La huelga de internet

Alan Solomont, embajador de Estados Unidos en España, tuvo la osadía de enviar, el pasado 12 de diciembre, una durísima carta de reprobación política al entonces aún presidente José Luis Rodríguez Zapatero. El motivo de la misma era quejarse por la debilidad y el incumplimiento de los “compromisos adquiridos por España ante los dueños de los derechos y ante el Gobierno de los Estados Unidos”. Se fundamentaba en que el último Consejo de Ministros del Gobierno en funciones no aprobó, tras un fuerte debate sobre su rechazo social en internet, la llamada ley Sinde. El embajador se atrevió a afirmar: “El Gobierno, por desgracia, ha fracasado a la hora de terminar el trabajo debido a razones políticas, en detrimento de la reputación y la economía de España”.

El tono amenazador y descalificador de la misiva se tornó en felicitaciones públicas, por parte del mismo diplomático, cuando -unos días después- el Gobierno de Mariano Rajoy aprobaba (a propuesta del ministro José Ignacio Wert) la misma norma sin modificación alguna.

Mientras esto sucedía, el Gobierno del presidente Barack Obama presentaba públicamente su propuesta de ley antipiratería (la denominada ley SOPA, Stop Online Piracy Act). Pero lo que en España fue, fundamentalmente, una masiva reacción de usuarios de internet contra la ley Sinde —con el apoyo de algunas populares páginas de descargas de películas que cerraron para expresar su rechazo— en EEUU ha tenido otro tipo de respuesta. A mediados de noviembre pasado, Facebook, Google y Twitter (Net Coalition), junto a otros gigantes de internet como Amazon, Yahoo, o PayPal, mostraban su oposición a la iniciativa con un contundente anuncio en The New York Times y una estudiada y eficaz campaña en las redes. En diciembre anunciaban su disposición a “cerrar” sus servicios globales como muestra de su profundo rechazo a una ley que regula mal lo que dice proteger e ignora la profunda transformación de creación de valor y, con ello, la evolución de los legítimos derechos de creadores y de la industria cultural, en la nueva sociedad del conocimiento.

La amenaza de apagón digital por parte de Net Coalition, prevista inicialmente para el 23 de enero, no fue un gesto táctico. La unidad de sus promotores y la amenaza de huelga en internet eran reales, y sus consecuencias imprevisibles y con altísimo impacto social y económico.

Finalmente, el pasado fin de semana, el Congreso de EEUU anunció la “congelación” de la votación de la ley, prevista para el día 24, hasta “alcanzar un alto grado de consenso”. La Casa Blanca hizo pública una nota en la que, tras defender la necesidad de combatir la piratería, se criticaba que “determinados aspectos de la ley pudieran dañar la libertad de expresión e introducir inseguridad en los negocios sobre internet”. Mientras aquí el embajador Solomont nos daba un repaso sin pudor ni respeto, tirándonos de las orejas y aplaudiendo según sucedían los acontecimientos, allí su Gobierno ha cedido, buscando consensos para evitar fracturas.

Siendo candidato presidencial, Obama dijo con solemnidad y ambición durante una visita a la sede central de Google en el 2007: “Ayúdenme a cambiar el mundo, de la misma forma en que Google lo ha cambiado”. Cinco años después, es discutible si él ha cambiado el mundo, pero nadie duda de cómo lo ha hecho Google y todo el ecosistema de internet.

De las 10 empresas más innovadoras en el mundo en 2011 —según la selección y análisis de la publicación Fast Company (Apple, Twitter, Facebook, Nissan, Groupon, Google, Dawning Information Industry, Netflix, Zynga y Epocrates)— ¡ocho no existían hace 10 años! La lista, además, está copada casi totalmente por empresas tecnológicas que desarrollan el núcleo principal de operaciones a través de internet, y la mayoría son norteamericanas.

La tecnología social (que construye relaciones, comunidades e intereses en base a una fuerte emancipación personal y profesional) nutre el ecosistema de internet y es mucho más que mera tecnología. Se trata de una nueva cultura que cambia grandes ecuaciones como, por ejemplo, la percepción entre valor y precio, o las relaciones con los productos y servicios entre propietarios o usuarios.

Wikipedia, que sigue financiándose y desarrollándose sin publicidad y con la aportación de más de casi 100.000 redactores, es el paradigma de la nueva sociedad, según Don Tapscott y Anthony Williams, autores del libro Wikinomics. La popular web cerró ayer sus puertas digitales en inglés, junto a 10.000 portales más que se sumaban también a la protesta, a pesar del paso atrás del Gobierno y el Congreso de EEUU, para seguir con la presión cívica y global sobre una política miope y equivocada. El anuncio de la huelga tenía un mensaje muy elocuente: “¡Aviso para estudiantes! Terminad vuestros deberes pronto. ¡Wikipedia cerrará el miércoles contra una ley maligna!” La primera gran huelga de internet cambiará la relación de fuerzas entre usuarios y propietarios. Los segundos deberán aprender a hacer negocios con los primeros sin que estos sean clientes. Todo un reto. Un cambio histórico.

Publicado en: El Periódico de Catalunya (19.01.2012)(versión pdf)

Enlaces de interés:
No ha sido una huelga de internet sino un cierre patronal el que ha frenado la SOPA (Observatorio de ciberpolítica. José Rodríguez, 19.01.2012)
Más de 10.000 páginas web se suman a la protesta contra la ley SOPA de antipiratería (La Vanguardia, 18.01.2012)
Obama anuncia que apretará la Ley para controlar el ciberespacio (Radio Nacional de Venezuela, 25.01.2012)
Ley SOPA y PIPA (AT Grup)
Defend our freedom to share (or why SOPA is a bad idea) (TED. Enero 2012)

Etiquetas: ,

Comentarios sobre: La huelga de internet

  1. Pingback: Antoni Gutiérrez
  2. Pingback: roberto hervás
  3. Pingback: David Alvarez
  4. Pingback: Josep Escaño Bové
  5. Pingback: David Alvarez
  6. Pingback: Alex Gutiérrez
  7. Pingback: MercèMuletAlejandro
  8. Pingback: Sergio Alvarez
  9. Pingback: Carlos Pérez
  10. Pingback: Ro Trejo
  11. Pingback: antoniojpineda
  12. Pingback: Jorge Morán
  13. Pingback: Mauricio Saavedra ®™
  14. Pingback: Javier Mesonero
  15. Pingback: Lucia Durand Rojas
  16. Pingback: Carlos Guadian Orta
  17. Pingback: iolanda rodriguez
  18. Pingback: Mª Celeste G.Box
  19. Pingback: Nani
  20. Pingback: César Calderón
  21. Pingback: tahergo
  22. Pingback: carla melgar vaccari
  23. Pingback: Rosa Alarcon
  24. Pingback: Ricard Espelt
  25. Pingback: blogsdepolitica
  26. Pingback: Benigno Piñera
  27. Pingback: hervella
  28. Pingback: Mikel Orrantia -Tar
  29. Pingback: Comunicació Pública
  30. Pingback: Delfi Roca
  31. Pingback: Nacho Díaz
  32. Pingback: Tesis.Campaña
  33. Pingback: Mertxe Pasamontes
  34. Pingback: Amparo Cantalicio
  35. Pingback: Alfonso Alcantara
  36. Pingback: Juan Fco. Ruiz
  37. Pingback: Xose Alberte Cea
  38. Pingback: Mertxe Pasamontes
  39. Pingback: Ignacio Ramcar
  40. Pingback: Josep Maria Ferré
  41. Pingback: Imma Aguilar Nàcher
  42. Pingback: jfreixanet
  43. Pingback: marcos garcia
  44. Pingback: Alfonso Rguez-Ponga
  45. Pingback: Alfonso Rguez-Ponga
  46. Pingback: Josep M Porta
  47. Pingback: Patricio Cevallos
  48. Pingback: Miquel Loriz COMFIA
  49. Pingback: mj carrillo lázaro
  50. Pingback: Antoni Gutiérrez
  51. Pingback: trinitro
  52. Pingback: Tolo Moya
  53. Pingback: Patricia Rodríguez M
  54. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » ‘Se regula a la defensiva y sobre un modelo sin mercado’
  55. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » El pájaro y la jaula
  56. Pingback: Juan José Cacho
  57. Pingback: eljose

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.