Un discurso de excepción para un estado de excepción

El discurso de investidura de Quim Torra ha sido corto, pero intenso política, cultural y emocionalmente. Las citas han sido numerosas, muy escogidas, transversales y diversas (desde Montserrat Roig a Patricia Gabancho, pasando por Václav Havel o García Márquez). Todo ello integrado en un discurso en un catalán cuidado, respetuoso con la lengua y con un guiño inicial al aranés (lengua oficial también de Catalunya), y finalizado con una hermosa cita del poeta de Eivissa, Marià Villangomez. La cita de Joan Fuster marcaría, también, una referencia cultural als Països Catalans. El candidato y futuro president es una persona con un notable bagaje cultural y literario.

Políticamente, la propuesta de Torra ha quedado reducida a una fórmula de fronteras más amplias y viscosas como la de «fer República». Del fer país pujoliano al fer República del soberanismo 4.0. De Pujol a Torra, pasando por Mas y Puigdemont. Este soberanismo 4.0 tiene en la apuesta digital una llave maestra. La referencia expresa a una ciudadanía digital catalana no es un tema menor en un discurso inconcreto (que hace suya la letanía programática del desangelado discurso de investidura de Jordi Turull). Torra ha hecho un discurso más propio de un presidente de una institución cultural (como el mencionado Institut Ramon Llull) o de una entidad social como Òmnium Cultural (homenajeada con la afectuosa referencia a Muriel Casals en su discurso).

Torra será un president post partidos, a los que no ha encontrado ocasión de mencionar, ni tampoco a sus líderes, ni a la mitad de los ciudadanos catalanes que no han votado opciones independentistas. Torra no ha saludado o mencionado al resto de líderes de la oposición, ni al entrar ni al salir del hemiciclo, ni en su intervención. Habla de diálogo bilateral con el Estado, pero ignora el diálogo interior entre catalanes. Puño de hierro, guante de seda. Habla de democracia, pero ningunea a sus representantes.

Ignorados deliberadamente, Torra se dirige directamente al poble de Catalunya al que convoca a un proceso constituyente fuera del Parlament, institución relegada —parece— a los juegos florales de la política y al martillo aritmético de las mayorías parlamentarias. Mayorías reducidas a su función notarial de un entramado político que va desde la Assemblea de càrrecs electes o el Consell de la República en la Europa «libre» (sic).

Torra ha reescrito el famoso «Tornarem a sofrir, tornarem a lluitar i tornarem a vencer» de Lluís Companys, por el de «persistirem, insistirem, investirem». Con esta cita, y en todo su discurso, ha marcado el carácter provisional de su mandato a causa de la excepcionalidad política, según su visión de la realidad catalana. Esta concepción llevará a la gesticulación permanente en forma de rechazo a las imágenes de normalidad que irán desde los espacios públicos institucionales a los postulados políticos. Torra ofrece un Gobierno de excepción para hacer frente a lo que cree que vivimos: un Estado de excepción. Esta será la señal de identidad de Torra. Una batalla simbólica y litúrgica permanente que esconderá el nuevo intento rupturista del independentismo.

Publicado en: El País (12.05.2018)

Enlaces asociados:
Visca el Parlament
Lo que no dice un discurso (nota en Facebook)
– Quim Torra i la victòria pòstuma de Reagrupament (Roger Palà. Crític, 10.05.2018)
El guardià del 1714 (Jordi Mercader. EL País Catalunya, 9.01.2015)
La Cataluña que viene: cuando la política de la identidad sepulta la política de los intereses (Juan Rodríguez Teruel. Agenda Pública, 15.05.2018)
Un president a través de les seves cites (Anna Mascaró, Mireia Esteve, Ruth Pérez. ARA, 20.05.2018)

También te recomiendo:

Etiquetas: ,

Comentarios sobre: Un discurso de excepción para un estado de excepción

  1. Antoni Gutierrez-Rubi,te sigo todos tus análisis y comentarios que haces cada día.
    Pero perdona hoy te has pasado un pelín alabando el Discurso para su investidura del suplente sacado a ultima hora del banquillo de JuntsXCataluñya,Quim Torra.
    No dudo de su inteligencia fuera de lo normal y más que la mayoría de las personas que vivimos en Cataluña, y sobre todo por encima de los que no somos independentistas, pero sí federalista, nacidos como en mi caso en Extremadura y con familia también en Andalucía.Dices que Torra se ha dirigido directamente al poble de Catalunya. y de hacer la República del soberanismo 4.0.Creo que mi república que yo defiendo no es la república que Quim , sus apoyos, y los que no se ven como los carlistas de las zonas agrícolas, defienden es una República, no para defender la ciudadanía catalana incluyente de la cosa pública, sino sus Cataluña con un gobierno independiente pero teniendo por encima a un rey no borbónico sino carlino.Puestos a defender yo también defiendo que Portugal se federe con Extremadura.Y una cuestión que me ronda por la cabeza, Antonio, tu e su día no asesoraste y escribistes para agún otro Ex Honorable President de Cataluñya, y por qué las cosas no le fueron también.Espero que si estoy equivocado, te pido perdón de lo contrario ya nos harás un análisis.Saludos y te seguiré leyendo con interés.

    1. Salvador,
      Gracias por tu fidelidad lectora y tu complicidad
      Escribo para lectores exigentes como tú
      También gracias por escribirme. Y te contesto.
      No he alabado la inteligencia de Torra, solo su bagaje cultural y literario que me parece significativo y del cual debemos alegrarnos. Necesitamos políticos cultos.
      Cuando digo que habla al “poble de Catalunya” (es su expresión en el tramo final de su intervención) lo saco a colación para recordar que “habla de democracia, pero ningunea a sus representantes. Ignorados deliberadamente, Torra se dirige directamente al poble de Catalunya…”
      Sí, asesoré al Molt Honorable President José Montilla.
      Ha sido una de las etapas más intensas de mi vida y me siento muy orgulloso de su Presidencia y del trabajo que me permitió hacer a su lado. Siempre conté con su confianza.

      Entiendo tu malestar con Torra.
      Y lo comparto: “Torra será un president post partidos, a los que no ha encontrado ocasión de mencionar, ni tampoco a sus líderes, ni a la mitad de los ciudadanos catalanes que no han votado opciones independentistas. Torra no ha saludado o mencionado al resto de líderes de la oposición, ni al entrar ni al salir del hemiciclo, ni en su intervención. Habla de diálogo bilateral con el Estado, pero ignora el diálogo interior entre catalanes.”

      Pero creo, también, que ahora que tenemos Govern habrá que juzgar a Torra y su equipo por sus actos, más que por sus proclamas en una sesión parlamentaria dirigida a obtener la abstención de la CUP.

      Veremos cómo arranca y le analizaré con el máximo rigor profesional, pero también sin prejuicios.
      También escribí esto ayer, por si te ayuda o te interesa
      https://www.facebook.com/agutierrez.rubi/photos/a.1638227053056716.1073741830.1459454574267299/2042325845980166/?type=3&theater

      Gracias por todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.