La batalla de Wikileaks

Julian Assange, el fundador de Wikileaks, está detenido pero podría ganar la guerra, ya que sus oponentes no han calibrado bien cuál es la naturaleza de los contendientes, ni el escenario de operaciones ni las armas. Esta batalla la puede ganar un ejército anónimo y global capaz de hacer frente a quien pretenda impedir la libertad en internet. En realidad, el combate que se está librando no es sobre la libertad de Assange ni sobre su moral, sino sobre el control en la red. Y Wikileaks está ganando, de momento, la guerra de la información. La respuesta de los internautas no se ha hecho esperar, con una amplia y variada gama de reacciones.

La descentralización. La página de Wikileaks ya ha pasado de los 1.000 mirrors (copias exactas del sitio), lo que hace descentralizada su presencia y dificulta la extirpación judicial, política o técnica.

La solidaridad. Los usuarios de Twitter y Facebook están en plena ofensiva contra cualquier intento de estas redes que pretenda minimizar —y mucho menos censurar— la respuesta de los ciberactivistas. Los hastags a favor de Wikileaks han conseguido el Trending Topics mundial. No hay quien pueda callar el grito digital global.

El hackeo. Algunas organizaciones han ido más allá y han lanzado ataques a las páginas o las instituciones que se han añadido a la ofensiva contra Wikileaks. La capacidad de organizar un ataque simultáneo a los servidores de estas compañías, hasta bloquearlos y dejarlos fuera de servicio, es una respuesta contundente que notarán en términos de resultados económicos o imagen pública.

La contrainformación. Wikileaks ha contraatacado, ayer mismo, revelando curiosas coincidencias diplomáticas y comerciales del Gobierno de EE. UU. con Visa y Mastercard, las mismas compañías que han bloqueado las fuentes de financiación independiente de la organización.

La simpatía. Puede que Assange sea un tipo fascinante o perturbador. Es igual. La justicia o su reputación pública ya decidirán y emitirán su veredicto. Pero a ojos de millones de ciudadanos en el mundo es un símbolo de la libertad. Un Robin Hood digital que roba información a los poderosos para dársela al pueblo. Encabeza también la votación popular en Time como personaje del año.

Alguien no ha entendido que la fuerza, el poder, el dinero o el tamaño ya no ganan las batallas de la libertad y la información en la sociedad-red. Seguramente, nada es casual y esta ciberguerra global entre David y Goliat tiene otros beneficiarios que no dan la cara. Pero no importa. La libertad va a ganar, aunque Assange siga detenido, acusado y finalmente condenado. Ningún presunto delito suyo podrá tapar la gran verdad: la información libre se abre paso a pesar de intereses y poderes. El mundo obediente y cautivo (y censurado) se acabó. Esto es solo el principio.

Publicado en: El Periódico de Catalunya (9.12.2010)(versión pdf castellano) (versió pdf català)

Enlaces de interés:
El poder del ciberactivismo #Wikileaks (entrevista en BTV)
Wikileaks: “Nadie está a salvo de esta ciberguerra” (reportaje en El País)
La iconografía de Julian Assange (2.02.2011)

Artículos relacionados:
En defensa de Wikileaks (Ernesto Hernández Busto. El País, 12.12.2010)
Wikileaks: sociedad vigilada (Pepe Cerezo, 9.12.2010)
La nueva forma de gobernar el mundo (Martín Ortega Carcelén. El País, 8.12.2010)
Diplomáticos excelentes (Lluís Bassets. Blog en El País, 7.12.2010)
Wikileaks: 7 claves para entender una sociedad 3 veces mejor (Dolors Reig, 5.12.2010)
Informe urgente sobre Wikileaks (Ángel Viñas. El País, 5.12.2010)
Wikileaks: el consenso equivocado (Moisés Naím. El País, 4.12.2010)
¿Quién teme a Wikileaks? (Manuel Castells. La Vanguardia, 30.10.2010)

Otros:
Minileaks, un portal para canalizar denuncias ciudadanas (19.07.2011)

Etiquetas: ,

Comentarios sobre: La batalla de Wikileaks

  1. Pingback: Edgar Davila
  2. Pingback: Cristina Trias
  3. Pingback: Sandra Bravo
  4. Pingback: Susana Orts
  5. Pingback: creu ibanez
  6. Pingback: cumclavis
  7. Pingback: Bruno Méndez
  8. Pingback: cumclavis
  9. Pingback: Santi Casas
  10. Pingback: TEDxRamblas
  11. Pingback: Juanmi Muñoz
  12. Pingback: asier gallastegi
  13. Pingback: Gabriel Navarro
  14. Pingback: AMANDA RAMOS
  15. Pingback: Barahona
  16. Pingback: Barahona
  17. Pingback: Oriol Lladó
  18. Pingback: xavier aldeguer
  19. Pingback: nuriavega
  20. Pingback: silviamartinez
  21. Pingback: silviamartinez
  22. Pingback: almanatura
  23. Pingback: Mónica Capell
  24. Pingback: Marc Garriga
  25. Pingback: Sin Comment
  26. Pingback: IPECC
  27. Coincido contigo en la línea de que “los oponentes a Wikileaks” (a su existencia y a su razón de ser) son los que han errado -y mucho- el escenario.

    Puede que Wikileaks o Assange le fueran irrelevantes al “ciudadano de a pie” (vaya tópico) hasta hace un par de meses, pero desde que es evidente la sobre reacción contra ambos de parte de aquellos oponentes, no puede menos que suscitarnos pasión por defenderlos, de momento, digitalmente.

    Saludos y enhorabuena por el post
    Mando

  28. Pingback: Edgar Davila
  29. Pingback: Jordi Fontich
  30. Pingback: Fernando
  31. Pingback: Asesor Político
  32. Pingback: Reyes Montiel
  33. Pingback: girado
  34. Pingback: Delfí Roca
  35. Pingback: Juan Miguel
  36. Pingback: Cristina Trias
  37. Pingback: A. Vanderslyke
  38. Pingback: Cristina Trias
  39. Pingback: ciudaddemujeres
  40. Pingback: meligalarza
  41. Pingback: mats
  42. Pingback: Mikel Arbeloa
  43. Pingback: Javier Ortego
  44. Pingback: Felipe Sicilia
  45. Pingback: Ruth Carrasco
  46. Pingback: Jorge Sánchez
  47. julian,el fundador de wikeleaks,el hecho de que se le juzgue por violacion falsamente significa,que no hay justicia y tambien que es un ejemplo a seguir un martir,esta es la señal para que nos unamos y luchemos contra los opresores,son unos intolerantes,apartir de ahora me dedicare a leer a wikeleaks.

  48. Pingback: Bruno Méndez
  49. Pingback: eifersucht
  50. Pingback: Curro Troya
  51. Pingback: TwittServices
  52. Pingback: Benigno Piñera
  53. Pingback: Dolors Reig
  54. Pingback: TwittServices
  55. Pingback: TwittServices
  56. Pingback: Carlos Carreón
  57. Pingback: Manuel Pinto
  58. Pingback: Ronny Castro
  59. Pingback: Itziar gomez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.