Menos transparente de lo deseado

Publicado en: El Periódico de Catalunya (05.04.2012) (versión pdf)

Finalmente, el Gobierno ha presentado su anteproyecto de ley de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno. El próximo día 10 finaliza el corto periodo de consulta y participación pública habilitado. Mariano Rajoy, ciertamente, ha cumplido su palabra de presentar, en los primeros cien días de mandato, una iniciativa política que ahora emprenderá su curso parlamentario. Hacerlo era inaplazable, ya que España es aún uno de los pocos países de la UE que no dispone de esta norma. Ha cumplido sí, pero no sabemos si ha entendido lo que significa transparencia. Se regula mal lo que no se comprende.

El anteproyecto se ha abierto a las aportaciones ciudadanas en una página web específica que se ha colgado más de una vez. El modo de hacer las cosas es de por sí un síntoma de que no se ha interiorizado la esencia de lo que se dice que se va a regular. Reducir la participación a un formulario (sin visualización del conjunto, sin registro, sin obligación de responder), y sin un amplio debate social y profesional, es una buena prueba de ello. El canal tiene soporte digital, pero la mentalidad es profundamente analógica, centralizada y vertical. Está concebido casi como un trámite estético, pero no hay compromiso alguno de cómo se van a trabajar esas aportaciones, ni tampoco se abre un proceso de cocreación legal entre nuestros representantes y la ciudadanía. El anteproyecto nace con una decisión, de fondo, cuestionable. La regulación de la transparencia no pretende promover la participación ciudadana. Ni hacer que lo más nítido sea la antesala de espacios más dinámicos y de colaboración para la relación entre el Gobierno y los ciudadanos y sus organizaciones sociales y económicas.

Sorprende que la propuesta ignore un ámbito imprescindible, para dar un salto en la transparencia en la vida pública, como son las organizaciones políticas (partidos, sindicatos) y las instituciones representativas (parlamentos). Ni una palabra. Pretender transparentar la acción del poder ejecutivo, sin afrontar la del poder judicial o legislativo, o el papel de los partidos en la sociedad, es regular por competencias, no por principios transversales. La propuesta del Gobierno no afronta lo fundamental: ¿qué requisitos, en términos de transparencia, acceso a la información y participación debería cumplir cualquier actividad política de servicio público?

Las disfunciones, imprecisiones e incoherencias que la ley va a dejar al descubierto de nuestra arquitectura democrática puede, en vez de generar un saludable efecto contagio, provocar justo lo contrario: nuevas (y viejas) áreas de opacidad que puedan seguir al margen de esta ley y que defrauden, aún más, las expectativas creadas en una ciudadanía cansada, irritada y desconfiada de nuestro sistema político. La norma propuesta llega tarde y es muy poco ambiciosa e innovadora en relación con los modelos europeos o norteamericanos. Se queda más que corta que la misma iniciativa del PP en la oposición. Parece que, para el Gobierno, internet es un fax mejorado y un sustituto más cómodo de la correspondencia en papel para la gestión de las incidencias. Para muestra un botón: las palabras internet o redes sociales no aparecen en el articulado. Tampoco rendición de cuentas.

Hemos esperado mucho, demasiado, para tener una ley que proteja, estimule y aliente nuestros derechos a la información pública. Esperábamos que aprovechara el enorme caudal de potencia social, económica y tecnológica que tiene la liberación de los datos públicos. Que estimulara una profunda reforma organizativa en la creación, organización y prestación de los servicios públicos gracias a la incorporación de la cultura digital. No se trata de máquinas ni de programas simplemente. Se trataba de visiones, conceptos y estrategias que este anteproyecto ignora, o desprecia. El egovernment no es simplemente gobernar con tecnología, es otra manera de hacer, pensar y servir a los ciudadanos y ciudadanas desde el Gobierno.

Rajoy ha querido cumplir. Está muy bien. Pero no se trataba de un mojón político o parlamentario, sino de una auténtica revolución en la gestión de lo público y de la relación de la política con administrados y ciudadanos. Una adecuación a la vida móvil y digital de nuestra sociedad. Hay, además, una oportunidad extraordinaria para ser mucho más eficientes en el gasto si se cambian los flujos de comunicación, se horizontaliza la relación, se digitalizan procesos y se utiliza la tecnología de proximidad para hacer de la información y el dato liberado un nuevo modelo de gestión del servicio público. Hay ahorro y también oportunidades de innovación.

Hay quien dirá que es un primer paso, y lo es, especialmente en la lucha contra la corrupción y la mala gestión; que es mejor tenerlo a no tener ninguno, y tendrá razón. La cuestión es si este primer paso abre la oportunidad a los siguientes, que deben ser urgentes y decididos. Creo, sinceramente, que para llegar lejos, a veces, hay que dar pasos cortos y continuados. Pero siempre que se cumpla una condición: que se sepa hacia dónde se va. Y, en este caso, no lo parece.

Mis aportaciones al Anteproyecto de Ley de Transparencia:
Sobre la Ley de Transparencia (8.04.2012)

Artículos de interés:
Una ley de transparencia amortizada, analógica y sin ambición (César Calderón, 2.04.2012)
Buenas intenciones (El País, 25.03.2012)
La Ley de Transparencia, solo el primer paso (Antonio Garrigues, Jesús Lizcano, Jesús Sánchez, Manuel Villoria. El País, 5.04.2012)
Transparencia y Ley de Transparencia (En aprendizaje continuo, 7.04.2012)
El Gobierno da luz verde a la Ley de Transparencia obviando a los expertos (El País, 18.05.2012)
Rajoy sube un vídeo a Youtube por el Día de Internet, pero no acepta comentarios (PR Noticias, 18.05.2012)

Otros artículos de interés:
¿Y si el ajuste es la reforma? (Antonio Díaz Méndez , 1.05.2012)

Etiquetas: , , , ,

Comentarios sobre: Menos transparente de lo deseado

  1. Pingback: Antoni Gutiérrez
  2. Pingback: Jaume V. Aroca
  3. Pingback: Helena Ancos
  4. Pingback: EBE
  5. Pingback: dixit
  6. Pingback: Jose Rodríguez
  7. Pingback: Alicia
  8. Pingback: Pablo Sopena
  9. Pingback: Alicia
  10. Pingback: Núria Alonso
  11. Pingback: Lilian Fernandez
  12. Pingback: Leticia Gude
  13. Pingback: David Castañer
  14. Pingback: Nono
  15. Pingback: Octavio Caraballo
  16. Pingback: Govern Obert
  17. Pingback: Inno Politic
  18. Pingback: César Calderón
  19. Pingback: David Alvarez
  20. Pingback: David Alvarez
  21. Pingback: Fernando Martínez
  22. Pingback: Pilar Bespín
  23. Pingback: Jorge Godoy
  24. Pingback: Irene A. M.-L.
  25. Pingback: mfmaïssa
  26. Pingback: Cesc Camprubí
  27. Pingback: Gabriel Navarro
  28. Pingback: Gabriel Navarro
  29. Pingback: Transparencia R M
  30. Pingback: Tu Derecho A Saber
  31. Pingback:  Enrique Varela
  32. Pingback: Andres Schuschny
  33. Pingback: Andrea Valls Tomas
  34. Pingback: María Freiría
  35. Pingback: Lourdes Tebé
  36. Pingback: dolores lavalle
  37. Pingback: Amador González
  38. Pingback: Dani Martínez
  39. Pingback: Josep Maria Ferré
  40. Pingback: lourdes Muñoz
  41. Pingback: Juan Morales
  42. Pingback: Carlos Hidalgo
  43. Pingback: ck
  44. Pingback: jfreixanet
  45. Pingback: Bego Nasarre
  46. Pingback: Teresa Gonzalez
  47. Pingback: meligalarza
  48. Pingback: Celeste G.Box
  49. Pingback: estrella_rafa
  50. Pingback: maria rey
  51. Pingback: Marcos Merino
  52. Pingback: Pedro Centeno
  53. Pingback: Edu Beltran
  54. Pingback: emilio suarez
  55. Pingback: toni merino
  56. Pingback: J. M. Mateos Ramos
  57. Pingback: tienedelito
  58. Pingback: Carmen Moraira
  59. Pingback: EL SEIS DOBLE
  60. Pingback: Núria Vives
  61. Pingback: Victoria Anderica
  62. Pingback: vickyande
  63. Pingback: M. Climent
  64. Pingback: Jordi
  65. Pingback: Julio Alonso
  66. Pingback: Jorge Sánchez
  67. Pingback: Nani Soriano
  68. Pingback: Govern Obert
  69. Pingback: EEsca
  70. Pingback: ximoberna
  71. Pingback: David Cabo
  72. Pingback: Goteo
  73. Pingback: Jesus Rodriguez
  74. Pingback: Marc Garriga
  75. Pingback: Cristina Riera
  76. Pingback: Alejandro Blesa
  77. Pingback: Xavier Boix
  78. Pingback: Esther Caparros
  79. Pingback: Vicente Nadal
  80. Pingback: Vicente Nadal
  81. Pingback: nacho nogueira
  82. Pingback: Mertxe Pasamontes
  83. Pingback: Antoni Gutiérrez
  84. Pingback: Helena Ancos
  85. Pingback: Alfonso Romay
  86. Pingback: Fundación Expande
  87. Pingback: Santi Casas
  88. Pingback: Elena Barrios
  89. Pingback: mladron de guevara
  90. Pingback: Fundación Expande
  91. Pingback: ciudaddemujeres
  92. Pingback: Chus Abeledo
  93. Pingback: Cristina narbona
  94. Pingback: Emi Escudero Amado
  95. Pingback: RSC y Sost Digital
  96. Pingback: González Veracruz
  97. Pingback: Marcos Guimarey
  98. Pingback: Antoni Gutiérrez
  99. Pingback: Xavier Boix
  100. Pingback: David Alvarez
  101. Pingback: Ana
  102. Pingback: Ana
  103. Pingback: hervella
  104. Pingback: Artur Muñoz
  105. Pingback: Marcos Guimarey
  106. Pingback: Antoni Gutiérrez
  107. Pingback: Unión Profesional
  108. Pingback: Delfi Roca
  109. Pingback: Teresa Díez Recio
  110. Pingback: Vanesa Monge
  111. Pingback: Sergio Mtz Ayala
  112. Pingback: QHacèis
  113. Pingback: L Sosa
  114. Pingback: Víctor Rodríguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.