InicioComunicaciónComPolAsí ven los estadounidenses a Biden y a Trump

Así ven los estadounidenses a Biden y a Trump

FRANZ VON BERGEN

Este artículo forma parte de la serie de contenidos del espacio ELECCIONES USA 2024, donde irán escribiendo distintas firmas invitadas.

Joe Biden es simpático, pero débil. Donald Trump es fuerte, pero poco honesto. De manera muy general, se podría decir que así ven los estadounidenses a los dos candidatos que el próximo 5 de noviembre competirán por la Casa Blanca.

En el mes de abril, Gallup publicó un estudio demoscópico en el que preguntó sobre la percepción que tienen los ciudadanos de los dos candidatos en ocho variables distintas: simpatía, honestidad y confianza, inteligencia, preocupación por el ciudadano, poner el país por encima de sus intereses, buen juicio ante una crisis, capacidad de manejar el gobierno de forma efectiva y fortaleza del liderazgo.

Biden sacó una ventaja significativa a Trump en dos categorías: simpatía y honestidad. Por su parte, el republicano quedó por delante en otras dos: capacidad para manejar el gobierno y liderazgo fuerte. En las cuatro categorías restantes, ninguno de los dos consiguió aventajar a su rival de manera estadísticamente relevante.

El escenario que pintaron los resultados fue bastante diferente al de 2020, cuando Biden y Trump se enfrentaron por primera vez por la presidencia. En aquella ocasión, el demócrata vencía en todas las categorías menos en la de fortaleza del liderazgo, en la cual caía solo por 10 puntos porcentuales cuando ahora lo hace por 19.

Mientras que la imagen que tienen los ciudadanos del candidato republicano se ha mantenido bastante estable, la del actual presidente se ha deteriorado de manera considerable: retrocede 13 puntos en la variable de capacidad de manejar el gobierno, 9 en simpatía, 9 en buen juicio ante una crisis y 8 en fortaleza.

Conociendo de antemano esta situación, la campaña electoral del demócrata ha iniciado una ofensiva importante con el objetivo de reforzar sus principales fortalezas y neutralizar sus debilidades:

  • En el Discurso del Estado de la Unión, en marzo, buscaron que Biden mostrara mucha más energía que en sus últimas presentaciones. Lo consiguieron hasta el punto de que en redes sociales se empezó a bromear con que Biden había ingerido alguna sustancia. En distintas actividades como presidente y candidato, Biden o figuras cercanas a él han continuado esas bromas para que se hable de su mejora física y no de su deterioro.
  • En las últimas semanas, la campaña ha aumentado el número de actividades para que la agenda de Biden comunique por sí sola su buena situación física. En este aspecto le ha ayudado el contraste con la poca actividad de Trump debido a su juicio por el caso de Stormy Daniels en el estado de Nueva York.
  • La campaña ha evitado nuevos errores e imágenes de Biden como los que tanto se han viralizado en redes sociales en los últimos años. La mayor parte de los actos de campaña no han incluido grandes discursos, sino que han sido encuentros pequeños con simpatizantes. Por otro lado, se evitan las largas caminatas de Biden solo en las que algún traspié pueda dar una mala imagen. Para esto se le suele rodear con asesores, otros políticos y funcionarios. De igual forma, en los actos en los que toca dar discursos, se trata que estos sean más cortos y precisos.
  • Además de evitar errores, la línea de hacer encuentros más pequeños también potencia la principal fortaleza de Biden: la simpatía. La campaña se ha dedicado a hacer vídeos muy emocionales destinados a segmentos estratégicos de votantes. Una conversación del presidente con un niño tartamudo, condición que él también sufrió de pequeño, consiguió más de 178 mil likes en Instagram

La campaña de Trump también es consciente de la importancia del tema de la imagen personal. A pesar de que los problemas judiciales del candidato le están quitando tiempo para hacer campaña, en redes sociales siguen haciendo un esfuerzo importante para enmarcar a su rival como un viejo sin capacidad para ser presidente. Lo hacen a través de vídeos y memes que destacan malos momentos de Biden.

El grueso de los votantes conoce a Trump y parece difícil que su imagen mejore de aquí a la elección, lo cual, además, dependerá mucho del resultado de los procesos judiciales. Por esa razón, el principal objetivo de su campaña ha sido garantizar que se mantenga en retroceso de Biden para que ninguno de los aspirantes tenga buena imagen.

Por ahora, lo están consiguiendo. Según diversas encuestas, entre un 16% y un 20% del electorado rechaza a los dos candidatos, un porcentaje muy por encima del 3% de 2020, cuando se enfrentaron por primera vez.

Pero Trump sabe lo que es ganar en un escenario de tanto rechazo. La última vez que la encuesta de Gallup sobre imagen dio resultados tan negativos fue en 2016, mismo año en el que 18% de los electores decía rechazar a ambos candidatos. En esos comicios el republicano consiguió la presidencia derrotando a Hillary Clinton.

(Más recursos e información en ELECCIONES USA 2024)
Ilustración realizada con IA

Otros contenidos

Buscar o preguntar

Las grandes empresas de inteligencia artificial (IA) se están preparando para una batalla que definirá el futuro del mundo: quién —y cómo— responderá a...

Rumbo a la Casa Blanca (resumen semanal): La política exterior entra en campaña a la espera de los debates

MARTÍ SÁEZ Resumen semanal de la actualidad asociada a las ELECCIONES USA 2024. Lo nuevo El papel de Estados Unidos en el mundo está entrando de nuevo...

No, Biden no lo tiene perdido (aún)

XAVIER PEYTIBI Este artículo forma parte de la serie de contenidos del espacio ELECCIONES USA 2024, donde irán escribiendo distintas firmas invitadas. Durante su cuarta visita a...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.