Elecciones sin errores

Publicado en: El País (26.10.2011) (Artículo 1, Las formas son fondo)

Esta es la primera de una serie de notas que escribiré diariamente para El País.com, durante la campaña electoral, en el blog que se lanza hoy: ‘Las formas son fondo“.

El político mexicano Jesús Reyes Heroles decía que, “en política, las formas son fondo”. Las formas en comunicación política no son accesorias y mucho menos irrelevantes. Por sí mismas, pueden contribuir al logro de determinados objetivos estratégicos. Y también a impedirlos: los errores se pagan muy caros. La obsesión de todo equipo electoral es evitar los errores e impedir que los juicios de sus candidatos sean percibidos como prejuicios de estos hacia grupos de electores, territorios o cualquier otro elemento de identidad relevante.

Esta larga precampaña electoral ha arrancado con dos sonoras disculpas. La primera de Esteban González Pons (vicesecretario de Comunicación del PP y cabeza de lista al Congreso de los Diputados por Valencia), que -durante un mitin en Valencia- dijo: “No hay ningún español tan idiota que quiera la continuidad del PSOE”. Estas palabras desataron tal polémica que, anteayer, González Pons rectificaba a través de un mensaje en su cuenta de Twitter: “El PSOE me acusa de insultarles. No es verdad. Pero no le voy a dar vueltas. Si alguien se siente ofendido, retiro la palabra. Mis disculpas”.

La segunda es la disculpa de Josep Antoni Duran i Lleida, cabeza de lista de Convergència i Unió. La pasada semana salían a la luz unas polémicas declaraciones en Vanity Fair donde defendía las terapias psicológicas para curar a los homosexuales. Estas declaraciones fueron respondidas desde amplios sectores políticos, pero también por parte sus propios compañeros de federación electoral, Convergència Democràtica de Catalunya. El político envió un correo electrónico pidiendo disculpas, dirigido a la corriente homosexual de CDC, Convergais, e hizo una declaración aprovechando una entrevista en El Periódico donde señaló que “se sacaron de contexto” sus palabras. “La homosexualidad no es ninguna enfermedad. (…) Otra cosa es que yo discrepe con el hecho que se haya legislado correctamente respeto al matrimonio o la adopción”. Sin embargo, pedir disculpas no es lo mismo que pedir perdón. Pedir perdón es un acto de arrepentimiento que lleva implícito un cambio de actitud. Los electores quieren que las disculpas públicas no sean una penitencia cínica para seguir pensando o haciendo lo mismo. Y, en política, las escenificaciones públicas de contrición, cuando son sinceras, suelen traer consigo notables beneficios. Y son negativas cuando la disculpa es el peaje barato para seguir insultando o provocando.

Pedir perdón, en política, es una de las formas más importantes para recuperar la iniciativa y mejorar tu reputación. En primera instancia porque hacen al político más humano (con sus errores y virtudes), acercándole a sus electores. Transmiten un mensaje en el que identificarse: soy como tú, también hago y digo cosas de las que acabo arrepintiéndome. Además, al reconocer que se ha cometido un error pero que se está dispuesto a enmendarlo, se predispone al elector para que pueda ofrecerle una segunda oportunidad. Y, en último término, la historia de la persona que toca fondo y que es capaz de superar las adversidades es impagable en términos de relato político.

Pedir disculpas se queda en tierra de nadie y tiene como objetivo evitar más o mayores daños. Justo lo que, en este comienzo de campaña, parece que ha ocurrido. Ambos dirigentes han seguido una misma estrategia: intentar apartar la mirada del problema político, para centrarla en exagerar los errores de los otros, e insistir hasta la saciedad en que sus palabras se sacaron de contexto. No admiten que sea culpa suya pero, por si acaso, piden disculpas.

Queda mucha campaña por delante y las formas (que son fondo) pueden traer más de una sorpresa, como mover al electorado en la dirección no prevista. Los errores se pagarán caros.

Artículos de interés:
El discurso del perdón en política (revista Más Poder Local. OCtubre 2011, núm 7)

También te recomiendo:

Etiquetas: , , ,

Comentarios sobre: Elecciones sin errores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.