El poder de Wert

Publicado en: El País (5.12.2012) (blog ‘Micropolítica‘)

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert Ortega, no está solo, no es un verso suelto, aunque no sabemos a quién obedece. Su ofensiva política contra el catalán -su cruzada- camuflada en la reforma educativa que propone, no es casual, ni improvisada. Ni aislada e individual. Hay una estrategia. Y de fondo.

Hace unos meses, en una entrevista en un diario catalán, afirmaba, de manera premonitoria: “Primero disparo, después apunto”. Y remataba, provocador: “Soy consciente de que entre mis muchas virtudes no está la continencia expresiva”. Pues sí, es un irresponsable, como él mismo confirmaba, sin rubor, con su sonrisa de smiley. Pero no es un necio, ni un ocurrente. Las cosas del “pobre Wert” (en palabras del Rey en relación a la polémica sobre “españolizar Catalunya”) no son las cosas de alguien que merece comprensión benevolente ante sus errores, sino reprobación. Y pública. El Congreso ya lo intentó, sin éxito, dada la mayoría electoral del PP. Pero Mariano Rajoy no puede mirar hacia otro lado: o apoya a su Ministro o le desautoriza. O Wert habla por Rajoy, o contra él… o sin él.

Las claves políticas de la estrategia que utiliza el acoso al catalán como instrumento de dominio político han sido ensayadas en la Comunidad Valenciana y, recientemente, en las Islas Baleares. Su éxito es indiscutible. Su daño, también. No estoy hablando de daños colaterales para algunas fuerzas políticas. Hablo de heridas profundas, abiertas, que están lacerando la convivencia e impidiendo una agenda de reformas estructurales de nuestra arquitectura institucional que haga de la diversidad la oportunidad, no el problema.

Hace unos meses, el Parlament balear aprobó la reforma de la Ley de Función Pública (e, indirectamente, también la de Normalización Lingüística) que derogaba el requisito de acreditar el conocimiento del catalán para trabajar en la Administración balear: un compromiso electoral muy criticado por la oposición y por amplios sectores sociales y culturales.

La estigmatización del catalán (y su visualización como lengua extraña y “extranjera” en los territorios donde se habla) llega a extremos grotescos en los gobiernos del PP, como los de definir -sin mencionarlo- al catalán como la lengua “cooficial distinta al castellano”, como hace el gobierno de las Islas Baleares (y que en su día ya hizo el gobierno de Aragón al presentar al catalán como la “lengua aragonesa del área oriental de Aragón”).

Esta ofensiva política sigue un diseño calculado y constante. Hay determinación sistemática. E ingeniería política. Existe la convicción de que es más fácil vencer a un adversario político si destruyes su ecosistema social. Estas son algunas de sus hipotéticas bases en la construcción de un determinado marco mental:

1. Negar el carácter de unidad lingüística del catalán en los territorios en los que se habla. La política contra la filología.

2. Asociar el catalán a lengua extraña (extranjera) en estos mismos territorios.

3. Devaluar su singularidad y su cooficialidad. Relegarla al rango de segunda lengua, o lengua menor y residual.

4. Asociar la protección y promoción del catalán a una supuesta voluntad pancatalanista, de corte autoritario, que limita o ataca la libertad individual e impide el desarrollo del Estado entorpeciendo su armonización y regulación sostenible.

5. Vincular el uso del catalán (y otras lenguas oficiales) como un gasto superfluo e innecesario. Y más, en tiempos de crisis. El debate agrio y agresivo sobre su uso en algunos debates en el Senado es una buena prueba de ello.

6. Identificar el catalán con el nacionalismo (y el secesionismo), deslizando paralelismos de simple y burda manipulación política.

7. Interpretar la promoción y protección del catalán como parte de un proceso de laminación sistemática de las libertades individuales, y como el instrumento de adoctrinamiento sectario. La escuela pública y los medios de comunicación públicos (que muchas veces dan pie a ello) serían las herramientas de este proceso masivo de pensamiento único. En este sentido, combatir al catalán es combatir por la libertad y la democracia.

8. Arrinconar al PSOE en la defensa “cantonal” de la lengua o de la identidad territorial (de Catalunya, por ejemplo), limitando y cuestionando su capacidad de partido con visión de Estado. Identificar la España plural con la España débil (e insostenible).

9. Destruir la imagen del PSOE como partido con visión de Estado, capaz de vertebrarlo (y de gobernarlo). Asociar su defensa de la diversidad, como síntoma de debilidad política y falta de criterio institucional. Los socialistas atrapados en el marco mental del PP.

10. Españolizar España, con el castellano como ariete. La lengua común secuestrada por una ideología de parte. Y las lenguas propias, la amenaza a combatir o limitar.

Lo explicaba, con meridiana claridad, el expresidente José María Aznar en una entrevista publicada este domingo: la izquierda está “completamente desarticulada”, sumida en “el taifismo” y sin “proyecto coherente”, y los nacionalismos se han “convertido al secesionismo”, de manera que, a su juicio, “lo único que queda con capacidad de vertebración es el Partido Popular”.

Mientras, el ministro que antes fue sociólogo va tensando la cuerda y midiendo las reacciones. O provocándolas, con afinada puntería. Esta vez, sí: con acierto y precisión. Justo cuando empezaban a aflorar algunos pequeños síntomas de distensión institucional entre los líderes y los gobiernos de Catalunya y España (que permitieran pensar en un reset político general de la vida política española), Wert -y quien le dirija- se ha encargado de dinamitarlos con la pólvora más potente: la de la convivencia lingüística y la identidad de Catalunya.

¿Quién tiene tanto poder como para hacer algo así?

Etiquetas: , ,

Comentarios sobre: El poder de Wert

  1. Pingback: CRITERIABLOG
  2. Pingback: Paula Colantonio
  3. Pingback: Joan Carreras
  4. Pingback: Joan Ayats
  5. Pingback: Jaume Masdeu
  6. Pingback: Guillem Mateu
  7. Pingback: essuca
  8. Pingback: GuifreLoPilos II*II
  9. Pingback: david bassa
  10. Pingback: Raimon Obiols
  11. Pingback: PSC del Vendrell
  12. Pingback: Olga Moreno
  13. Pingback: Pep Buades
  14. Pingback: marta de blas
  15. Pingback: Joan Plana
  16. Pingback: Nacho Guilera
  17. Pingback: Andreu
  18. Pingback: montserrat salvador
  19. Pingback: mVila
  20. Pingback: ladislau girona
  21. Pingback: jr guasch
  22. Pingback: JoSocCat
  23. Pingback: SPL_UA
  24. Pingback: Raquel
  25. Pingback: Antoni Garcia
  26. Pingback: Joan Jordi Coderch
  27. Pingback: Joan Jordi Coderch
  28. Pingback: Mikel Agirregabiria
  29. Pingback: Bel Zaballa
  30. Pingback: Josep Briculle
  31. Pingback: Nacho Sánchez
  32. Pingback: Antoni Gutiérrez
  33. Pingback: Jose Rodríguez
  34. Pingback: D.R. Lejarza
  35. Pingback: Inma Rigau
  36. Pingback: Fco. Javier Paniagua
  37. Pingback: Lluís Serra Tarré
  38. Pingback: Raúl Gil Benito
  39. Pingback: Samantha Seco
  40. Pingback: ona arroyo garcia
  41. Pingback: Amor omnia vincit.
  42. Pingback: Alvaro Martinez
  43. Pingback: Concha Baeza
  44. Pingback: Horacio N. Pérez
  45. Pingback: Cristina Aparicio
  46. Pingback: Pau Montero Parés
  47. Pingback: Johnny Crusher
  48. Sr. Gutierrez creo que olvida Ud. dos puntos importantes en sus comentarios sobre Wert, a saber:
    1) La gran pérdida de de votos del PP respecto a Ciutadans y UPYD en elecciones y encuestas. Por la mayor radicalidad de estas formaciones que empuja al PP en esta dirección para cortar esta sangría de votos.
    2) La probable necesidad de intervenir en Cataluña por el Estado cuando se convoque el referendum secesionista, primero ante los tribunales, pero probablemente después utilizando los artículos de la constitución que lo permiten por decreto. Lo que no puede hacerse si no se crea un ambiente previo de “hasta aquí hemos llegado” en la opinón pública mayoritaria de este país. De paso provocando el hundimiento de un partido pactista como el PSOE.

  49. Pingback: Javier. Filgueira.
  50. Pingback: Mª Paz Soler
  51. Pingback: passejo
  52. Pingback: Nazaret Viada Fraile
  53. Pingback: elena jurado
  54. Pingback: Núria Cid
  55. Pingback: Pau Aragay Marín
  56. Pingback: PsoeCarabanchel
  57. Pingback: Mª Paz Soler
  58. Pingback: Toda la Politica
  59. Pingback: Jordi Barcia
  60. Pingback: Raquel Raboso
  61. Pingback: Laia Pellejà Adalid
  62. Pingback: Josep Maria Ferré
  63. Pingback: Anna Pelaez
  64. Pingback: Jordi Cabré
  65. Pingback: Esther Prats
  66. Pingback: Javier Espejo Surós
  67. Pingback: Mertxe Pasamontes
  68. Pingback: Yo antes
  69. Pingback: Juan Bueno Jiménez
  70. Pingback: Miquel Loriz COMFIA
  71. Pingback: Alvaro Baraibar
  72. Pingback: Joaquim Monzón
  73. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » Tras 18 meses: la comunicación
  74. Pingback: Antoni Gutiérrez
  75. Pingback: Eduardo Escobés
  76. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » Wert, Rajoy y la filosofía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.