Élites desconectadas

Publicado en: El Periódico de Catalunya (13.04.2011) (versión pdf)

Las élites directivas (empresariales y políticas) están  seriamente desconectadas de la nueva sociedad en la que actúan, una sociedad digital que construye valor, relación y proceso en base al dato y a la información, fundamentada en el binomio redes/personas. En el ámbito de la empresa, los datos son reveladores: el 64% de los CEO (primer ejecutivo) de las principales compañías del mundo no tienen presencia alguna en el nuevo entorno digital, según un reciente informe de la consultora Weber Shandwick. Estos directivos consideran, todavía, que el anonimato social es fuente de poder, jerarquía y eficiencia. Algo absurdo en un entorno con 2.000 millones de consumidores conectados y 450 millones de currículos disponibles en internet. Con su actitud defensiva, condenan a sus empresas a una nube tóxica de desconfianza, recelo y sospecha permanente. El mundo ya no acepta secretos. Desconfía de ellos. Y los consumidores, los mercados —y la cotización de esas compañías—, son muy vulnerables a los problemas de información y comunicación que provoca un celo empresarial mal entendido.

En la sociedad transparente y abierta, el control informativo y el hermetismo corporativo ya no garantizan la seguridad. El aislamiento de esos líderes favorece y alimenta la cultura del no comment que practican algunas compañías que todavía piensan que la mejor publicidad es ser ignorados (sobre todo en sus negocios, alianzas o proyectos).

Aunque no todos se esconden. En Estados Unidos, por ejemplo, los CEO más sociales y digitales (con presencia e interacción en las redes) son los que gozan de mayor autoridad y su aportación en términos de retorno y de valor a la compañía es mucho mayor. Han comprendido que tener un lugar en el mercado –aunque sea dominante- no es suficiente para el progreso sostenible de sus empresas, ya que estas dependen de su reputación social; y que lo que se necesita, en mercados maduros con ciudadanos-consumidores muy exigentes e informados, es tener presencia y posición en la sociedad. Sin sociedad no hay mercado.

Ello explicaría que el 60% de las compañías que están incluidas en el Fortune Global 100 han fichado, en el último año, a especialistas en social media y están reestructurando profundamente sus canales informativos y sus epidermis relacionales. Se han dado cuenta, además, que los cool hunters y cult searchers que descubren y analizan tendencias, hábitos o comportamientos en la red son clave para el desarrollo de productos o para fidelizar consumidores-usuarios con sus marcas en el mundo perecedero de una oferta con fecha de caducidad o sometidos a la concurrencia constante de nuevos competidores.

En España, la situación es muy diferente. El estudio Las marcas de consumo en la web 2.0, realizado por Estudio de Comunicación, analiza la política de comunicación de grandes empresas y aporta conclusiones preocupantes. Las marcas españolas hablan poco con sus consumidores, les escuchan todavía menos e ignoran su potencial para construir o hundir lo que es su principal activo: el valor de los intangibles. Además, todavía son pocas las empresas que impulsan estrategias de comunicación en los medios sociales dirigidas específicamente a los consumidores de cada país. Lejos de fomentar la conversación, la interrelación, el servicio o la información como valor, la publicidad y la promoción continúan siendo los pilares básicos de muchas de ellas.

Las élites desconectadas dirigen estas sociedades autistas bajo patrones y modelos jerárquicos basados en la autoridad posicional, no en la reputación relacional. Dirigen empresas, pero se alejan –cada día más- de la comprensión de sus clientes en su inseparable condición humana, cívica y ciudadana. Este modelo se agota rápidamente.

Y, además, el último informe semestral de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones confirma lo peor: en España internet es, al menos, un 21% más cara que en la UE. La diferencia, en vez de reducirse, sigue creciendo y abriendo la auténtica brecha digital —no específicamente cultural ni generacional— en banda ancha, que dibuja un país a dos velocidades. La conexión ultrarrápida es un lujo al alcance de muy pocos: solo unos 200.000 abonados disfrutan de velocidad de más de 30 megas. Élites desconectadas y sociedades fracturadas, este es el problema.

No es de extrañar que España haya caído hasta el puesto 42 en el ranking del Informe global de competitividad 2010-2011 del Foro de Davos. La letal combinación de líderes analógicos (con su escasa visión de la cultura digital), empresas autistas (más orientadas a explotar el nicho de lo conocido que a explorar lo nuevo) y una sociedad a dos o más velocidades (con el riesgo de nuevas fracturas sociales) ofrece un panorama que reclama reacción urgente, no lamento condescendiente.

Las empresas, como los partidos, deben de salir de sus sedes corporativas y abrirse a las redes sociales si quieren revitalizarse, reconectarse y redescubrir las razones y los argumentos de los nuevos consumidores que ejercen a la vez de ciudadanos, y de los ciudadanos que se comportan como consumidores.

Informes relacionados:
Socialising your CEO. From (un) social to social (Weber Shandwick)
Las marcas de consumo en la web 2.0 (Estudio de Comunicación)
Redes sociales y empresa. Cómo aprovechar el poder de los social media (Manpower Professional)
Estudi de la UOC sobre l’aplicació de les TIC a les PIMEs catalanes
Barómetro de Notoriedad Online Top 85. Informe sobre la Imagen Pública en Internet de las 85 empresas españolas más cotizadas en Bolsa y de su competencia extranjera (Llorente&Cuenca, Mayo 2010)

Artículos de interés:
España
Els membres del govern espanyol, a anys llum d’Europa i els Estats Units en l’ús de les xarxes socials
Catalunya
Presència massiva dels nous alts càrrecs del govern a les xarxes socials basades en internet (I)
Presència massiva dels nous alts càrrecs del govern a les xarxes socials basades en internet (II)

Cómo hacer la transición hacia la Organización 2.0 (Manuel Gross, 1.05.2011)

Etiquetas: , , ,

Comentarios sobre: Élites desconectadas

  1. Pingback: Antoni Gutiérrez
  2. Pingback: David Martínez
  3. Pingback: josé ramón insa alba
  4. Pingback: Nono
  5. Pingback: Luis Rull
  6. Pingback: Dolores Glez Pastor
  7. Pingback: EBE
  8. Pingback: Sergio Pastor
  9. Pingback: Andres Del Moral
  10. Pingback: Diego Cruz
  11. Pingback: hervella
  12. Pingback: Miguel Pujante
  13. Pingback: Dalia Ruiz
  14. Pingback: Itziar gomez
  15. Pingback: Carlos Guadian Orta
  16. Pingback: Jesús Cruz Casado
  17. Pingback: Luis M. Díaz-Meco
  18. Pingback: mar
  19. Pingback: david_donaire
  20. Pingback: Víctor López
  21. Pingback: Carlos San Román
  22. Pingback: Joan Mayans
  23. Le has dado de lleno, en toda la línea de flotación. Así nos van las cosas…. Mucho manifiesto Cluetrain pero a la hora de la verdad ni se lee, ni se aplica, ni se entiende. Las élites quieren mantener el poder a toda costa y hasta hace poco parte del poder era la información. Aún no se han dado cuenta de que el modelo está cambiando. Quizás la sociedad aún acepta un cierto hermetismo y la política no ayuda nada en ese sentido. Pero el modelo ya está cambiando, les guste o no, y cuanto más tarden en aceptarlo más tarde avanzarán. Renovarse o morir. Algunos empiezan a estar ya un pelín muertos….

  24. Pingback: joanbit
  25. Pingback: Mertxe Pasamontes
  26. Pingback: Dolores Glez Pastor
  27. Pingback: Alberto Andreu
  28. Pingback: sorayapa
  29. Pingback: Gerencia y Cambio
  30. Pingback: Fernando Álvarez
  31. Pingback: Agustina Piedrabuena
  32. Excelente artículo Antonio.

    Siguiendo con tu original título y por darle un toque humorístico al tema, creo que:
    – entre ellos funcionan en un circuito cerrado no alineal, con poco angulo de fase, siendo muy aislantes en todos sus anchos de banda
    – poseen bobinados primarios y secundarios caducos, al igual que lo están muchos de sus capacitors, autopistas y cargas eléctricas
    – sus circuitos: abiertos y cerrados, amplificadores, lógicos, equivalentes…están conectados con un acoplamiento magnético entre sí y con una admitancia mínima de tipo no alineal y no se ven afectados por los campos magnéticos externos

    Con lo cual, ni siquiera, de momento, tendremos la suerte de un corto-circuito por estar mal-conectados, ya que querría decir que hemos pasado de la pasividad a la “acción”. Como bien dices la realidad parece ser otra.
    No connection = No Exposition = No Risks = No Mistakes = No Complications = No Re-evaluations = No Changes = LEI IT BE =WHAT´S HAPENNING NOW

  33. Pingback: Daniel García
  34. Pingback: Miquel Baixas
  35. Pingback: Mikel Agirregabiria
  36. Pingback: Miguel Lara
  37. Pingback: xupera
  38. Pingback: Omar de la Fuente
  39. Pingback: Norma Dragoevich
  40. Pingback: Guillermo Quijano
  41. Pingback: Sandra Oñate Glez
  42. Pingback: Elena Ormaechea
  43. Pingback: Jorge G. del Arco
  44. Pingback: Alberto Dotras
  45. Pingback: Benigno Piñera
  46. Es evidente que cuando las empresas acomenten “modernidades” a regañadientes, caso español, su implantación será dilatada lo más posible en el tiempo.

    Los “líderes analógicos” son digitalmente analfabetos, pero no tontos, y son conscientes de que metiendo su empresa en una carrera (impresncindible e inevitable) que ellos no dominan, pieder parte de su status. Esto, lejos de ser una maniobra dilatoria, se convierte en una conducta empresarial seudosuicida.

  47. Pingback: Ana Santos
  48. Pingback: lluisrv
  49. Pingback: Rafael Coloma
  50. Pingback: Jose Maria Palomares
  51. Pingback: antonigr
  52. Pingback: Lucia Durand Rojas
  53. Pingback: Montse
  54. Pingback: Enzo Abbagliati
  55. Pingback: Antoni Gutiérrez
  56. Pingback: La política sin políticos y sin partidos | Comunicando que es gerundio
  57. Pingback: bunny_car
  58. Pingback: aitor auzmendi
  59. Pingback: Joselu Blanco
  60. Pingback: Mallozulo
  61. Pingback: Antoni Gutiérrez
  62. Pingback: Gema Díaz Palomar
  63. Pingback: Matías.-
  64. Pingback: Matías.-
  65. Pingback: Matías.-
  66. Pingback: Joaquín Mouriz Costa
  67. Pingback: Joussen Arteaga
  68. Pingback: Alumni EEN
  69. Pingback: ArtelierComunicación
  70. Pingback: Antonio Alonso
  71. Pingback: Mari Carmen Martin
  72. Pingback: Antonio Alonso
  73. Pingback: Basilio
  74. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » II Congreso Internacional Ciudadanía Digital
  75. Excelente análisis, en la República Dominicana ocurre lo mismo que en España, las mentalidades son similares, aunque en este caso se da la paradoja de que tenemos un presidente que entiende el enorme potencial de las redes sociales y sabe la importancia que poseen en el mundo de hoy, pero el resto de su equipo está a la saga.

  76. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » Economía transparente
  77. Pingback: ¿Quién es el más implicado? | Mertxe Pasamontes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.