Retos y límites del ‘escrache’

Publicado en: El Periódico de Catalunya (16.03.2013)

La nueva y contundente campaña de la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca), «Hay vidas en juego», es algo más que un nuevo paso. Es un salto. Tras el indiscutible éxito político obtenido, al ser admitida a trámite en el Congreso de los Diputados la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) con más de 1.400.000 firmas, la PAH entiende que su protagonismo no ha acabado y que empieza la fase de la vigilancia. La campaña actual plantea abiertamente acciones de señalamiento sobre el Gobierno y los diputados que deben elaborar la nueva ley, con el objetivo de que el proceso legislativo (debates, posiciones, votaciones) no desvirtúe, modifique o altere el contenido de la ILP.

Es evidente que limitar la función de los parlamentarios a simples trámites fedatarios plantea cuestiones de profundo calado y no es lo mismo que cocrear y coelaborar leyes en una sociedad abierta y en una cultura que promueva la participación política, también legislativa. Pero esto es otro tema.

No hay duda de que la rectificación in extremis del grupo mayoritario del PP (al aceptar a trámite la ILP), así como la evolución del PSOE tienen mucho que ver con la alarma y la presión social generadas por los centenares de miles de personas que hicieron presente y audible su rechazo a la usura bancaria legalizada. Las dolorosas tragedias que acompañan este sinsentido han martilleado las conciencias y han creado un clima de alta emocionalidad, irritación y malestar insoportables. Presión y activismo que han tenido en la PAH su principal protagonismo, al margen —cuando no abiertamente enfrentado— de la mayoría de fuerzas políticas.

Estas nuevas acciones han llegado esta semana a su punto álgido, al forzar al mismo presidente del Gobierno a abandonar un local público «por la puerta trasera» (como sucede en otras ocasiones) y coincidiendo con el anuncio, el jueves, del fallo del Tribunal de Justicia de la UE que establece que la regulación de desahucios judiciales por impago de la hipoteca provoca indefensión en los afectados y es contraria a las normativas comunitarias. La victoria de la ciudadanía y de sus organizaciones sociales es total. Tenían razones éticas y sociales y ahora se les reconocen también las legales.

Esta nueva fase del activismo social, caracterizada por el bracketing (irrupción e interrupción de la actividad política, en formato presencial o digital, con el objetivo de contraprogramar, boicotear y obtener notoriedad) y el escrache (señalamiento, seguimiento y acoso de cargos públicos con el objetivo de denunciar, cuestionar o condicionar su actuación), es un salto cualitativo y abre nuevas posibilidades de comunicación. También algunos interrogantes.

El escrache es un tipo de manifestación, popularizada en Argentina, en la que un grupo de activistas se dirige al domicilio o lugar de trabajo de alguien a quien se quiere denunciar y se reúnen en su puerta. Tiene como fin que sus peticiones sean conocidas por la opinión pública, pero en ocasiones es utilizado como una forma de intimidación. La acción es pacífica, pero por su proximidad a la vida cotidiana de los representantes (domicilios particulares, actos públicos, lugares de trabajo, sedes políticas), y la intensidad de la acción (cercanía máxima al límite del contacto físico), puede ser percibida como acoso a un electo. Ciudadanos contra representantes, también de otros ciudadanos.

La tremenda injusticia de la actual legislación ha dejado un reguero de dolor que ha llevado a muchas personas, incluso, al suicidio. Perder la casa era perder la vida. Y en ese punto, mejor quitársela que arrastrarla, pensaron muchas personas presas de la desesperanza más cruel. Este clima de gran tensión, junto con la razón reconocida ahora incluso por los tribunales europeos, puede hacer que el escrache protagonizado por los propios afectados sea algo más que señalamiento inteligente y efectivo, y alimente —involuntariamente o no— el rechazo múltiple a todo: a quienes los protagonizan (y sus causas) y a quienes lo padecen (y sus funciones). Del señalamiento al hostigamiento, como del asedio a la persecución, hay un paso pequeño, pero enorme en términos democráticos.

El escrache incomoda por su persistencia y capacidad de crear una sombra de permanente denuncia. Ahí radica su fuerza. Pero para que no la pierda, su efectividad radica, paradójicamente, en la moderación, respeto e inteligencia de las acciones. Ada Colau lo sabe muy bien. Cuando fue expulsada del Congreso por gritar e impedir que la sesión continuara, precisamente después de obtener una gran victoria política en sede parlamentaria, perjudicó —puntual e involuntariamente— a su causa. Fue un momento de tensión comprensible, dijo. Y es cierto. Pero tener razón puede no ser suficiente. En comunicación política, administrarla para avanzar, sumando mayorías y apoyos, es tan importante como los argumentos. Estos son los retos y, a la vez, los límites del escrache.

Enlaces de interés:
La PAH empieza la presión sobre el PP con un ‘escrache’ a Rajoy (El Periódico, 12.03.2013)
Diputats, en el punt de mira (Diari ARA, 12.03.2013)
Los españoles confían mucho más en los movimientos sociales que en los políticos (Fernando Garea. El País, 16.03.2013)
Los jueces toman la iniciativa (La Vanguardia, 16.03.2013)
Cristina Cifuentes vincula la Plataforma de Afectados por la Hipoteca con “grupos filoetarras” (RTVE.es/RNE, 25.03.2013)
NO (Rosa Díez, 25.03.2013)
A propósito del “escrache”: 198 formas de protesta no violenta (José Ignacio Torreblanca, 3.04.2013)
Cuando la protesta llega hasta la puerta de casa (El País, 23.03.2013)
Sí se puede. Pero no quieren. Campaña gráfica de Enmedio y la PAH (Enmedio, 12.03.2013)
No somos números. Colección de postales contra los desahucios. Trabajo realizado por Enmedio en colaboración con la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca)
¿Acosos o escraches? (Gregorio Marañón. El País, 7.04.2013)
A nuestro establishment no le gusta el escrache (Agustín Baeza Díaz-Moreno. nuevatribuna.es, 3.04.2013)
Escrache de ida y vuelta (Álex Grijelmo. El País, 16.04.2013)
¡Pero qué torpes! Cinco lecciones muy básicas de comunicación de crisis a propósito de los escraches (Luis Arroyo. InfoLibre.es, 29.03.2013)
Ocho formas pacíficas de protestar (Elena Herrera. infoLibre.es, 27.05.2013)
– Assem Memon (2.07.2013). A very innovative protest sign. #ar7al in 14 languages coded in QR by @alaafareed pic.twitter.com/S7OOSDfpV6
La cara y el cuerpo de Femen en España (14.05.2013)

Etiquetas: , , ,

Comentarios sobre: Retos y límites del ‘escrache’

  1. Pingback: Paula Colantonio
  2. Pingback: Angel Alda
  3. Pingback: Antoni Gutiérrez
  4. Pingback: xavier izquierdo
  5. Pingback: Gerardo Bustos
  6. Pingback: Antoni Gutiérrez
  7. Pingback: Antoni Gutiérrez
  8. Pingback: Antoni Gutiérrez
  9. Pingback: agimsob71
  10. Pingback: David Alvarez
  11. Pingback: David Alvarez
  12. Pingback: Antoni Gutiérrez
  13. Pingback: Pablo Navajo Gómez
  14. Pingback: Pablo Navajo Gómez
  15. Pingback: David Alvarez
  16. Pingback: David Alvarez
  17. Pingback: Ricard Espelt
  18. Pingback: Marta de Blas
  19. Pingback: Mertxe Pasamontes
  20. Pingback: Imma Aguilar Nàcher
  21. Pingback: Eduardo Escobés
  22. Pingback: Esther Altabella
  23. Pingback: Ascen Moro
  24. Pingback: Antoni Gutiérrez
  25. Pingback: Iñaki Sebastián
  26. Pingback: Ana Teresa Pérez
  27. Pingback: Cristóbal Ruitiña
  28. Pingback: NachoMartínGranados
  29. La PAH tiene la posibilidad o no de entroncar dos cuestiones:

    a) Saber ajustar su presión social al límite justo sin perder credibilidad.

    b) Mantener los puentes que se han construido dura y dificilmente y a veces a punto de ser dinamitados con el resto de impulsores de la ILP y un amplio movimiento social que va mucho más allá de la PAH.

    Si consigue ambos, tendremos posiblemente el primer movimiento emergente moderno que terminará haciendo cambios profundos en las instituciones. Si no, se quedará en anécdota.

  30. Jose R.
    Estoy bastante de acuerdo. Sumar mayorías significa perder protagionismos y compartir liderazgos plurales. Veremos… Hay camino, hay posibilidades.

  31. Pingback: ACCIEP
  32. Pingback: Cristina Ribas
  33. Pingback: Vicent Brull Callau
  34. Pingback: Julian Tierno
  35. Pingback: Antoni Gutiérrez
  36. Pingback: Isidre Bermúdez
  37. Pingback: Antoni Gutiérrez
  38. Pingback: Sandra Pérez García
  39. Pingback: PallassoPatètic
  40. Pingback: Modesto Nolla
  41. Pingback: Enrique Riera
  42. Pingback: Antonio Gonzalez-N.
  43. Pingback: César Calderón
  44. Pingback: Ana Ruiz Gutierrez
  45. Pingback: Josep Izquierdo
  46. Pingback: OsQar
  47. Pingback: Antoni Gutiérrez
  48. Pingback: Carles Barba Boada
  49. Pingback: Andrea Luna Diaz
  50. Pingback: Carolina Homar
  51. Pingback: JosepMaria Canyelles
  52. Pingback: Cris Gonzalez
  53. Pingback: Mikel Agirregabiria
  54. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » Ocho claves de la confianza política
  55. Pingback: F. Xavier Ponsa
  56. Pingback: Antoni Gutiérrez
  57. Pingback: POLITOLOGOS POBLANOS
  58. Pingback: Vicent Brull Callau
  59. Pingback: José Raúl Canay
  60. Pingback: Antoni Gutiérrez
  61. Pingback: Vicent Brull Callau
  62. Pingback: Bartolomé Bautista
  63. Pingback: Antoni Gutiérrez
  64. Pingback: Miguel Ahuir Perles
  65. Pingback: Ascen Moro
  66. Pingback: zona de ideas
  67. Pingback: Las Reincidentes
  68. Pingback: Yolanda Román
  69. Pingback: Antonio Gutiérrez
  70. Pingback: Isabel Bermejo
  71. Pingback: Etica con aspirinas
  72. Pingback: Ciro Negrín
  73. Pingback: Iñaki Sebastián
  74. Pingback: Fabio Malini
  75. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » iPancartas y transpolítica
  76. Pingback: Antoni Gutiérrez
  77. Pingback: Antoni Gutiérrez
  78. Pingback: Antoni Gutiérrez
  79. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » Peligrosas palabras
  80. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » Las semillas del #15M

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.