Trump, el imprevisible

A lo largo de su primer año de gobierno Donald Trump ha conseguido que la presidencia pierda sus atributos fundamentales: la previsibilidad y el orden. Sin una estrategia política y racional, con la valoración popular más baja entre las registradas y su clara debilidad por la provocación, se ha convertido a sí mismo en un factor más de riesgo para la seguridad nacional.

«El 20 de enero de 2017, será recordado como el día en que las personas se convirtieron nuevamente en los gobernantes de esta nación. Los hombres y mujeres olvidados de nuestro país ya no serán olvidados. Todos te están escuchando ahora. Ustedes forman parte de un movimiento histórico que el mundo nunca había visto antes. En el centro de este movimiento hay una convicción crucial: que una nación existe para servir a sus ciudadanos».

Con estas palabras, hace un año Donald Trump empezaba su discurso de investidura como presidente estadounidense. Iniciaba lo que iba a ser una revolución en Estados Unidos y en el mundo. Ha transcurrido un año, pero ¿qué ha cambiado?

La determinación de Donald Trump anticipaba lo que podía ser un plan de gobierno decidido, programado, profundo… de cambios y de transformaciones de la administración y la política estadounidense.

El resultado es todo lo contrario: el carácter personal del Presidente ha acabado por devorar su capacidad transformadora para reducirla a la improvisación, la anécdota, o la arbitrariedad. Atrapada por sus obsesiones y su temperamento, la Presidencia ha perdido un atributo fundamental: la previsibilidad, el orden. Sin ellos la política queda a merced de lo psicológico y lo emocional, en vez de obedecer a una estrategia política y racional.

Mientras tanto, durante este año Trump ha seguido haciendo guiños a su electorado para intentar mantener arriba la valoración ciudadana. La economía va mejor con la creación de casi 2 millones de empleos —a pesar de la precarización del trabajo— y la ganancia de más de $8 billones en riqueza, desde su toma de posesión como presidente; pero los afroamericanos e hispanos disfrutan de la tasa de desempleo más baja en la historia registrada.

La Bolsa se dispara. Sin embargo, el deterioro fiscal se acrecienta con decisiones que rompen la ya débil corrección fiscal de las diferencias sociales provocadas por la desigualdad.

Ahora mismo, Trump obtiene solo un 39 % de valoración positiva, la cifra más baja para un presidente tras un año de gobierno desde que hay encuestas (la anterior más baja fue de Bill Clinton con un 49% de valoración positiva). La pérdida de esta valoración positiva ya no se produce únicamente entre sus adversarios, sino que empieza a aflorar entre sus votantes.

Por otro lado, no ha logrado cambiar todo lo que dijo que cambiaría, empezando por el famoso muro en la frontera con México y continuando con la derogación del Obamacare o la presión a China por el déficit comercial. Tampoco, obviamente, ha llevado a prisión a Hillary Clinton.

En un año —si quisiéramos resumirlo rápidamente— podríamos decir que es el presidente que más enemigos ha logrado crearse, ya no solo entre los demócratas y la prensa, sino que empieza a hacerlo entre las propias filas republicanas.

Hace un año, con presidencia y mayoría republicana en las cámaras, era esperable que las leyes que se iban a aprobar cambiarían (y mucho) la política estadounidense, dando la vuelta completamente a la era Obama. Sin embargo, solo ha creado 107 leyes, muchas menos que sus predecesores.

En su primer aniversario, se confirma el colapso del acuerdo presupuestario para este año, que aboca a un inicio de cierre parcial por falta de fondos del Gobierno de EE. UU. Trump se desentiende de la política y la Administración se resiente.

La imprevisibilidad del candidato ha acabado, también, en la imprevisibilidad del Presidente. Su comportamiento errático, caprichoso e inconsistente ha convertido la propia Presidencia en un factor de riesgo para la misma seguridad nacional.

Su capacidad para desestabilizar la política exterior con sus provocaciones verbales o «tuiteras» o sus decisiones equivocadas, está amenazando los intereses de la seguridad económica, militar y estratégica de los EE. UU.

El caos es la atmósfera dominante en la Casa Blanca, como lo demuestran el baile de asesores y consejeros que han entrado y salido de su entorno. Se equivocaban quienes predecían que la Presidencia lo calmaría o que su estilo como candidato era solo una técnica electoral. No es así. Ha sido peor.

Como Presidente, Trump no solo ha tenido discusiones personales con presentadores de televisión o ha insultado —más, y más directamente— a los medios de comunicación que critican su labor, sino que ha creado una gran bomba mediática a través de sus redes sociales, donde llama fake news a lo que dice la prensa. Trump no ha cambiado en eso, ha empeorado. Él sabe cómo funcionan los medios y los utiliza a su favor. Sabe cuál es el momento de hacer un tuit y que su repercusión en canales de televisión sea la esperada. Trump no puede vivir sin provocar. Prefiere provocar a gobernar.

Ha pasado un año, pero Trump sigue siendo Trump: un candidato competitivo y un Presidente peligroso por imprevisible y vulnerable. La gran paradoja para el 2018 es que el mismo Presidente es el primer y principal factor de riesgo nacional.

Publicado en: Univision Noticias (20.01.2018)

NOTA ADICIONAL: Sobre el discurso del Estado de la Unión_Donald Trump (documento .PDF)

Artículos asociados:
¿El mundo en sus manos? (Lluís Uría, La Vanguardia, 20.01.2018)
Trump, un año después (Roger Senserrich. vozpópuli, 20.01.2018)
– 1. Trump at year one: Job approval, confidence on issues, personal traits (Pew Research Center, 18.01.2018)
El primer año de la era Trump en 11 libros (Roger Sabatés. El País, 20.01.2018)
Clinton se burla de Trump en la gala de los Grammy (El Periódico, 29.01.2018)
Documental Especial #crowdfunding: ¿Qué (puedes) hacer? EE. UU. en la era de Trump (CTXT)

En Twitter:

    • Hilo 1/8 Donald Trump, año 1
      “Ha habido promesas cumplidas, promesas rotas y promesas ignoradas.”
      El corresponsal de la BBC en Washington analiza el impacto que ha tenido hasta ahora el mandatario
      http://bit.ly/2DlUi46 cc @EfectoNaim
    • Hilo 2/8 Donald Trump, año 1
      ¿Qué ven los votantes en Donald Trump?
      Según una encuesta de Gallup realizada este verano, sus cualidades más valoradas son su carácter competitivo y su capacidad de realzar el éxito http://bit.ly/2DVum0p
      Hoy está solo con el 39% de aprobación http://bbc.in/2DlJwLf cc @nmichavila
    • Hilo 3/8 Donald Trump, año 1
      ‘Donald Trump está en buen estado de salud física y mental’, asegura el médico de la Casa Blanca
      El test mental, que identifica si existe algún tipo de disfunción cognitiva leve, llamado Montreal Cognitive Assessment, se lo hizo porque el mismo presidente se lo pidió. http://ti.me/2Dl7x4W cc @marcbassets
    • Hilo 4/8 Donald Trump, año 1
      La página de opinión del New York Times publica cartas de seguidores de Trump
      Para hacer contrapeso a las columnas anti Trump publicadas en 2017, y en el año 2016 http://bit.ly/2DndNJH cc @estherpalomera
    • Hilo 5/8 Donald Trump, año 1
      Trump otorga ‘Los premios de las noticias falsas’ a CNN, N.Y. Times y Washington Post (Politico)
      En un tuit http://bit.ly/2DkIW0i publicado por Donald Trump el miércoles 17 en la noche, anunciaba el top 10 a los ganadores de los premios a las noticias falsas http://politi.co/2DkRlRa cc @cjimenezcruz
    • Hilo 6/8 Donald Trump, año 1
      Trump, el imprevisible. Mi análisis para UNIVISION que se publicará hoy. “Su comportamiento errático, caprichoso e inconsistente ha convertido la propia Presidencia en un factor de riesgo para la misma seguridad nacional”. Más en @UniPolitica http://bit.ly/2DmqSmk
    • Hilo 7/8 Donald Trump, año 1
      El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha sufrido este sábado su mayor y más humillante derrota. Justo al cumplirse un año de su investidura http://bit.ly/2DkbFCo v @jmahrens
    • Hilo 8/8 Donald Trump, año 1
      “El abandono de sus compromisos multilaterales y la retórica de America first no son interpretados como una demostración de fuerza sino como expresión de su debilidad” v @CidobBarcelona http://bit.ly/2DkccUU

“Internet nos hace más estúpidos y nos impide conectar de verdad con los demás”, Douglas Rushkoff (CTXT está produciendo el documental ‘La izquierda en la era Trump’)
¿Qué ven los votantes en Donald Trump? (Guadalupe Moreno. Statista, 17.01.2018)

Infografía: ¿Qué ven los votantes en Donald Trump? | Statista Más estadísticas en Statista

Etiquetas: , ,

Comentarios sobre: Trump, el imprevisible

  1. El análisis desde el lado de la racionalidad es contundente. Me pregunto si las personas que lo votaron lo volverían a hacer. Muchas esas personas no votaron desde la razón, lo hicieron desde la emoción y puede sigan allí instalados. El tránsito de la emoción a la razón es un camino difícil, sobre todo si los datos económicos son favorables. Habrá que estar atentos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *