Perseverar

Los electores premian la perseverancia en la política. Intuyen que, detrás de esa tozudez o tenacidad, se esconde una personalidad resiliente, con valores y con convicciones. Un carácter inasequible al desaliento, a las modas o a los reveses electorales o políticos. Una determinación que no es obstinación, sino compromiso. Una vocación de servicio y de lealtad a unas ideas o principios.

La perseverancia está asociada, también, a la cultura del esfuerzo por continuar adelante con lo planteado, imaginado, proyectado… sin rendirse. A veces, incluso con sacrificios personales. Perseverar exige constancia y firmeza. Es una virtud que habla de valores, pero también de aptitudes y actitudes. Es una fortaleza intangible que distingue a los liderazgos transformadores. Una garantía.

Un estudio (de nuevo en el ámbito de la psicología) de la Universidad de Pensilvania, presentado en el 2019 y desarrollado casi durante dos décadas, ponía de manifiesto que entrenar la perseverancia ayudó a cerca de 3.300 hombres y mujeres a desarrollar una mentalidad más resiliente. El perfil que se definía es el de personas muy tenaces que aplican y desarrollan una mentalidad de crecimiento y no de estancamiento (esto es imaginar y trabajar por lo que se puede llegar a ser y no tanto por lo que somos, como punto de partida). Los pensamientos de las personas perseverantes no suelen ser obsesivos, más bien estas hacen uso de un enfoque cognitivo basado en la resolución de problemas, la reflexión positiva o la creatividad.

El dilema entre la ética de la convicción y de la responsabilidad, que apuntaba Max Weber, debe encontrar ese punto de equilibrio: «La pasión no convierte a un hombre en político si no está al servicio de una ‘causa’ y no hace de la responsabilidad con respecto a esa causa la estrella que oriente su acción.» Weber se refirió de manera más extensa a las dos éticas con las cuales puede actuar un político en su ensayo La política como vocación, un texto que ampliaba la segunda de dos conferencias que desarrollo en Múnich en 1919.

Más de cien años más tarde el texto es de un vigor extraordinario. En política, la diferencia entre la obstinación —que puede derivar en radicalismo y sectarismo— y la perseverancia es sutil, pero clara para diferenciar a los fanáticos de los comprometidos.

Publicado en: La Vanguardia (6.10.2022)
He pedido de nuevo la colaboración de Alberto Fernández (La Boca del Logo) para realizar la ilustración de este artículo.

Otros contenidos

Personalidad

El informe DataReportal, publicado en el 2020 por We Are Social y Hootsuite, destacaba uno de los cambios drásticos que nos trajo la pandemia...

Automatizar la política

El primer ejemplo en la automatización industrial se remonta al 1801 con la patente de un telar automático que revolucionó la industria textil. Desde...

Renovamos nuestro compromiso con el CompolMáster de Blanquerna-URL que codirigimos

El curso 2016-2017 iniciaba la codirección del Máster Universitario de Comunicación Política y Social (CompolMàster) que imparte la Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.