InicioComunicaciónComPolEl sonido de la sororidad

El sonido de la sororidad

El Zaghareet, pronunciado como ‘sagarit’ en árabe, es un sonido largo, agudo que se asemeja a un aullido inconfundible. Es una ululación, un alarido único, especial, que se hace modulando el sonido con la lengua, con movimientos repetitivos y muy rápidos. Originariamente, era considerado un grito de guerra que proviene desde tiempos de los faraones en Egipto, donde las mujeres recibían o despedían así a los hombres que partían a la batalla.

Actualmente, el Zaghareet se trasmite como una emoción de alegría (también de pena), sonido de celebración y de fiesta, muy popular en los encuentros familiares y en los bailes comunitarios. Sirve, también, para desear suerte, éxito y ánimo, también para felicitar y, algunas veces, para despedir. El Zaghareet es un caudal de sentimientos. En algunas guerras de liberación anticolonial (por ejemplo, en Argelia) fue también sonido de resistencia, de orgullo y de liberación. El hecho de que sea utilizado, fundamentalmente, por mujeres también lo ha proyectado —recientemente— como elemento de identidad y también de reivindicación de las causas feministas.

Parte del movimiento feminista lo adoptó como el grito sororo, también conocido como «el llamado de la mujer originaria». Es un «código compartido» entre las mujeres. Al igual que el Zaghareet, el grito sororo representa alegría, felicidad por estar juntas, orgullo por compartir una misma causa, sentimiento de protección colectiva y de identidad comunitaria. Es una fanfarria festiva y orgullosa de reivindicación, de lucha y compromiso. Es, también, un arrebato de combate, casi un himno. Es el sonido de las que no son escuchadas.

Mural en el barrio porteño de Villa del Parque de la artista Milu Correch (www.milucorrech.com)

En las movilizaciones de hoy, en todo el mundo, frente a los consulados, las embajadas y las instituciones argentinas en todo el mundo, como también en las cercanías del Congreso y el Senado de la Nación en Buenos Aires, el grito se hizo escuchar, de nuevo. La sororidad no solo tiene el color verde que la identifica, también tiene un sonido que une, agrupa y transciende. Los senadores y senadoras que hoy tienen la enorme responsabilidad de tomar una decisión sobre la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo que se debate en Argentina podrán quizás no ver la enorme marcha verde que les vigila democráticamente…, pero ese ulular, cual sirena vigilante del Zaghareet, penetrará en sus oídos y atravesará muros por espesos que sean.

Muchas movilizaciones políticas han tenido himnos, canciones y músicas que las identifican y las representan. El poeta León Felipe decía que “algún día la política será una canción”. Pero esta movilización sin precedentes de las mujeres argentinas tiene, en espera de que se Ley (ahora o más adelante), un grito muy audible y persistente. El Zaghareet es hoy, el sonido de la dignidad y de la lucha de muchas mujeres.

Publicado en: Infobae (08.08.2018)

Enlaces de interés:

Otros contenidos

Especial Foro de Davos 2022

Desde el lunes 23 y hasta el 26 de mayo se celebrará la Reunión Anual del Foro Económico Mundial bajo el lema La historia...

Sonambulismo

El sonambulismo es un trastorno del sueño por el cual las personas que lo padecen son capaces de desarrollar actividades muy diversas, con distinto...

Democracia previsible

En ocasiones, cuando se utiliza el adjetivo plausible se hace como sinónimo de posible. Y no es exactamente lo mismo. Los matices importan y,...

1 Comentario

  1. Antonio Bon día, te empiezo a leer y oir mas qeu nunca. Mi pregunta es lo rapido que fuistes en definir de Intelectual a Quim Torra. Qué piensas de ello.
    Saludos afectuosos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.