilizan con distinta intensidad según sea el objetivo. Así, Carla Bruni tiene una página web tradicional (en francés e inglés), con un cuidado diseño, en el que muestra su focos de interés: desde la moda (el mundo de la alta costura), a temas vinculados a la acción humanitaria, la cultura audiovisual, o la presencia oficial en grandes manifestaciones junto a su esposo, Nicolas Sarkozy.

A pesar de no ser ella misma quien escribe la gran mayoría de los textos (ya que en el Elíseo cuenta con el apoyo logístico de un pequeño equipo que trabaja para ella) sí que elige los temas y las imágenes que pueden ilustrarlos. Dentro de la página, destaca también un apartado titulado “De la A a la Z”, donde Carla Bruni escribe sobre sus gustos personales, sus amigos o  lugares  preferidos, colocando imágenes por temas o personajes públicos en orden alfabético.

Como Bruni, Sarah Brown, utiliza la Red de manera activa y lo hace con una gran habilidad. Así, arrancó varios blogs, en el momento más oportuno, como este Sarah Brown G20 con motivo de la celebración de la Cumbre, dando un claro apoyo a la política de su marido, Gordon Brown. Sarah ha logrado conseguir una gran popularidad, con  más de 850.000 seguidores en su Twitter, SarahBrown10, una cifra que es casi 5 veces mayor que el total de afiliados del Partido Laborista.

En otro continente, Dilma Rousseff, actual ministra de la Casa Civil (Brasil) y firme candidata a ganar las elecciones brasileñas de 2010, tiene presencia online a través de la página web del ministerio, donde se publican  noticias de actualidad vinculadas a su acción política; de su perfil propio en LinkedIn, como directiva de Petrobras, y de una cuenta en Twitter con su nombre. En una de las redes sociales que más triunfa en el país, Orkut, Rousseff tiene un grupo de admiradores que la apoyan a través de Twitter y de un blog de apoyo específico a su futura candidatura. A este blog se vincula una red de blogs, muy numerosa, y se permite descargar un banner específico de cara a las próximas elecciones. En YouTube se han colgado más de 700 videos sobre ella.

En Estados Unidos, Michelle Obama, cuenta con su propio espacio dentro del sitio oficial de la Casa Blanca. En él se puede ver un video con fotos de Michelle en actividades oficiales o en distintos momentos junto a niños, ancianos, etc. También, junto a su esposo y a sus hijas, proyectando una imagen múltiple en la que deben convivir los aspectos personales con sus obligaciones como primera dama.

En cualquier caso, tanto Michelle Obama como Angela Merkel, a pesar de despertar un enorme interés y contar con las herramientas para ello, actúan de manera comedida en un terreno fuertemente acotado, donde se controla hasta el mínimo detalle. Ambas se apartan del protagonismo online que puedan tener Brown o Bruni, por ejemplo, ésta última decidida a compaginar on y offline su carrera profesional y sus inquietudes personales, con su papel oficial y de contribuición a la labor del presidente Sarkozy.

En cualquier caso, cabe destacar que tanto Michelle Obama, como Sarah Brown, Carla Bruni o Rania de Jordania, han conseguido en distintos momentos, índices de popularidad y valoración por encima de sus esposos. Quizá su identidad digital y su actividad online tenga algo que ver…

Sarah Brown, como señalaba el diario El Mercurio en septiembre de 2009, “ha logrado un gran acercamiento con sus compatriotas a través de internet, donde no sólo mantiene un visitado blog sino que ahora es la figura pública británica más popular en Twitter. Sarah saca una enorme ventaja a políticos británicos populares que ya se han atrevido con Twitter como el alcalde tory de Londres, Boris Johnson, que cuenta con unos 48.000 fieles seguidores (según EFE).

Michelle Obama, por su lado, alcanzaba el 71 % en el índice de aprobación mostrado en las últimas encuestas, bastante por encima del 50 % del presidente Obama.

Hace unos meses el sitio de infografías Information is Beautiful mostraba un gráfico realizado por Brian Solis a partir de información y datos obtenidos en Google Ad Planner, donde se constata que la presencia de mujeres en las redes sociales es una realidad con peso, ya que en la mayoría de los casos están presentes en un porcentaje mayor a los hombres. Así, en sitios como Bebo (con el 68 %), Facebook y Twitter (con el 57 %) o MySpace (64 %), las mujeres son mayoría. En YouTube o LinkedIn la proporción respecto a los hombres es del 50%. En 2008, otro estudio (en este caso de RapLeaf), dibujaba ya este escenario donde se veían más mujeres que hombres participando en las redes sociales.

A pesar de ello, en el ámbito de la política, la realidad es muy distinta (on y offline). La presencia de la mujer en las cúpulas de los partidos o haciendo oír su voz en la red es escasa. Es por ello que resulta decisivo alentar y celebrar los cambios y los pasos que se van produciendo. Como escribía en uno de mis artículos: “Las mujeres que hacen política pueden comportarse con los roles y estereotipos culturales del machismo político. Pero también pueden, y mayoritariamente, incorporar otras escalas de valores en las relaciones (personales, sociales, institucionales, políticas), con otras sensibilidades y renovados matices. Y, sobre todo, con otra agenda y prioridades.” Necesitamos políticas para otra política que debe desarrollarse, también, en la red.

p.d. Laura Chinchilla, candidata del Partido Liberación Nacional (PLN), ganó las elecciones el pasado 7 de febrero, convirtiéndose en la nueva presidenta de Costa Rica, país que por primera vez tiene a una mujer como máxima mandataria. Chinchilla, politóloga de formación, ha prometido un “diálogo abierto” y, hasta el momento, ha estado presente en la red con cuentas en Facebook, Twitter, Flickr, Hi5 o YouTube. También tiene su propio blog, aunque ha escrito un único post.

Enlaces de interés:
14 Power Women To Follow on Twitter (Forbes.com)
Fuente: Comunicación Política (Montse Fernández)

Artículo a partir del cual he generado este post con nuevas referencias:
Damas del ciberespacio
Fuente: ABC (10.10.2009, Juan Pedro Quiñonero)

Dilma Rousseff comienza su camino rumbo a la presidencia de Brasil
Fuente: El País (19.02.2010)

También te recomiendo:

Etiquetas: , ,

Comentarios sobre: Liderazgo femenino: políticas 2.0

  1. Pingback: Vanessa
  2. Pingback: Maite Vizcarra
  3. Pingback: Ciberpolitica
  4. Pingback: Natalia Touzón
  5. Pingback: Maite Vizcarra
  6. Pingback: Ciberpolitica
  7. Pingback: DataStrategia
  8. Pingback: Neus Lorenzo
  9. Pingback: carlabruni
  10. Pingback: MBA On-line
  11. Pingback: MBA On-line
  12. Pingback: Javier Ortego
  13. Sí, una prueba documentada de cómo lo mayoritariamente aprobado se acepta y se percibe como lo más deseado socialmente, sin tener en cuenta que la popularidad a través de internet interfiere en la idiosincrasia de las personas sin cuestionarse un por qué…, supongo que la imagen de las mujeres, técnica o virtualmente sigue desfavorecida. Y que la causa intuyo no es la feminidad o el género, el poder o estatus social, si no que está en la falta de cuestionamiento de los propios valores, y en la falta de consciencia histórica, puesto que aún no acabamos de creernos en un cambio social hacia la igualdad, sin que se siga viendo de fondo todo el dolor y ruinas que conlleva la memoria de la violencia. Esta no se puede traducir en imagen, porque es invisible. Y como tal, esencial.

  14. Si empoderar a la mujer a costa del hombre es tarea fàcil, lo difícil será lograr que el hombre actúe con sensibilidad hacia lo femenino, igual que lo está haciendo su mujer, desde la retaguardia civil, sea internet o cualquier otro medio, la cuestión es que demuestre su rechazo social y personalmente hacia toda forma de machismo explícita o encubierta. Ahi es donde empezará a verse la igualdad.

    La imagen de dos personas ya empoderadas por estatus, no creo que refleje claramente la importancia de desmontar las creencias tradiciones sobre los roles de género y discriminaciones sexistas.

    Hoy más que nunca nos podemos permitir sentirnos libres y confiadas para ejercer nuestro poder SÍ, pero ya de hacerlo, que sea Independientemente del hombre, y más si es su pareja.

    Ha de ser un PODER EN FEMENINO y sin interferencias masculinas, para que impacte aún más.

  15. Pingback: Gustavo Torres
  16. Pingback: Carlos Olivares
  17. Pingback: Trini Rodríguez
  18. Pingback: Arantza
  19. Pingback: Salomé Berrocal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.