Tecnopolítica o cómo cambia la tecnología la comunicación política y la vigilancia ciudadana

innovación

Entrevista de Beatriz C. Martisi (@Bc_Martisi) para Compromiso Empresarial que comparto a continuación:

Actualmente, cualquier hecho captado y publicado por un medio de comunicación se difunde con la rapidez de la pólvora gracias a la capacidad amplificadora de las redes sociales, desatando una crisis a escala nacional o mundial en menos de una hora.

Ejemplos recientes de este cambio en el paradigma de la comunicación son las acciones por el caso #Metoo o las movilizaciones por el juicio de La Manada, dondeel liderazgo de las acciones, convocatoria o movilización no está definidas, sin embargo, ambos movimientos han evidenciado que los canales de participación y diálogo tradicionales ya no son suficientes.

En el marco de la Semana de la Administración Abierta y con motivo de las jornadas Fronteras del Gobierno Abierto organizadas por la Diputación de Castellón, Compromiso Empresarial consulta al ponente Antoni Gutiérrez-Rubí, asesor en comunicación estratégica y política e impulsor de la plataforma Apps4Citizens, quien da las claves para conocer mejor este cambio en el modelo de gobernanza y cuál es la tendencia de la comunicación política.

Las claves de la nueva política

Los ciudadanos tienen a su disposición una tecnología que les da capacidad para ejercer su papel como agente social de una manera “nueva, reforzada y muy completa”, en el sentido de que les permite fiscalizar, observar, denunciar e interactuarcon las administraciones públicas y en el espacio público.

Sobre este aspecto, Gutiérrez-Rubí señala que el ciudadano ha dejado de “ser pasivo, paciente y silente” para convertirse en un agente social activo, parlante y exigente, lo que supone “un cambio radical” que ha obligado a los poderes públicos a entender que la delegación de la soberanía no puede ejercerse de manera independiente a la interactuación con la ciudadanía.

Este nuevo modelo de relación implica una serie de elementos que se caracterizan por ser muy innovadores y tener una capacidad, hasta ahora desconocida, para desbordar los canales convencionales de participación de la democracia.

La revolución de la Tecnopolítica. Este término acuñado por Gutiérrez-Rubí es definido como “el conjunto de tecnologías y capacidades que tiene el ciudadano para ejercer el protagonismo en la sociedad” y explica que la tecnología está cambiando la economía y el trabajoy, por lo tanto, cabe esperar que cambie la política y los partidos.La ciudadanía está recuperando “el protagonismo político” y los instrumentos que la democracia ofrecía para la participación a través de las organizaciones políticas y sindicales ya “no son suficientes” para recoger el caudal y la emergencia cívica y política de la sociedad actual y futura.

El papel determinante de la transparencia. El derecho de acceso a la información y la transparencia son elementos esenciales en este proceso de recuperación de la soberanía delegada, ya que los ciudadanos exigen saber más en tiempo real “qué se está haciendo con la delegación de su poder”.Sobre este aspecto, Gutiérrez-Rubí cita al historiador griego Tucídides, quién decía que la única democracia posible es donde el pueblo vigila. Señala que esa vigilancia puede ser una situación “engorrosa y compleja” para los líderes políticos que se encuentran condicionados y obligados a ser transparentes, sin embargo, considera que es buena ocasión para hacer de esa observancia una oportunidad para alcanzar la excelencia política.

El control del tiempo y la información.Otro elemento relevante derivado del derecho de acceso y la transparencia, es que el mecanismo de control que tiene, o tenía, la política sobreel manejo de los tiempos para publicar su información se ha alterado.En este sentido, Gutiérrez-Rubí destaca que el control del tiempo para hacer pública una decisión o la capacidad para ocultar una información “se rompe con las políticas exigentes de transparencia”.Esta nueva situación puede resultar incómoda y difícil, generando tensión entre ambos actores, sin embargo, el asesor político afirma que los beneficios de la “excelencia democrática” son superiores al poder sobre el control de la información, e ir más allá del cumplimiento normativo se convierte en un factor de competitividad electoral, pues permite a los partidos innovar y acercarse de una mejor manera a los electores.

La innovación social. Uno de los elementos más destacados del cambio de modelo son las aportaciones de la innovación social. Existe una importante capacidad de innovación tecnológica de la sociedad civil que se encuentra al mismo nivel, o superior, que la desarrollada en el sector corporativo o empresarial.Sobre este elemento, Gutiérrez-Rubí señala que las herramientas creadas desde la innovación social son “especialmente creativas y usables” por su orientación para ser utilizadas por la ciudadanía.Por este motivo, el asesor político lanzó la plataforma apps4citizens, con el objetivo de crear una gran biblioteca de aplicaciones cívicas que le permitiera tanto a él, como a cualquier investigador, administración o activista social, encontrar estas herramientas de manera rápida y sencilla, para saber y estar al corriente de qué se está haciendo en innovación social y aprender acerca de las herramientas de los programadores cívicos. Hasta la fecha, la appteca cuenta con 600 aplicaciones analizadas y estudiadas disponibles para cualquier consulta.

La causa frente a las casas políticas. Uno de los elementos “más singulares y novedoso” señalados por Gutiérrez-Rubí es la incorporación de “las causas políticas” para promover la participación de los ciudadanos en contraposición a la pertenencia o adhesión a una organización políticaEn este sentido destaca que hay gente que quiere participar en política, pero no quiere hacerlo desde una organización clásica y convencional, ya que puede defender diferentes causas que no se encuadran dentro de una misma organización.“La causa es un elemento nuevo de movilización, conciencia y participación política, más transversal y autónomo que una casa política, ya que es menos perjuicioso, menos sectario y que está menos organizado”, explica el experto a Compromiso Empresarial.

Partidos abiertos. Este último elemento señalado es el más novedoso, por lo que Gutiérrez-Rubí afirma que “se empieza a ver indicios” de apertura dentro de los partidos. Los procesos de primaria de algunos partidos van en esa dirección, aunque en España dichos procesos no son “tan abiertos como en otros países”.Sin embargo, el experto consultado afirma que los procesos de “democratización interna” de la vida política de los partidos “van en esa línea” y hay un incremento de partidos que están cambiando su relación interna hacia mecanismos más aperturistas.

Coaliciones público-privado por el interés general

En este proceso de cambio, donde el horizonte es cambiante y las normas se diluyen para adaptarse a las nuevas circunstancias sociales, Gutiérrez-Rubí concluye que los retos actuales a los que se enfrenta la humanidad en cualquier tipo de ámbito –ya sea local, regional, autonómico, europeo o global- no pueden afrontarse únicamente desde las administraciones públicas, pues no tienen “suficiente fuerza, ni capacidad de recursos, ni potencia, para garantizar el interés general”. Por esta razón, afirma que solo las coaliciones creadas por la defensa del bien común, donde se incorporen las empresas responsables y conscientes, permitirán conducir al “caballo desbocado” que es la sociedad actual.

Más allá de la responsabilidad social corporativa, Gutiérrez-Rubí hace referencia al compromiso de las corporaciones con “lo público y en el interés general”, a través de actividades que demuestren un verdadero compromiso, ya que considera que tener una actividad económica al margen del devenir de lo social no es posible para garantizar un buen futuro social. “Nos faltan riendas y jinetes, y necesitamos a las empresas”, concluye para Compromiso Empresarial.

Publicada en: Compromiso Empresarial (18.05.2018)

También te recomiendo:

Etiquetas: , ,

Comentarios sobre: Tecnopolítica o cómo cambia la tecnología la comunicación política y la vigilancia ciudadana

  1. Cada día se hace más evidente la presencia del tecnólogo digital y el mercadólogo en las instituciones que componen la sociedad.Ya la Cuarta Revolución Industrial , que se extiende como la sombra sobre la sociedad de la comunicación,las tiene como base.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.