La cosmética de la política

Publicado en: Revista ‘S Moda EL PAÍS‘ (NÚM 2, 1.10.2011)

Entrevista con Noelia Sastre para su reportaje `La cosmética de la política’ (versión pdf) en la nueva revista semanal ‘S Moda EL PAÍS‘ donde reflexiona sobre cómo la ropa y los complementos transmiten emociones, valores, actitudes…

(…) Que el aspecto físico no empañe el mensaje (…) Es precisamente la importancia del mensaje la razón por la que hablar de moda en política provoca tanta tensión. Incomoda.(…)
Pero, el aspecto es clave y la imagen, a veces, mucho más poderosa que el mensaje.
De la mano de distintos expertos, el reportaje hace un seguimiento del look de  políticos y políticas recogiendo nuestras aportaciones en clave de comunicación estratégica.

Y aquí tenéis también  las preguntas planteadas en su día y mis repuestas:

¿Qué criterios debe tener en cuenta para mejorar la indumentaria de un político?
Los criterios fundamentales, a mi juicio, son: El contexto, la personalidad, la coherencia y la armonía. 1. Contexto: el lugar, los interlocutores, el momento político, la escenificación y la mediación (de los medios de comunicación) son claves para definir muy bien los “requerimientos” con los que hay que escoger una determinada indumentaria. 2. Personalidad: La indumentaria debe reflejar la personalidad del político, su estilo, su manera de “ser”. La indumentaria transmite emociones, valores y actitudes. 3. Coherencia: El uso inteligente y adecuado de complementos y accesorios contribuyen, poderosamente, en la percepción pública del político. A veces, los detalles son ignorados y tras ellos se evapora o se destruye lo que se ha construido tan laboriosamente. 4. Armonía: Un político debe der “conectar” con el electorado, identificándose con él y con las audiencias de cada situación. Vestir de manera armoniosa preserva y potencia la imagen pública, favoreciendo la iniciativa relacional. La armonía del vestuario permitirá, también, un mejor flujo de la comunicación no verbal y de la espontaneidad del político.

¿Errores y aciertos desde su punto de vista en la indumentaria de Zapatero?
ERRORES: mangas demasiado largas o con los botones poco ajustados, lo que provoca que, en demasiadas ocasiones, el puño de la camisa sea excesivo. Las chaquetas demasiado ajustadas o entalladas y el botón demasiado ajustado… Es un tema de corte, a veces de talla, pero también  de ajuste del ojal. Y algunos nudos de corbata son demasiado flojos, hecho que facilita la caída de la corbata y deja el botón de cierre a la vista. Finalmente, no creo que le vuelva a suceder el error del “cinturón de Hermes” que en mayo del 2009 escandalizó a bastantes electores y dio mucho de que hablar.

ACIERTOS. La discrección general de tonos, cortes y complementos, que favorece un estilo cómodo y práctico, adecuado para muchas circunstancias. El estilo informal es lo que, a mi juicio, mejor le queda y mejor sabe llevar Zapatero. Creo también que sabe como sentarse, ponerse y posar, facilitando el trabajo y la calidad de la intermediación mediática. Buenos zapatos, suelas cuidadas y calcetines impecables. También gestiona bien la vestimenta deportiva. (Ver la lista de Madame Figaro que sitúa a Zapatero como uno de los hombres más elegantes “por la elegancia clásica y su toque chic”)

¿A qué tipo de sugerencias y cambios de indumentaria son reticentes los políticos españoles?
A las de los colores. Hay una gran prevención (y un cierto conservadurismo) a la hora de explorar nuevas gamas cromáticas. Y reticencias también a los cambios en el corte de pelo o de afeitado.

Claves para funcionar en televisión. ¿Podría poner algún ejemplo de éxito y otro de metedura de pata en los debates entre candidatos (en España y en el exterior), desde el punto de vista de la imagen física?

Un ejemplo de éxito es la corbata amarilla de Nick Clegg en el primer debate de las pasadas elecciones británicas. Consiguió fijar, muy claramente, la idea de “tercer espacio”: ni rojos, ni azules…. El éxito le llevó a repetirla en otros debates convirtiéndose en un efecto simbólico. Y, aunque sea muy conocido, el “gran error”, el error más histórico ha sido la actitud corporal, actitudinal, física y de vestuario en el famoso debate Kennedy/Nixon

La presidenta brasileña, Dilma Rouseff, es uno de los últimos ejemplos de cambio de imagen. A sus 62 años se ha hecho lifting en cara y ojos (“me he quitado 20 años de encima”, reconoce ella misma), ha adelgazado, se ha cambiado el pelo y su forma de vestir (de sus básicos y predecibles pantalones ha pasado a utilizar más colores y variedad, aunque manteniendo un estilo clásico y sobrio). Todo para suavizar su antigua imagen de marxista rebelde. ¿Qué cambios necesitarían en su opinión Rajoy y Rubalcaba para mejorar su imagen?

RAJOY debe cuidar, permanentemente su barba y corte de pelo. Unos milímetros de más le juegan siempre una mala pasada provocando percepciones negativas por falta de cuidado o esmero. Imprescindible: buena hidratación de la piel.

PARA LOS DOS: Las barbas de los dos deben ser cuidadas y cortadas con tijera, no con máquina. No es lo mismo un pelo canoso en medio de la mejilla que en el mentón. Hay que cortar en función del lugar del pelo, de su color y del conjunto de la barba. Uno de los dos será el pimer presidente con barba.

RUBALCABA: Debe dar color a sus corbatas. Tiene una buena sonrisa y se le ilumina la cara… pero un apoyo de vitalidad cromática le vendría bien.

Enlaces de interés:
Rajoy y Rubalcaba: con toda la barba (entrevista para El Grupo Vocento)

Otros enlaces:
Moda política 2010
Moda política 2009
Moda política 2008

Etiquetas: , , ,

Comentarios sobre: La cosmética de la política

  1. Pingback: David Alvarez
  2. Pingback: David Alvarez
  3. Pingback: Xosé M.
  4. Pingback: Luisa Candedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.