Hoy en día, Emma González es la imagen icono del movimiento contra las armas #NeverAgain

El pasado 14 de febrero, 17 personas fueron asesinadas, en el Instituto Marjory Stoneman Douglas de Parkland, Florida, a causa de un tiroteo provocado por Nikolas Cruz, un joven de 19 años, que en días anteriores había posteado en sus redes sociales mensajes muy alarmantes, según afirmaciones de la policía local. El arma que utilizó Cruz, quien había recibido entrenamiento militar, era un fusil semiautomático AR-15, comprado de forma legal.

Inmediata y espontáneamente, un grupo de jóvenes sobrevivientes a este ataque creaba el movimiento #NeverAgain y pedía al Gobierno que tomara cartas en el asunto, y decida, de una vez por todas, regular la compra de armas y tomar medidas concretas como la revisión de aspectos de salud mental o el aumento de la edad mínima para comprar legalmente un arma. Por primera vez, el presidente Donald Trump y la poderosa industria armamentística de los EE. UU. se enfrentaban a una poderosa oposición inédita: niños y niñas, adolescentes y jóvenes exigían a su Gobierno algo más que la defensa permanente de la Segunda Enmienda (la que protege el derecho del pueblo estadounidense a poseer y portar armas).

Una activista comprometida

Donald TrumpEn el foco de la protesta emerge una de las principales activistas de #NeverAgain: Emma González, de 18 años y una de las supervivientes del atentado, que critica fuertemente al Gobierno y sus actuaciones en torno a esta problemática: «si todo lo que nuestro Gobierno y presidente pueden hacer es enviar pensamientos y oraciones, entonces es hora de que las víctimas seamos el cambio que necesitamos». Aludía  al vulgar y casi obsceno tuit de condolencias que publicó Donald Trump el mismo día de la matanza. El Presidente, además, ha sugerido implementar una medida en la que los profesores de las escuelas porten armas de manera oculta para poder responder antes un posible atentado, dicha medida estaría acompañada de un entrenamiento especial para los docentes. El sector de la educación y los padres de familia se oponen.

Emma González es de origen cubano y se define a sí misma como bisexual. Tiene una gran personalidad, un look inconfundible y una inusual madurez fruto de su compromiso social y político. Emma destaca por sus habilidades de oratoria, perfeccionadas en el propio Instituto Marjorie Stoneman Douglas de Parkland, donde se da gran importancia a la habilidad para hablar en público. La tragedia en Parkland ha sido el detonante para que pasara a la acción política en esta causa, aunque ya se había significado anteriormente en varias luchas medioambientales y por los derechos LGBT.


Un poderoso discurso en silencio de 6 minutos y 20 segundos

El pasado 24 de marzo, día de la multitudinaria marcha contra las armas #MarchForOurLives, convocada en Washington DC por #NeverAgain, González llevó a cabo un impactante discurso en radical silencio ante más de medio millón de personas, en la que ha sido considerada una de las más grandes protestas de la historia de los Estados Unidos, con más de 800 manifestaciones simultaneas a lo largo de todo el territorio. Seis minutos y veinte segundos de silencio atronador, el mismo tiempo que el atacante de Parkland se tomó para disparar a los estudiantes. El impacto emocional del rostro en lágrimas de Emma mientras desafiaba al establishment político con su silencio es difícil de superar y olvidar.

Un gesto contundente, elocuente, poderoso y sentido, vivido con emoción intensa y una mirada fija y desafiante que rememoraba y honraba la memoria de las víctimas. Un silencio de impacto, en directo y larguísimo. Un silencio que golpea y remueve las conciencias, y que es la revelación del lenguaje no verbal, que apunta directo a las emociones y que posee una enorme fuerza vibrante. Hoy en día, Emma es la imagen icono de todo el movimiento contra las armas.

En Estados Unidos hay una media de 40 muertos al día

Actualmente, en Estados Unidos hay 310 millones de armas en manos de civiles, según datos de la CNN. Y en el transcurso de este año han fallecido 3.303 personas por armas de fuego, según los últimos datos del registro de la organización Gun Violence Archive. Eso equivale a una media de 40 muertos al día, lo que supone 33.000 muertes al año en el país. Mientras el Congreso de los Estados Unidos, controlado por los republicanos, ha bloqueado una propuesta para instaurar un sistema de verificación de antecedentes e impedir que las armas lleguen a los criminales o enfermos mentales.

Un movimiento activista contra las armas

Muchos de los integrantes #NeverAgain ni siquiera pueden votar, ya que son adolescentes que no han alcanzado todavía la edad legal para ir a las urnas. Pero lo harán. Como Emma, que acabó su discurso con un contundente: «Sal ahí fuera y vota». Palabras que movilizan, silencios que conmueven, y votos que cambian mayorías. Este es el camino de Emma.

Publicado en: El Periódico (3.04.2018)

Artículos asociados:
Los alumnos de Parkland, obligados a llevar mochilas transparentes (Pablo de Llanos. El País, 3.04.2018)
El poder del silencio en un discurso (Luis Antonio Espino. Letras Libres, 6.04.2018)

«Un silencio que golpea y remueve las conciencias es la revelación del lenguaje no verbal, que apunta directo a las emociones y que posee una enorme fuerza vibrante»
Emma Gonzáez