InicioComunicaciónComPolLos debates electorales televisados

Los debates electorales televisados

Emitido en: RNE. Asuntos Propios (30.09.2010)

En ocasión del aniversario del primer debate televisado Nixon-Kennedy, cincuenta años después, vemos que hay un antes y un después de este acontecimiento. Hablamos de la importancia de la comunicación no verbal, de la estética, etc. como elementos muy importantes en los debates electorales, que aportan información adicional, aun a riesgo de banalizar la esencia de la política.

Podcast del programa

Post relacionados:
La comunicación política en el debate del estado de la Nación

Documento powerpoint:
Recomendaciones para un debate político

Enlaces de interés:
Cara a cara electoral televisado: análisis audiovisual de los debates presidenciales

Otros contenidos

Especial Foro de Davos 2022

Desde el lunes 23 y hasta el 26 de mayo se celebrará la Reunión Anual del Foro Económico Mundial bajo el lema La historia...

Sonambulismo

El sonambulismo es un trastorno del sueño por el cual las personas que lo padecen son capaces de desarrollar actividades muy diversas, con distinto...

Democracia previsible

En ocasiones, cuando se utiliza el adjetivo plausible se hace como sinónimo de posible. Y no es exactamente lo mismo. Los matices importan y,...

8 Comentarios

  1. Debe haber algún problema con el enlace y no he podido escuchar el programa.
    Además de otras consideraciones que haces sobre el impacto persuasivo de la comunicación no verbal etc. a mi me preocupa la ausencia de debates públicos que vivimos con extraordinaria naturalidad y su sustitución por todo tipo de talk shows o tertulias donde un grupo de discutidores profesionales discute acerca de todo, sin profundizar en nada.
    Luego llegan las elecciones, a alguien se le ocurre que habría que hacer debates y nos hemos olvidado de cómo va eso -se celebra especialmente el cumplimiento de los tiempos por cada invitado- y las escuderías de cada partido sujetan a los candidatos de manera que salen a la defensiva y a no perder como en los peores partidos de fútbol.
    De no usar se atrofia el músculo del debate y los michelines se desparraman por todas partes. Cada vez más escandalosos, para dar la nota, que aquí todavía se aprecia mucho el tono enfático y el volumen tan recio y alto.

  2. Hola Gotzon
    Comparto lo que dices.
    Cuando el debate se convierte en espectáculo, sea por ruidoso y superficial o por excepcional y encorsetado, nos alejamos de la auténtica naturaleza de la política democrática: debate de opiniones, decisión de la mayoría.
    En cualquier caso, espero que la fuerza de la sociedad-red y su presión constante, obligue a la política formal a vivir con naturalidad lo que hoy es excepción o circo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.