El pequeño paso del Rey

El mensaje del Rey ha supuesto un paso hacia delante, aunque muy corto. En un mensaje de más de 1.500 palabras, ha resuelto la gran expectación existente en relación con el caso Urdangarín dedicando, del total, simplemente unas 100 breves y prudentes palabras. El monarca ha tropezado varias veces este año. Pero sus problemas de movilidad no son nada en comparación con los posibles problemas vinculados a la sensibilidad y a la credibilidad.

Sus omisiones son reveladoras. El año pasado finalizó su discurso con este mensaje: «¡Muy feliz Navidad y Año Nuevo 2011, en nombre propio y de mi familia, a todos los españoles y a cuantos extranjeros viven con nosotros!». Este año, por primera vez, no ha mencionado a su familia. Tampoco a la Reina, ni a las infantas.

Reivindicar que «la justicia es igual para todos» es lo mínimo exigible a quien representa la máxima visibilidad del Estado de Derecho. Se podría decir a su favor que pedir «rigor, seriedad y ejemplaridad en todos los sentidos» y afirmar que «las personas con responsabilidades públicas tenemos el deber de observar un comportamiento adecuado, un comportamiento ejemplar» es un gran paso. Pero no lo es, aunque tragó saliva cuando lo dijo. El Rey alude a lo que todos pensamos, pero elude su posición personal y su reflexión como padre. No ha dicho ni tan solo que se siente triste o avergonzado. Esta noche se esperaba ver al Rey decepcionado y afligido. Era lo mínimo. No mostrarse así le convierte en alguien insensible o, lo que es peor, protagonista de un artificio.

En su discurso, debería haber sido capaz de reconocer, al menos, el daño que miembros de su propia familia han causado a lo que él mismo reconocía como «la desconfianza respecto a la credibilidad y prestigio de algunas de nuestras instituciones». Ha sido una oportunidad perdida. O frustrada.

No citar a su familia refleja, quizás, sentimiento de culpa. O de soledad. O una torpe estrategia que pretende hacernos olvidar lo que no se menciona. O todo a la vez. Esta Nochebuena, y por primera vez en 14 años desde su boda, la infanta Cristina no le acompañará en la tradicional cena navideña en la Zarzuela. Un momento seguramente triste para quien ha servido a la sociedad española durante 36 años, como él mismo ha tenido que recordarnos buscando exculpación, comprensión o perdón, dado su balance global.

La escenografía del mensaje real ha sido cuidada, como siempre, con una realización hierática y tradicional. El Rey ha hecho esfuerzos en la comunicación gestual, pero sin registros emocionales justo cuando más lo necesitaba. Ha locutado su mensaje, pero no sé si ha escuchado el mensaje que le llegaba de la sociedad en forma de expectativa crítica. La monarquía, como la liturgia vaticana, es especialista en hablar elípticamente con un rígido control simbólico. Pero la sociedad española, sacudida por la crisis y el desánimo, no está para fintas semánticas o matices palaciegos. La claridad es la clave de la ejemplaridad. La ética necesita luz clara, no sombras, ni mucho menos penumbras.

El Rey no se ha disculpado. Y para quien crea que no debería asumir responsabilidades que no son suyas, será bueno recordar que la única razón de peso para aceptar que el linaje sea fuente de legitimidad pública es la moralidad. Si no hay votos, debe haber ética y autocrítica, al menos. Es cierto que la justicia debe ser para todos igual, pero el juicio de lo moral debe ser superior para aquellos a los que la cuna o los lazos familiares les otorgan el privilegio de la representación constitucional.

Su tropiezo es severo, aunque no irreversible. Veremos los siguientes pasos que, inevitablemente, deberá dar cuando avance el proceso judicial contra su yerno. En el juego del ajedrez, el rey es la figura clave pero con menor movilidad. Hoy, quizás mal asesorado y defendido, el rey Juan Carlos I se ha movido, calculadamente, como una pieza fría de un tablero. Ha perdido la oportunidad de mostrarse como una persona real. Él, que ha pedido a los demás que actúen con «realismo», no ha predicado suficientemente con el ejemplo. Justo lo que esta noche se juzgaba.

Publicado en: El Periódico (24.12.2011) (versión pdf)

Artículo asociado:
El Rey está desnudo (El Periódico, 24.12.2011)

Enlaces de interés:
Texto íntegro del discurso de Navidad del rey (RTVE, 24.12.2011)
El Rey pide que la ley actúe ante los corruptos en pleno ‘caso Urdangarín’ (El Periódico, 24.12.2011)
Reforzar la confianza (Josep Ramoneda. El País, 29.12.2011)
Ejemplos más allá de las leyes (sobre el concepto de ejemplaridad pública sistematizado por el pensador Javier Gomá). (El País, 29.12.2011)

Documento con los mensajes más difundidos en Twitter con los hashtags #eldiscursodelrey y #discursodelrey realizado por Mariluz Congosto que enlazo aquí en formato pdf.

Etiquetas: , , , ,

Comentarios sobre: El pequeño paso del Rey

  1. Pingback: Antoni Gutiérrez
  2. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » El Rey está desnudo
  3. Pingback: Luis Fernandez Campo
  4. Pingback: Francisco Martínez
  5. Pingback: Eva Peruga sales
  6. Pingback: Cristina Graupera
  7. Pingback: Álvaro Vega Cid
  8. Buena reflexión. Uno puede darse el lujo de no conquistar nuevos corazones, pero dejar de lado a aquellos que son nuestros principales defensores es una equivocacion inútil. Una pena. Lo digo con el focoen la gestión de la comunicación, no en la ideología. Escribí hace unas semanas sobre el punto. Merece que lo enlace como digno colofón.

  9. Pingback: Luis M.
  10. Pingback: Ángel Martínez
  11. Pingback: Florescita Méndez
  12. Pingback: Tolo Moya
  13. Pingback: José María
  14. Pingback: Xavier Boix
  15. El rey no tiene porque diculparse de nada de lo que haya hecho algun miembro de su familia. No mezclemos cosas que ya somos maduros. El rey ha estado en su papel institucional sin hacer mas dano a una de sus hijas. Bastante ha hecho este rey por nuestra democracia. Yo estoy agradecido a su majestad por hacer magnificamente su trabajo.

  16. Pingback: José A. Llorente
  17. Pingback: David Alvarez
  18. Pingback: David Alvarez
  19. Pingback: Orlando Goncalves
  20. Pingback: Verónica Hernández P
  21. Pingback: Julio Otero Santamar
  22. En tiempos como los nuestro en que la emoción es moneda de cambio, sorprende que no haya habido emocionalidad. Un líder compungido, dolido, humano, genera empatía e incluso compasión. Un líder lejano e hierático, un cierto desdén. Una oportunidad perdida sin duda…Buen artículo. 🙂

  23. Pingback: AMANDA RAMOS
  24. Pingback: Koldo Martinez
  25. Pingback: Aitor Azurki
  26. Pingback: Juan Ángel Conca
  27. El rey tendría que haberse mostrado más “humano”, la verdad. Aún así, yo pienso que intentó romper esa poca expresión sentimental de otros años a través de sus gestos y voz (un poco) más expresivas.
    No estoy de acuerdo que no mencionara a su familia, ni en el discurso ni en la foto de la mesita. Otra cosa es analizar el paper que ha hecho jugar a su familia en los discursos navideños anteriores. Como jefe del estado, en esta comparecencia es necesaria?
    Un saludo y Feliz Navidad Antoni! 🙂

  28. Pingback: Más Política
  29. Pingback: Mertxe Pasamontes
  30. Pingback: Alejandra Rueda Cruz
  31. Pingback: R. de los Ríos.
  32. Pingback: Andrés Sánchez Hdez
  33. Pingback: Luis Fernandez Campo
  34. Pingback: Yesica Thomsen
  35. Pingback: Dolores Glez Pastor
  36. Pingback: Marc Garriga
  37. Pingback: Rafa Laza
  38. Pingback: Rafael Calvache
  39. Pingback: hervella
  40. Pingback: Caldero de Ideas
  41. Pingback: Marta Olea
  42. Pingback: Miriam Blasco Dávila
  43. Pingback: EBE
  44. Pingback: EBE
  45. Pingback: Albert Medrán
  46. Pingback: Alfonso Romay
  47. Pingback: Luis Manuel
  48. Pingback: Marta Cerame
  49. A mi me ha impactado la puesta en escena, el árbol de Navidad sin apenas luces ni colores, y esa foto del Rey con Rajoy y Zapatero que me ha parecido artificial y fuera de lugar.
    Este año ha estado aún más distante que otras veces, parece que está en una burbuja.
    Por otro lado en Twitter he podido leer opiniones espontáneas de los ciudadanos, algunas con el hashtag #eldiscursodelrey. Muchos de ellos aluden a la falta de referencias a la familia y por supuesto al caso del yerno. ¿tal vez los asesores del Rey están al tanto de lo que se opina en Twitter?
    Aunque es un poco tarde he empezado a a recoger los tweets con este hashtag porque me parecen de interés. El primer tweet que he pillado es del las 21:09, he perdido los comentarios del principio del discurso pero tendré los de las reflexiones posteriores.

  50. Pingback: M. Luz Congosto
  51. Pingback: Santi Casas
  52. Pingback: Alberto Cairo
  53. Pingback: Juan Felipe García
  54. Pingback: Alex Bergonzini
  55. Pingback: leda duelo
  56. Pingback: MCarmen G. Galott
  57. Pingback: Enrique Sacanell
  58. Pingback: Enrique Sacanell
  59. Pingback: José de la Peña
  60. Pingback: José de la Peña
  61. Pingback: Antonio Fumero
  62. Pingback: Olga Núñez
  63. Pingback: Juan José Manzano
  64. Pingback: Jesús Fabre Cascales
  65. Pingback: Jorge Castañeda
  66. Pingback: José Ignacio Jonte
  67. Pingback: María Pantiga
  68. Pingback: Juan Bouza Mera
  69. Pingback: Cristina Goicoechea
  70. Pingback: Jose C. Gonzalez
  71. Pingback: Verónica Martorell
  72. Pingback: Celestino Boge
  73. Pingback: Ángela Paloma Martín
  74. Pingback: Rubén Vinagre
  75. Pingback: Manuel Gross
  76. Pingback: Antoni Gutiérrez
  77. Pingback: Xcat.cat
  78. Pingback: M. Luz Congosto
  79. Pingback: Antoni Gutiérrez
  80. Pingback: ARMAK de ODELOT
  81. Pingback: masiosare
  82. Pingback: Miguel Angel Blanco
  83. Pingback: Antoni Gutiérrez
  84. Pingback: antonio gutierrez
  85. Pingback: Miguel Angel Cintas
  86. Pingback: Miguel Angel Blanco
  87. Pingback: Teodoro García Egea
  88. Pingback: Teodoro García Egea
  89. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » Urdangarín a pie, y sin carroza
  90. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » El Rey virtual
  91. Pingback: Antoni Gutiérrez
  92. Pingback: Txarli Pérez
  93. Pingback: Bego Nasarre
  94. Pingback: #noalacorruPPCiUon!!
  95. Pingback: Juanjo López
  96. Pingback: tonapou
  97. Pingback: RogelioDLaCarrera
  98. Pingback: Kowalski
  99. Pingback: Ana Isabel Cordobés
  100. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » Un momento decisivo para la monarquía
  101. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » Dime qué piensas, please

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.