Fin de la cita

Mariano Rajoy no ha subestimado este debate. No ha sucumbido a la tentación de diluirlo en el tedio político y ambiental. Ha llegado a la tribuna (forzado por los “irresponsables que han hecho un uso fraudulento de la moción de censura y de la Constitución”) consciente de sus problemas, que no son pocos: con su credibilidad bajo mínimos (los ciudadanos creen antes a un delincuente que a él).

En este contexto, ha cogido el toro por los cuernos con una estrategia ofensiva (al ataque y acusatoria). Una estrategia gradual. Rajoy ha dado “su versión”: una rectificación (‘me equivoqué’), una acusación patriótica (a ’los insidiosos o irresponsables’) y una explicación de valores y actitudes sobre la presunción de inocencia en un estado de derecho. De los ‘hechos’ (sobre la verdad o falsedad de los mismos) hablará la justicia… y el tiempo.

Rajoy ha jalonado, permanentemente, su discurso con citas literales de Alfredo Pérez Rubalcaba para convertirlas en un boomerang acusatorio. Cada expresión era finalizada con el popular #findelacita (trending topic total). El tono y el gesto acompañaban el martillo picón de Rajoy. La idea era presentarse como víctima de un “moción de confianza fraudulenta”, propia de un “saboteador”, que actúa por “conveniencias particulares e intereses partidistas”, algo “irresponsable”, “poco serio y solvente” propio de un “caprichoso”. Las citas textuales de Rubalcaba han sido palanca ganadora de Rajoy. El ataque ha sido frontal. Puentes rotos, definitivos. Rubalcaba ha devuelto el golpe: “Usted utiliza mis citas, yo utilizo sus sms. Que son los de un socio hacia otro socio en apuros. O los de un socio a otro que le puede poner en apuros”.

Rajoy ha tenido un repentino brote de sinceridad, los auténticos brotes verdes de la política y la democracia: “Confié en un falso inocente, pero no encubrí a un presunto culpable”. Mientras afirma que el resto es falso y que nadie podrá demostrar una actividad ilícita, ni suya ni del PP. Ha reconocido los sobresueldos (pagar por un trabajo extra) y ha dicho que son “de justicia”. Pero no hay contabilidad B y “he declarado siempre todos mis ingresos”. O sea, ni financiación irregular, ni fraude fiscal. Rajoy ha mostrado en esta parte de su discurso una versión contundente. Tres veces dice que es falso “lo que dice el extesorero”, aunque reconoce que “di crédito al señor Bárcenas”, en una expresión equívoca en su literalidad. Pero lo justifica en la confianza y después de ver como las “cacerías” (políticas, mediáticas y judiciales) en otros casos casi siempre eran interesadas… y casi nunca ciertas.

Rajoy, en dos palabras: “me equivoqué”. Ayer fue: “es falso”. Un giro copernicano en la estrategia de comunicación que incluye un ataque frontal: las críticas son (casi) antipatrióticas e irresponsables en un momento delicado de nuestra economía y de la confianza exterior. La acusación de traición (a España) flota en el ambiente. La moción de censura es “pueril y causa un daño irreparable”.

En algún plano de la retransmisión televisiva se ha visto a la Vicepresidenta pasando hojas (entiendo que siguiendo la literalidad de la comparecencia). Ha sido un señal inequívoca de centralidad y autoría, así como consultando su móvil (llamadas y mensajes) en lo que parece un trabajo en equipo y coordinado dentro y fuera del hemiciclo. En definitiva, un discurso trabajado y trabado. Una pieza sólida, al ataque y con la voluntad desviar la atención: los jueces ya decidirán, pero hoy podemos juzgar a las personas y a sus intereses políticos. Rajoy se ha preparado y ha preparado el terreno para una estrategia de combate. Ya lo ha dicho: no tiene que demostrar que es inocente (así es en una democracia) pero los demás tienen que demostrar sus acusaciones o, en caso contrario, son insinuaciones desleales, antipatrióticas e irresponsables. Fin de la cita.

Publicado en: El País (01.08.2013)(blog ‘Micropolítica’)

Discurso completo
Agregador de tuits de #Findelacita

Palabras clave usadas en el discurso:

Vídeo relacionado:

Artículos de interés:
El arte de comparecer (Álex Grijelmo. El País, 11.08.2013)
Un borrador de conjetura (Enric Hernàndez. El Periódico, 13.03.2013)
Una estrategia peligrosamente destructiva (Soledad Gallego-Díaz. El País, 17.03.2013)
Confianza y credibilidad (Javier Pérez Royo. El País, 3.04.2013)
Edipo en la Moncloa (Fernando Vallespín. El País, 25.04.2013)
La conversación, la reunión y el sermón (Tom Burns. Expansión, 22.07.2013)
No se enroque, señor Rajoy (Baltasar Garzón. El País, 23.07.2013)
Repartir estopa y poner en su sitio a Ramírez (José Antonio Zarzalejos. El Confidencial, 24.07.2013)
Por qué el PP prefiere al juez Ruz para el caso Bárcenas (Ignacio Escolar. eldiario.es, 25.07.2013)
Un marmolillo (Juan-José López Burniol. La Vanguardia, 27.07.2013)
La cita del jueves (Miguel Ángel Aguilar. El País, 30.07.2013)
Discurso a la nación (borrador). (Enric Hernàndez. El Periódico, 31.07.2013)
Las 50 incógnitas que debe despejar la «versión» de Rajoy (El Mundo, 31.07.2013)
Rajoy y el árbol del ahorcado (José Antonio Zarzalejos. El Confidencial, 2.08.2013)
10 preguntas sin respuesta (El Periódico, 2.08.2013)
Ni censura ni confianza (José Antonio Zarzalejos. La Vanguardia, 4.08.2013)
La hora de la verdad (Elisa de la Nuez. El Mundo, 5.08.2013)
Fin de la cita (Fernando Ónega. La Vanguardia, 6.08.2013)

Etiquetas: , , ,

Comentarios sobre: Fin de la cita

  1. Pingback: Paula Colantonio
  2. Pingback: Fernando Pozon
  3. Pingback: Antoni Gutiérrez
  4. Pingback: Iriana Santana Flor
  5. Pingback: Begoña Gª Retegui.
  6. Pingback: Isabel LM
  7. Pingback: María Esquivel
  8. Pingback: Jean Cité
  9. Pingback: Luis Faci
  10. Pingback: Empar Pablo Martínez
  11. Pingback: Nacho García Royo
  12. Pingback: Julio Otero Santamar
  13. Pingback: Ourense
  14. Pingback: mercè perelló
  15. Pingback: NachoMartínGranados
  16. Pingback: Ana Soriano
  17. Pingback: Bárbara Alós
  18. Pingback: Álvaro Guerrero
  19. Pingback: Eduardo Arriagada
  20. Pingback: Eduardo Arriagada
  21. Pingback: Discurso completo del presidente Rajoy en el Congreso durante la comparecencia por el caso Bárcenas | Gabriel Jaraba
  22. Pingback: Ababa Schmidt
  23. Pingback: Antoni Gutiérrez
  24. Pingback: Guadalupe Morcillo
  25. Pingback: Marta Graupera Sanz
  26. Pingback: JM Blanco
  27. Pingback: Montse Santo
  28. Pingback: Marta de Blas
  29. Pingback: Mertxe Pasamontes
  30. Pingback: Naiara_Olague
  31. Pingback: Marta Olea
  32. Pingback: Irene Salgado
  33. Pingback: Joseantonio Trujillo
  34. Pingback: mariviromero
  35. Pingback: Sheyla
  36. Pingback: mj
  37. Pingback: Covadonga Bejarano
  38. Pingback: Antoni Gutiérrez
  39. Pingback: Cristina Sánchez
  40. Pingback: Sara Ortiz Medina
  41. Pingback: Óscar Rioja
  42. Pingback: Jorge Fernández León
  43. Pingback: Ana Pano
  44. Pingback: Mar Verdejo
  45. Pingback: Lucía
  46. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » Rajoy entre Margallo y Morenés
  47. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » El insoportable coste de la corrupción
  48. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » El refugio de la memoria
  49. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » Y Rajoy aceleró
  50. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » ¡Corten!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.