Peligrosas palabras

-->

Hemos cruzado una línea. Cuando se insulta —gravemente— a los ciudadanos a los que se debe representar o servir, se pierde algo más que la moderación exigible a todo servidor público. Se rompe el nexo democrático que une la política con la legitimidad. Cuando se pierde el respeto a los ciudadanos, no se puede pretender … leer más